Los niños Indigo (parte 1)  2





Cuando Gaia tenía 5 años, estábamos regresando de una reserva nacional en donde habíamos pasado un hermoso día, y de repente nos dice:


-estoy confundida…. es que no sé si soy humana, o sueño todo el tiempo que soy una humana, pero en realidad soy una mariposa….



Sinceramente, estaba acostumbrada a escuchar de ella cosas que me llamaban la atención… pero esto fue diferente…. su actitud reflexiva, su expresión al hablarme, y por supuesto sus palabras, me dejaron como un cosquilleo inquieto. Sentía como que tenía algo entre los ojos y no podía llegar a verlo…. pero sabía que ahí estaba.


A partir de ese día traté de meditar, de buscar información, afuera y adentro….. no sé si llegué a la conclusión adecuada, pero al menos se calmó bastante ese cosquilleo….. a partir de entonces comprendí muchas cosas en Gaia, e intento seguir entendiendo muchas otras.




LOS NIÑOS INDIGO 
Por: Jenny Núñez Fernández


Un niño índigo es un niño que tiene y expresa la frecuencia índigo….

Según la medicina tradicional china, nuestro cuerpo está formado por energía eléctrica y energía magnética.


Tenemos y vivimos constantemente dentro de un campo electromagnético formado por 72.000 posibilidades de conexión, canales que interactúan formando nuestro entramado energético. Donde coincide todo este entramado energético o aura es sobre la línea media imaginaria de nuestro cuerpo, configurando lo que se llaman los campos energéticos. Si cada uno se transformara en longitud de onda en relación a un color, daría un color determinado dentro del espectro de la misma gama de nuestro arco iris.


¿Por qué no se ven? No los vemos porque están formados por la partícula más pequeña que existe: el electrón, y el electrón no es visible ante la mirada ordinaria. Es decir que no tienen la suficiente masa material como para verse. Si tradujéramos en color, nuestro campo energético, que unifica las cualidades del hemisferio derecho y del hemisferio izquierdo, veríamos que tiene el color índigo, azul cobalto… Los llamados “niños índigo” nacen ya con este campo energético y por añadidura con las cualidades de ambos hemisferios cerebrales, más desarrollados de lo normal.

El comportamiento de estos niños es diferente porque su capacidad cerebral no solamente abarca el hemisferio izquierdo racional, intelectual, sino que también abarca el hemisferio derecho, con todo su potencial y cualidades atemporales, intuitivas, conscientes de realidades más allá de lo que ven nuestros ojos, tocan nuestras manos o perciben nuestros demás sentidos.

Podemos decir que la frecuencia o vibración índigo representa nuestro siguiente paso evolutivo. Por tanto, todos tenemos la posibilidad de acceder a esta frecuencia y es por esto que cada vez llegan a nuestro planeta tierra más niños vibrando en esta frecuencia que toma su nombre por su color azul índigo. 

Esta es básicamente una frecuencia de ruptura, viene a acabar con sistemas que ya resultan caducos porque no nos permiten seguir avanzando. 

El primer sistema que vienen a reformar o equilibrar a nivel personal, es el familiar, después el sistema educativo y el médico, principalmente.


Por todo esto, los niños índigo tienen una gran misión, tanto a nivel personal como a un nivel colectivo. A continuación presento algunas características para reconocer niños índigo según esta teoría:


* Tienen ojos grandes y una mirada expresiva, profunda. A veces pueden tener el lóbulo frontal un poco abultado. 
* Son muy intuitivos. 
* Son sensibles. Perciben lo que ocurre a su alrededor y las emociones de las personas que los rodean. Y cuando no están de acuerdo con la actitud de la persona, utilizan esto más como un elemento para confrontarla con su verdad, en vez de simpatizar con ella. 
* Son empáticos y solidarios. No son competitivos.
* Sienten que merecen respeto. 
* Saben cuál es su misión.
* Se rebelan ante lo injusto o arbitrario, por esto a veces suelen tener problemas con las figuras de autoridad y la disciplina. 
* Son muy creativos.  
* Se aburren fácilmente.  
* Es común que sean diagnosticados con TDA o TDAH. 
* Son líderes.  


* No responden ante la manipulación o la culpa. 
* Necesitan convivir con otros niños índigo ya que se aíslan frente al rechazo o la falta de identificación con sus semejantes. 
* Pueden ser zurdos o ambidiestros ya que confían en las cualidades de su hemisferio derecho.



Esta postura sobre la existencia del niño índigo dicta que cada padre, cada educadora, cada educador, cada psicólogo, cada médico, deje de utilizar medicamentos como método de control para  alumnos o hijos que rompen esquemas, paradigmas o sistemas, pues de ésta manera sólo se consigue atrofiar sus capacidades glandulares de secreción hormonal tanto del hipotálamo como de la hipófisis y la pituitaria; es decir, de las glándulas que están en el cerebro, las glándulas que sirven para todo lo relacionado con el intelecto, pero también para todo lo relacionado con la creatividad, y con la intuición. Algunas soluciones que se proponen para el trato de niños con éstas características son: 


Tiempo de calidad, diario, con intención y cariño.


Alimentación saludable. Para empezar tratar de evitar el consumo exagerado de azúcar, refrescos y comida “chatarra”.


Contacto constante con la naturaleza.


Actividades creativas: yoga, música, danza, pintura…


Tiempo libre. Trata de reducir el tiempo que pasan frente al televisor y los juegos electrónicos.




Como padres en muchas ocasiones es más fácil medicar a un niño que trabajar con él para lograr su crecimiento creativo. Un niño índigo necesita atención, a un niño índigo hiperactivo hay que saber estimarlo y valorarlo para saber cómo enfocar la hiperactividad y la frecuencia índigo.


La propuesta del niño índigo, argumenta que estos niños son uno de los precursores, uno de los maestros, una de las personas, uno de los sanadores que va a cambiar esta realidad. También sostiene que ésta realidad no puede seguir adelante por el camino materialista y tecnificado y saturado de tecnología, en absoluto. Lamenta la falta de creatividad. Dicha teoría afirma que para los niños índigo, la única vía para que despierten y se desarrollen es la creatividad.
Autor del artículo: Laura Castellaro (315 Posts)

Fundadora de ALAS y argentina adicta al mate, viviendo en México desde 2002. Músico y apasionada investigadora de todo lo que tenga que ver con los procesos de aprendizaje en los niños, proyectos educativos alternativos y necesidades educativas del siglo XXI. Educa sin escuela a sus dos hijas Gaia (2004) y Zyania (2008). Si te interesa el homeschooling, únete a su grupo privado de Facebook!


Opt In Image
Si te gustó este artículo...
¡Apúntate a mi boletín quincenal!

Cada 15 días te enviaré los últimos artículos publicados, tips y consejos, recursos, nuevos cursos para padres y mucha info valiosa:

¡Seguimos en contacto mediante el boletín! Laura.-

2 Comments

Me parece muy interesante esto que escribes,hace un año o algo mas,entré con mi niño mayor a comprar homeopatía a una tienda y la mujer miraba al niño de una forma extraña,al final me dijo ¿Has pensado que tu hijo pueda ser un niño indigo?yo no tenía ni idea de que era eso y no le dí mas vueltas al tema,pero de pronto me he encontrado con esto y realmente cumple TODOS los parametros que mencionas excepto el TDAH,está pendiente de la evaluación de las altas capacidades.Gracias por compartirlo.

Bienvenida Tatiana y Noel!! =)
Sabés que es clave lo que decís… yo también encontré una relación estrecha entre las descripciones de los niños Indigo y los chicos con AC.
Hay mucha controversia con este tema… la verdad, mientras la info que puedo encontrar me sirva para entender mejor a mis hijas y en consecuencia poder ofrecerles lo mejor para ellas, me vale si está en un libro de AC, o de Indigos o de lo que sea.
Saludos!! ojalá sigas por aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *