Post by Category : Reflexiones

4 consejos para acompañar a tu adolescente homeschooler

adolescencia-homeschool

.

Soy mamá de una adolescente que en unos meses cumplirá 13 años. Como siempre digo, cada nueva etapa de los hijos es un reto para reinventarnos, revisar objetivos y prioridades, y reacomodar nuestro día a día para caminar hacia la dirección correcta.

Soy una persona muy reflexiva. Muy. En este último año he reflexionado tanto acerca de mi flamante adolescente y la mejor manera de acompañarla en su camino hacia la adultez! La veo y me emociona verla tan grande… su cuerpo ha cambiado tanto! Ya me alcanzó en estatura, y creo que seguirá de largo. Sus pensamientos y emociones también han cambiado, y cambió su forma de hablar (o callar), su manera de expresar lo que siente (muchas veces con explosiones de euforia o enojo).

También cambió su mirada… antes miraba como si el mundo sólo estuviera habitado por el ser más maravilloso: yo. Ahora mira a través de mí. Me observa, me analiza, presiente qué estoy sintiendo y por qué siento así… puedo sentir cómo me lee el alma cuando me abraza sin decir nada, como sabiendo que lo que yo necesitaba en ese momento era un abrazo fuerte, como los que ella sabe dar tan bonito. También me reprueba, a veces en silencio y otras con algún reproche;  ahí me doy cuenta de que ya tomó conciencia de que mamá es una simple e imperfecta mortal, y en el fondo de mi corazón hago duelo por aquella niñita que sólo me admiraba y me consideraba perfecta.

A veces me asusta el cambio, para qué te digo otra cosa. Otras veces me maravilla, y pongo todo de mí para adaptarme a los cambios.

Hoy quiero hablarte de 4 cosas que considero súper importantes a la hora de acompañar a mi adolescente homeschooler en esta etapa de su vida. 4 cosas que me están ayudando a que nuestro camino sin escuela sea como ha sido hasta ahora: mágico, productivo, cercano, con sentido. Sin más, éstos son mis consejos…

.

1- NO DESCONECTES NI TE ALEJES

Como te decía arriba, los cambios a veces asustan. Como nuestros hijos no responden como estamos acostumbrados a que lo hagan, nos sentimos desconcertados, y podemos caer en el error de cerrarnos o alejarnos un poco, más aún si hay otros hijos menores en casa. Si hay algo que aprendi con mi hija, es que en esta etapa les cuesta más pedir atención, compañía, mimos o acompañamiento. Pero esto no significa de ninguna manera de que no necesiten mucho (muchísimo!) de todas estas cosas.

No l@ sofoques, pero mantente cerca, muy cerca de tu adolescente. Comparte tus proyectos y anhelos con él/ella y escucha todo lo que tiene para contarte en el día a día (que no es poco). Abrázal@, dile lo mucho que l@ amas. Házle saber a cada momento lo orgullos@ que te sientes de él/ella.

Interésate en sus pasiones e intereses de hoy: lee el libro que a él/ella de encanta para comentarlo luego, miren juntos la serie o peli que adora, escucha su música, investiga acerca de esos temas de los que te habla constantemente para poder hacer aportes interesantes. El adolescente adora compartir sus intereses contigo.

Hagan cosas juntos en casa, programen salidas a solas, rían mucho, sean confidentes, tengan proyectos en conjunto que l@s emocione. Estos años son maravillosos, porque tu adolescente ya está grande como para hacer muchísimas cosas que antes, por inmadurez, no podías compartir con él/ella. Y estos años pasarán muy rápido, tan rápido como ha pasado su niñez. Disfruta.

.

2- ENFÓCATE EN LO IMPORTANTE EN ESTE MOMENTO DE SU VIDA

Cuando pensaba en la adolescencia de mi hija mayor, cuando ella aún era pequeña, me preocupaba mucho no saber de química, física o filosofía… ¿cómo iba a hacer con el homeschooling y sus necesidades académicas? ¿Tendría dinero para profesores particulares? ¿O ella quedaría semi-analfabeta?

Y bueno, ha llegado el momento tan soñado. Hoy he de decirte que lo que menos me preocupa es qué aprenderá de química, física y filosofía. De hecho, me importa poco que lo aprenda ahora.

Hoy tengo mi propia lista de las áreas que creo fundamentales en esta etapa de su vida, y que serán determinantes para que ella llegue a ser una adulta feliz, plena, sana y productiva. Te comparto mi lista por si te sirve algo =)

  • Comprensión profunda y global del mundo y época en la que le tocó vivir, con sus oportunidades y desventajas, con sus maravillas y horrores. “Conociendo y entendiendo al mundo y sus códigos, puedo insertarme con seguridad, confianza y con las precauciones necesarias para cuidar mi integridad, utilizando el lenguaje y las estrategias adecuadas para tomar del mundo lo que necesito y aportar lo que el mundo necesita de mí”.
  • Espíritu compasivo, sensible, empático y solidario con el planeta y con quienes lo habitan.
  • Descubrimiento de su propósito de vida: “Para qué estoy aquí, qué me inspira y motiva que pueda desarrollar, que beneficie a los demás y haga de este mundo un lugar mejor de lo que lo encontré”.
  • Desarrollo de 3 hábitos: Disciplina, voluntad y buena actitud.
  • Salud y nutrición: “Mi cuerpo es maravilloso y necesito conocerlo, mantenerlo sano y bien nutrido, ejercitarlo y cuidarlo mucho, porque es el único que tengo”.

Y claro, de estos puntos se desprenden muchos objetivos concretos, su plan de estudios y un camino de aprendizaje a recorrer. Ya te iré contando más acerca de cómo trabajamos estos puntos en próximos artículos.

.

3- SÉ UNA FIGURA ASERTIVA DE AUTORIDAD

Tu adolescente sigue necesitándote como referente y guía. No te hagas a un costado ni, por el contrario, intentes implementar un autoritarismo ciego. En vez de explayarme en este apartado, te invito a leer AQUÍ un artículo acerca de autoridad positiva que me ha encantado porque expresa muy bien lo que quiero decirte. ¡No creo poder escribirlo mejor!

.

4- COMIENZA A SOLTAR

Lo sé, cuesta mucho. Pero en algún momento tenemos que empezar a soltar para que el camino hacia la independencia sea suave, orgánico, enriquecedor, y los errores que pudieran cometer en el proceso no sean demasiado graves o con consecuencias difíciles de revertir.

Tomar decisiones responsables y conscientes es una habilidad que requiere de mucho entrenamiento. ¿Por qué esperar a que sean mayores para soltar, acarreando con ello consecuencias muy graves, producto de la total falta de experiencia de nuestr@ hij@ en este campo?

En primer lugar, dile a tu adolescente cuánto confías en él/ella. Y luego comienza a soltar primero en pequeñas cosas, y cuando sientas que hubo aciertos, desaciertos y aprendizajes, sigue soltando, cada vez en cosas más importantes. Ceder el control puede resultar muy conflictivo para algunos papás, pero por su bien hay que hacerlo, cuidando de quedarnos cerca, bien cerca, por si las cosas no van como ellos se imaginaron, o por si necesitan algún consejillo o sugerencia. Y pase lo que pase, jamás recrimines una decisión mal tomada. Más bien ábrete y charlen, analicen, saquen lo positivo y aprendan de lo negativo. ¡De eso se trata crecer!

Duele que se equivoquen, cómo no (lloro al recordar algunas desilusiones). Pero dejarlos tomar decisiones es la única manera de ayudarlos a convertirse en personas más sabias, responsables, intuitivas y reflexivas.

Y por último, quiero decirte que tener un hijo adolescente es la cosa más maravillosa que puede pasarnos, digna de ser vivida como un momento sagrado y único.

 

La PROACTIVIDAD, cualidad indispensable para lograr lo que te propongas

Hace unos días atrás, un post que publiqué en el grupo privado de ALAS (Facebook) generó mucha controversia, explosión, opiniones encontradas y hasta ofensas.

El tema central de mi mensaje era mi preocupación al ver que muchas familias toman la decisión de desescolarizar a sus hijos sin estar mínimamente informadas, y sin hacer uso de una herramienta básica para cualquier padre que desea hacerse 100% responsable de la educación integral de sus hijos: la PROACTIVIDAD.

.

Muchas mamás se ofendieron mucho, porque interpretaron que a mí me molestaba estar respondiendo preguntas, o que estaba juzgando a esas mamás no-proactivas. Otras mamás dijeron que yo no podía decir quién puede hacer homeschooling o no, porque no conozco a esas familias.

Yo JAMÁS le diría a alguien si es apto o no para hacer homeschooling. Pero sí, como divulgadora de esta opción educativa, considero mi deber el hacer un llamado de atención y decir: “Ojo al piojo, que para hacer HS y que funcione bien para los chicos y tu familia, tienes que tener la actitud correcta. Si no la tienes, ponte las pilas y trabaja en ello, porque si bien somos muchos los que estamos dispuestos a dar una mano, en definitiva no podemos ayudarte si tú primero no pones de tu parte”.

No es un juicio. No es una falta de ganas de ayudar o de responder preguntas. Es simplemente un llamado de atención para ayudarlos a despabilarse, a quitarse de encima la pasividad que nos inculcó la escuela, y a tomar las riendas de las decisiones que toman.

He decidido escribir este post para desarrollar a fondo el tema, con la esperanza de que todo lo escrito aquí sirva como disparador de revisiones, reflexiones y crecimiento personal.

.

 

¿Qué perfil debe tener un papá/mamá que educa a sus hijos en casa?

Tal vez hayas leído a personas que responden a esta pregunta con un “Cualquier padre que ama a sus hijos puede hacer homeschooling, no necesitas nada más”. Y esta respuesta está mal planteada. ¡Claro que el amor a los hijos es lo que nos impulsa! Pero no podemos quedarnos en el amor en sí, sino utilizarlo como motivación para ser más valientes, para derribar paradigmas, para desescolarizar la mente acostumbrada a recibir pasivamente la información y ponernos a indagar, a buscar, a filtrar información. Y sobre toda las cosas, ese amor nos impulsa para atrevernos a tomar DECISIONES CONSCIENTES, basadas en todo el trabajo personal que realizamos en la búsqueda de un mejor camino para nuestros hijos… por amor a ellos, claro.

.

¿Y cómo logramos hacer todo lo enumerado en el párrafo anterior? Siendo PROACTIVOS. Revisemos qué significa la proactividad:

.

La proactividad es la actitud en la que la persona asume el pleno control de su conducta vital de modo activo, lo que implica la toma de iniciativa en el desarrollo de acciones creativas y audaces para generar mejoras, haciendo prevalecer la libertad de elección sobre las circunstancias de la vida. Una persona proactiva hace por sí misma que las cosas sucedan.

No importa que no sepas nada de nada de HS, que no tengas estudios superiores, que no recuerdes lo que viste en la escuela, que aún no estés organizada para hacer HS. Si eres una persona proactiva, o estás dispuesta a serlo, puedes lograr lo que sea, buscando los caminos que te lleven a tus objetivos, tomando las decisiones adecuadas, actuando y no esperando, indagando sobre lo que desconoces, creando lo que no encuentres.

Pero si no eres una persona proactiva, ni yo ni nadie puede ayudarte a avanzar, por más info que te demos peladita y en la boca.

.

A menudo me llegan mails o consultas en las redes sociales de padres que recién inician el camino. De un simple vistazo, yo puedo identificar al padre proactivo del que no lo es. Te voy a dar algunos ejemplos reales:

.

MENSAJE1

“Hola, soy nueva en esto del HS, me enteré hace poco que existe esta opción en México y estuve buscando información. Di con tu blog y con otros que contienen mucha información valiosa. De la lectura de los post me han surgido las siguientes preguntas:

.

– ¿Qué significa exactamente que en México existe un vacío legal?

– ¿Es necesario que uno de los padres no trabaje, o hay manera de organizarse si ambos trabajan?

– ¿Es necesario que yo elija una modalidad ahora (homeschooling-unschooling) o puedo ir probando cuál se adapta mejor a mi familia? Aún no entiendo muy bien esto de las modalidades…

– ¿Qué currículum me recomiendas que sea en español para mi hija de 13 años?

– ¿Tengo que hacer algún trámite en la escuela para darlos de baja?

Es todo por ahora. Saludos!”

.

Este mensaje me habla de una mamá proactiva. Ella sabe que si decide poner en sus manos la educación de sus hijos, el primer paso es moverse. Leer. Investigar. Devorar toda la info que encuentre y rumiarla. Y luego recurrir a grupos o personas que tengan más experiencia para que les ayude a resolver dudas puntuales. No importa que tenga un millón de dudas, que aún no cuente con la información básica. Su ACTITUD es lo que hace la diferencia. Esta mamá sabrá salir adelante en cualquier situación, porque en el día a día homeschooler es muy común que haya que salir a la búsqueda de información! nadie nos dirá qué hacer ni cómo hacerlo, porque el HS no es un sistemita con manual y todas las familias hacemos exactamente lo mismo, como sucede en el sistema educativo.

.

MENSAJE 2

Hola, me urge información de homeschool. Sacaré a mis hijos de la escuela el próximo ciclo escolar y quiero implementar su sistema.

.

Esta mamá claramente no tiene una actitud proactiva. Esto quiere decir que ella espera que otro (yo o cualquiera) haga su trabajo, que es el de sentarse un ratito en la compu a leer sobre el tema que A ELLA le interesa para SUS HIJOS.

.
No estoy hablando de que no tendrá mil dudas, de que no necesitará apoyo mío o de otro que vaya un poco más adelante que ella. Hablo de que si esta mamá no fue capaz de googlear “Qué es el homeschooling” o “Homeschooling en México” o “Cómo hacer Homeschooling”, de leer lo que encontraba y de anotarse tooooodas las dudas y puntos que no entendió para luego acudir a otra persona en busca de ayuda… es más, ni siquiera se ha despedido ni ha firmado su mail… entonces ¿Cómo le hará para superar los retos diarios en el día a día con sus hijos? ¿Cómo le hará para enseñar a sus hijos a ser autónomos y a buscar lo que necesitan, si ella no sabe hacerlo? En la escuela siempre hay alguien que te dice qué hacer, pero en nuestro caminar sin escuela no hay quien te dé un manual. Fundamentalmente porque cada familia lo hace diferente, entonces no tenemos otra opción más que hacer camino al andar, con todo lo que ello implica.

.

 

¿La proactividad es algo innato, o se puede cultivar?

.

Hay personas que son proactivas por naturaleza, y otras (como yo) fuimos cultivando esta cualidad, y la seguimos cultivando todo el tiempo. Por eso, si bien es una cualidad indispensable para hacer HS, no es una condición excluyente, ya que si no la tienes, dependerá de ti si la quieres desarrollar o no.

Te voy a contar lo que me pasó hace años. Cuando yo estaba pensando en crear un blog (allá lejos y hace tiempo), no conocía nada de nada acerca del tema. Entonces lo que hice fue darme de alta en unos de esos foros de chicos súper expertos en esas cuestiones (webmasters, programadores, diseñadores web), y que se ayudan entre sí y ayudan al que está empezando.

Claro! Yo estaba fascinada de estar rodeada de tanto experto. Y ahí comencé a preguntar y a preguntar. Siempre había quien me ayude. Y comenzó a hacérseme muy cómodo el llegar y preguntar, sin siquiera buscar info del tema. Hasta que un día, uno de los chicos que me había estado ayudando, me dejó el siguiente mensaje:

.

“Laura, te invito a revisar lo que ya ha sido publicado en los foros antes de preguntar. Muchos de nosotros ya invertimos tiempo en dar respuesta a esas preguntas, no tiene sentido duplicar información. Seguramente tu interés en el tema es suficiente como para perder unos minutos buscando. Cordialmente, x”

.

Yo quedé shokeada. Me caló muchísimo el mensaje, no me gustó nada! En ese momento me dije “Qué grosero, ¿qué le costaba responder si sabía la respuesta? Se tardaba lo mismo que escribir lo que me escribió”. Y anduve ofendida unas semanas.

Luego pude ver con más claridad. ¡La grosera era yo, por pretender que me den todo servido como niña chiquita, por pensar que los demás debían perder el tiempo repitiendo respuestas sobre algo que era de MI interés, no de ellos! Mi actitud había sido hasta ese momento ANTI-PROACTIVA. Y en mi actitud, había arrastrado a otros a tener que “atenderme”.

.

A partir de ese momento, entré a pedir disculpas y cambié mi actitud al 100%. Cuando quería hacer algo que no sabía, primer investigaba en la red, luego buscaba en los viejos archivos del grupo, y luego ya hacía mis preguntas. ¡Qué mensajes tan diferentes eran los míos! ¡Y las respuestas también eran diferentes! Porque los demás notaban mi cambio de actitud, y se esforzaban aún más en ayudarme.

Y desde que cambié de actitud, pude notar que había sucedido un cambio mucho más profundo dentro de mí: aprendía mucho más, ¡y no sólo del tema! Yo estaba aprendiendo a aprender, ya no era dependiente de otros, sino que era capaz de salir a la búsqueda de respuestas, con una red de personas que estaban ahí para desatorarme en caso de ser necesario, pero no para hacer mi trabajo.

Fue un GRAN aprendizaje.

.

 

Entonces, ¿Para qué existen las redes de apoyo si debo ser proactivo?

.

Los grupos de apoyo como el mío estamos para ayudar a las mamás/papás cada vez que se sientan atorados, con dudas, sobrepasados, sin confianza; pero de ninguna manera estamos para hacer su trabajo o para decidir por ellos.

.

En un grupo de apoyo cada miembro tiene la responsabilidad de realizar un trabajo mínimo de investigación acerca del tema que le interesa, antes de pedir ayuda puntual. No estamos en la edad Media, donde la información era un tesoro guardado para unos pocos. Hoy en día con un simple click el conocimiento es nuestro.

.

Y no sólo eso. En un grupo de apoyo cada integrante debe ser parte, recibiendo y aportando según sus posibilidades, para cuidar el equilibrio del grupo.

.

Cuando son más los que reciben que los que dan, cuando no existe el respeto por el tiempo del otro, cuando se pretende que nos den información servida sin un mínimo esfuerzo de nuestra parte, el equilibrio se rompe y es probable que el grupo corra serio peligro de desintegrarse. No quiero sonar demasiado mística, pero es un equilibrio Universal que debe ser cuidado.

.

Todos podemos aportar algo, por más nuevos que seamos. Si alguien alguna vez nos ayudó, nos regaló parte de su tiempo y se interesó en nosotros, lo orgánico es que nosotros ayudemos al que va detrás nuestro. No hay excusas para no devolver parte de lo que hemos recibido o estamos recibiendo.

.

Parece fácil de llevar a cabo, pero sé que en nuestra sociedad es extremadamente difícil, porque fuimos educados para llegar a los sitios y chupar, chupar y chupar todo lo que nos sirva, sin dar nada a cambio.

Si nos ponemos a pensar más profundamente, este mal es el que provoca que seamos sociedades tan poco solidarias, y nos cueste tanto trabajar juntos en pro al crecimiento y el desarrollo. ¿No es acaso el cambio que queremos, para que nuestros hijos estén en un mundo mejor? ¿Estamos nosotros aportando al cambio aunque sea con pequeñas acciones, tal como dar y recibir en equilibrio?

.

A mí me encanta ver en el grupo de ALAS cómo llegan mamás nuevecitas en el tema, que han hecho una investigación inicial (súper básica si se quiere) y nos bombardean con muchísimas preguntas. Entre todos las despejamos, y al tiempo leo cómo esas mismas mamás que preguntaron, ya están ayudando a otros! El simple hecho de que estén ayudando, me libera tiempo a mí y a otros papás que podemos encargarnos de atender a otros papás. Por otro lado, también observo papás que sólo reciben y cuando se trata de ayudar a responder alguna pregunta, jamás están ahí, ni para responder lo básico. Y hay otros que están pero no están, es decir, se nutren de la información del grupo pero ni preguntan, ni responden… puede que a ellos le ayude el estar ahí, pero no colaboran con el crecimiento del grupo.

.

Si perteneces a algún grupo de apoyo, físico o virtual, te invito a que reflexiones qué significa pertenecer al mismo y cuál es el aporte que estás haciendo desde tu lugar. Recuerda que de ti también depende que el grupo siga adelante o se diluya por desequilibrio.

.

 

Resumiendo…

.

¿Estás interesado en hacer homeschooling con tus hijos?

.

– Comienza teniendo una actitud proactiva. Tu interés en el tema debería empujarte a querer devorar toda la info (muchísima) que hay en la red. Si detectas que la proactividad no es lo tuyo, reflexiona si las ganas de hacer HS es motivación suficiente como para empezar a desarrollar esta cualidad. Considera que es una cualidad que te ayudará no sólo en la búsqueda de la info inicial, sino también en el hacer del día a día a lo largo de los años en los que tengas a tus hijos contigo 24×7.

.

– Cuando reúnas la información general, toma hoja y lápiz y anota todas las dudas que te surgen. TODAS, por más tontas que parezcan. Acude a grupos o a personas que ya llevan tiempo en el camino, y pregúntales. La mayoría de las veces, están más que dispuestos a ayudar y a compartir generosamente la información. No abuses de esas personas, haz todo lo que puedas tú solo, y sólo acude a otros cuando estés atorado. Intenta ser lo más específico posible.

.

– Ayuda a otros tal como te han ayudado a ti. Ya sea compartiendo tus experiencias o respondiendo preguntas. Mantén el delicado equilibrio del dar-recibir.

.

– Grábate a fuego que eres el único responsable de tu familia. Nadie te dirá ni qué hacer, ni cómo. Pueden darte consejos, hablarte de las bondades de las diferentes modalidades, darte ejemplos de sus familias, pero en definitiva la última palabra es tuya. Si te dicen que siempre alguien te llevará de la mano, es una completa mentira. Huye despavorido de quien afirma eso.

.

– Mantén la mente abierta a las críticas constructivas, a los consejos y a los desacuerdos. Alguien que siempre está aplaudiendo lo que hacemos o que nos da de comer en vez de enseñarnos a pescar, simplemente nos estanca. No nos da la oportunidad de aprender, de mejorar, y por ende, de CRECER y AVANZAR. No es lindo que nos digan que tal vez nos estamos equivocando, pero agradece que te lo digan, aunque te duela.

.

– Asume que jamás se acabarán las dudas, que jamás estarás lo suficientemente desescolarizad@, que cuando creas que tienes todo bajo control, los chicos crecen y tienen otras necesidades, y vas a tener que comenzar desde cero. Es parte de la elección! Por eso huye de la pasividad, porque te llevará al fracaso. Sé PROACTIVO toda tu vida.

.

– Disfruta de cada paso. El camino exige mucho de nosotros los papás, pero cada paso es una hermosa experiencia que nuestros hijos y nosotros guardaremos como un tesoro invaluable.

.

SIEMPRE desearé lo mejor para cada familia que decida emprender la aventura. Y aunque a veces duela, los sacudiré cuando crea que están atorados, para que puedan avanzar en la dirección deseada. Yo pondré todo de mi parte para ayudar, siempre que cada padre y madre ponga la parte que le toca.

.

Hasta la próxima!

9 cosas que he aprendido en estos 9 años de homeschooling

Hace poco, leyendo un post de Silvia en su blog “Charlotte Mason en español” que acaba de reabrir (para mi gran alegría), me enteré de este hermoso reto iniciado por Hannah: escribir qué aprendiste en los años que llevas educando sin escuela.

No pude resistir la tentación de escribir también…. es tanto el camino recorrido, y tantísimos los aprendizajes adquiridos!! Aunque crianza y educación van de la mano, yo siempre he contado nuestro camino homeschooler desde los 3 años de mi hija mayor, que es cuando comenzamos a compartir aprendizajes académicos. Por eso , aunque ella tiene 12 años, para nosotros son 9 los años educando sin escuela.

Estos fueron algunos de mi aprendizajes a lo largo de estos años:

 

1- Definitivamente, si volviera el tiempo atrás, no me estresaría tanto por lograr los objetivos académicos que más o menos se esperan de cada edad en particular. Hoy por hoy, el centro de nuestra educación en familia es fortalecer la identidad y el propósito de vida de nuestras hijas; lo académico es sólo una más de otras cuestiones periféricas. Y da igual que aprendan x contenido a los 4, a los 7 o a los 10 años. Tampoco perdería tanto tiempo elaborando tantos materiales. Con los años me di cuenta que menos es más, y los chicos aprenden con los materiales más sencillos. El secreto es el enfoque y la actitud adecuados.

 

2- (tuve que editar el post porque olvidé este punto que para mí fue esencial aprender). Aprendí que la vida homeschooler nunca es estática; cuando parece que todo está en su lugar y cada hijo recibe de nosotros justo lo que necesita…. zas!! ellos crecen, y lo que antes resultaba perfecto ya no sirve de mucho. Entonces tenemos que reinventarnos y empezar de nuevo, buscando herramientas para satisfacer las nuevas necesidades de los chicos (sociales, académicas, espirituales y emocionales).

 

3- La tercer cosa, que coincide con los aprendizajes de Paloma: no perdería tantas horas escribiendo en mi blog! Hoy en día escribo cuando realmente siento que tengo algo para decir que puede aportar a otros. Y prefiero estar más tiempo en el mundo real, que el virtual.

 

4- Con los años aprendí a ser más humilde. Quienes hace años que me leen, saben que yo era como una especie de activista fanática que quería gritar a los cuatro vientos las carencias de la escuela tradicional, y lo afortunada que era haciendo homeschooling. Era como una necesidad de demostrar los logros obtenidos a través de este estilo de vida. Hoy por hoy prefiero guardarme muchas cosas para mí, aceptar que nada es 100% malo o bueno, que cada familia es única e irrepetible, y lo que a mí me funciona, a otro puede resultarle fatal.

 

5- Aprendí a vivir feliz en una casa que la mayoría de los días no está impecable ni ordenada. Ya no me da pena abrir la puerta de entrada y que alguien más vea una mesa llena de pinturas, cartones y hojas, piso manchado a causa de experimentos, una pila de ropa que aún no he doblado o un sinfín de libros, cuadernos, lápices, libretas y materiales varios diseminados por ahí. Es parte de nuestra vida diaria convivir en un ambiente desordenado pero rico. Cuando todo está en su lugar, no dura así ni media hora! Eso significa que mis hijas todo el tiempo tienen ganas de hacer, de aprender, de experimentar, y yo con ellas. Durante años este tema me estresó mucho, mucho. Pero cuando comprendí que estaba tratando de que mi casa se viera igual a la de otras familias con un estilo de vida súper diferente al mío, y que el “orden y disposición” de una casa homeschooler es radicalmente diferente, por una cuestión de practicidad, actividades, etc., ya pude relajarme, aceptar… y disfrutar! 

 

6- Aprendí a ser más empática con las personas que piensan distinto a mí. Creo que, al pertenecer a una minoría que tiene que luchar a diario por validar su decisión de educar sin escuela, por sobrellevar los comentarios despectivos o agresivos, por reafirmar los motivos que me llevaron a transitar un camino diferente, pude desarrollar una gran capacidad de empatía, que me permite ponerme en el lugar de los demás y validar sus decisiones, aunque sean diferentes a las que yo hubiera tomado.

 

7- Aprendí a aprender. No es casual que, desde que educo sin escuela a mis hijas, me puse a estudiar muchísimas cosas por mi cuenta, desde pedagogía hasta programación. Al inculcar a mis hijas el amor por el aprendizaje y al fortalecer su curiosidad por cuanto les rodea, “sin querer queriendo” yo misma adopté esas herramientas y las desarrollé con mis propias motivaciones, curiosidades y proyectos.

 

8- Aprendí a ser mejor madre. Al hacerme responsable por completo de la crianza y educación de mis hijas, sin delegar en nadie estos aspectos, tuve que esforzarme al máximo por darles lo mejor de mí, por amarlas tal como son, por crear conexiones profundas con ellas, y por acompañarlas de la mejor manera en su camino hacia el descubrimiento de su propósito de vida.

 

9- Aprendí que es mejor transitar acompañados nuestra vida sin escuela. Es de una gran riqueza buscar otras familias que comparten este tipo de vida, y crear lazos de amistad y de convivencia. Este compromiso con el otro, e intercambio de ideas, puntos de vista, vivencias y herramientas será de gran impacto en nuestra vida y la vida de nuestros hijos.

 

Y tú, ¿qué has aprendido en los años que llevas de homeschooling?

 

 

La guerra de etiquetas dentro de la educación sin escuela…  5

.

Es bien sabido que el movimiento homeschooler (entendiendo como “homeschooling” a la educación fuera de las aulas escolares) es aún muy joven en el mundo hispanoparlante. 

.

Recuerdo que cuando inicié este camino en el año 2007 (cuando mi hija mayor tenía 3 años), la información que podías encontrar en español era escasa y casi nula en América Latina, y en España comenzaban a gestarse algunos foros en los que podías contactar con otras mamás que educaban sin escuela, abriéndose la oportunidad de aprender de ellas, que iban unos pasos más adelante que una.

Algunas familias cristianas en América Latina también fueron pioneras en este camino, pero su bajo perfil hacía que fuera muy difícil dar con ellas, o aprender de sus experiencias.

.

Desde hace algunos años, hubo una especie de “explosión homeschooler”; muchos padres de niños pequeñitos comenzaron a cuestionar al sistema y decidieron postergar la entrada al mismo. Algunas de estas familias escolarizaron en primaria, otras quedaron tan enamoradas de esta modalidad que decidieron seguir educando sin escuela.

También muchas otras familias se cansaron de los problemas que acarreaba la escolarización de sus hijos, ya sea por bullying, por tener hijos kinestésicos o con inteligencias que no eran precisamente las lógico-matemáticas y lingüísticas, o por cualquier otro asunto que hiciera que sus hijos no “encajaran” con el sistema, y decidieron sacar a sus hijos de la escuela e iniciar la aventura homeschooler.

.

Hoy en día no sólo encontramos redes virtuales y físicas de apoyo, sino que en internet existen muchísimos blogs de familias que han decidido compartir su día a día sin escuela, así como también muchos sitios que ofrecen programas, recursos, capacitación y asesoría a las familias que educan sin escuela (como es el caso de ALAS).

Y dentro de este movimiento homeschooler aún pequeño pero en continuo crecimiento, encontramos a su vez sub-grupos, de acuerdo a la modalidad de educación que siguen. Por si no las conoces, te cuento brevemente de ellas…

.

LAS DIFERENTES MODALIDADES DENTRO DE LA EDUCACIÓN SIN ESCUELA

.

El homeschooling es educar sin escuela, pero basándote en la estructura académica de una escuela. Es decir, llevas un currículum standard de las materias que le corresponden a tus hijos por edad. La progresión, jerarquía de materias y forma de evaluación del conocimiento son las mismas que las de una escuela presencial. Obviamente, no es lo mismo escolarizar que hacer homeschooling como muchos intentan afirmar. El solo hecho de que los niños reciban atención personalizada por parte de sus padres, que se tengan en cuenta sus características particulares a la hora de aprender, que no tengan tareas, que sean menores las horas de “aprendizaje formal”, que todo suceda en un clima de amor y respeto, ya marca una gran diferencia (puedes escuchar mi podcast donde hablo de esto).

.

El unschooling es educar sin escuela, pero siguiendo únicamente los intereses del niño. Él es el que elige qué quiere aprender y cuándo, él es el protagonista total de su propio aprendizaje y tú oficias de acompañante y facilitador de los recursos necesarios. Dentro del unschooling también hay diferentes corrientes; por ejemplo hay quienes defienden que en el unschooling debe haber ausencia total de planeaciones y programas, mientras que otros afirman que se pueden seguir programas mientras éstos respondan al interés de los chicos (por ejemplo tu hijo puede querer estudiar piano, y tú lo llevas a un profe que, obviamente, está siguiendo un programa).

.

El flexischooling o la educación ecléctica es situarte por sobre el homeschooling y el unschooling, tomar lo que necesites de las dos modalidades y hacer tu propio cóctel. Por ejemplo, puedes confeccionar un currículum personalizado mezclando los intereses del niño con contenidos puntuales que tú piensas que es importante que aprendan. También puedes incluir las experiencias de vida como parte del aprendizaje y que el niño sea parte activa de su educación. Puedes estructurar el aprendizaje de ciertas áreas, y en otras sólo acompañar activamente los intereses de tu nene. Éstos son sólo algunos ejemplos, ¡imagina que hay infinidad de variables! Dependerá de qué es lo que tus hijos necesitan en cada momento de su crecimiento.

(NOTA) Edito el post para hacer una aclaración: en algunos países europeos, el término “flexischooling” significa hacer uso de una escuela pero parcialmente. Por ejemplo se puede estipular que el niño asista sólo un par de veces a la semana, o utilice las clases “extraescolares” de dicha institución, etc. En el artículo excluyo este significado.

.

El unschooling radical es una modalidad que sale de los límites de la educación académica, ya que su filosofía defiende que el niño decide no sólo lo que desea aprender, sino todo lo inherente a su vida: cuándo irse a dormir, cuándo levantarse, cuándo y qué comer, etc. No hay restricciones de ningún tipo. El niño toma el control absoluto de su vida sin imposición alguna de sus padres, quienes son proveedores y acompañantes.

(La información que te doy es súper general, si te interesa el tema, te invito a investigar más a fondo acerca de cada modalidad.)

.

LAS ETIQUETAS: ¿ORIENTADORAS O NOCIVAS?

.

Depende de cómo y para qué se utilicen. Pongamos como ejemplo a las escuelas. Si yo estuviera buscando escuela para mis hijas, leer por ejemplo “Escuela Evangelista”, “Escuela Montessori” o “Escuela Waldorf” me daría una gran pista acerca de lo que puedo encontrar en cada una de ellas.

.

El uso de una etiqueta como referencia es sensacional, porque nos evita pérdidas innecesarias de tiempo en cualquier búsqueda que necesitemos hacer.

Lo mismo sucede en la educación sin escuela. Encontramos sitios con etiquetas tales como “Unschooling radical”, “Homeschooling católico” o “Flexischooling” y sabemos qué esperar de cada uno de ellos.

Pero son sólo eso: etiquetas de referencia. Como familias podemos prescindir de ellas, simplemente somos papás que participamos activamente en la educación de nuestros hijos, punto. Pero si llegaras a utilizarlas en algún grupo, o si tienes un blog familiar o una web de apoyo, sí te pido que utilices bien estas etiquetas porque podrías causar confusión, sobre todo a las personas que recién se están sumergiendo en el mundo de la educación sin escuela y andan buscando información.

.

Two businesswomen boxing

.

LA GUERRA DE ETIQUETAS

.

Últimamente (y cada vez más) he visto mucho revuelo provocado a raíz de las diferentes corrientes y modalidades que surgen dentro de la educación sin escuela. Es curioso que, siendo aún tan pocos, tendamos a dividirnos…

Que yo sí soy unschooler y tú no lo eres porque haces tal cosa, que si yo hago homeschooling soy más respetuoso con mis hijos que tú que escolarizas, que yo sí soy bien sabia y tú no entiendes nada, que tus hijos son unos borregos porque no tienen el control absoluto de sus vidas, que si estás haciendo tal cosa, mejor escolariza a tus hijos… uff cómo cansa esta cantinela! Y qué daño le hace al movimiento…

Me ha tocado leer post de sitios web en donde se juzga sin compasión (a veces directamente, otras con una sutileza que asombra) a las personas que siguen modalidades diferentes a las que el sitio defiende, donde en vez de levantar los beneficios de dicha modalidad, se opta por hablar con soberbia y sarcasmo (y muchas veces ignorancia) sobre las demás modalidades.

También me ha tocado participar de grupos cerrados de facebook en los que algunos personajes se dedican a colgar posters o frases ofensivas hacia modalidades diferentes a las que el grupo difunde (y aquí no se salva nadie: grupos homeschoolers criticando a los padres que escolarizan, grupos unschoolers juzgando a los homeschoolers, grupos de homeschoolers cristianos juzgando a los homeschoolers laicos y así todas las combinaciones que se te ocurran).

Y por último, va el “madre contra madre”. Una mamá cuelga foto de su niño pequeño haciendo números con plastilina, y otra sale a atacarla, dándole una cátedra completa acerca de las etapas de desarrollo de Piaget y de cómo está perjudicando a su niño… curioso, ni por un momento pregunta cómo surgió dicha actividad…

En resumen: es una guerra de “yo soy más iluminad@ que tú”.

.

¿CÓMO FRENAR ESTA GUERRA ABSURDA?

.

A continuación te doy algunas ideas para que ayudes a frenar esta guerra que no ayuda a nadie:

.

* Entiende que cada niño es único, con sus necesidades, características y circunstancias. Por lo tanto no todos los niños necesitan las mismas cosas. ¿Cómo pretender adaptar a todo niño a una modalidad específica sin conocer al niño en cuestión? Hay niños que aman la estructura, y otros que funcionan divinamente en un ambiente desestructurado; niños que caen fácilmente en la adicción a un aparato electrónico, y otros que se autorregulan maravillosamente, niños que piden aprender las letras a los 4 años, y otros que no están preparados hasta los 8… infinidad de variables que determinan el tipo de educación que brindaremos a nuestros hijos. No seas soberbi@. La realidad es que sólo conoces bien a tus propios hijos y seguramente lo estás haciendo maravillosamente bien con ellos, pero tus hijos no pueden ser parámetro para que decidas qué sería lo mejor para los hijos de los demás.

.

* Respeta las decisiones de los demás, aunque no sean las que tú tomarías. No te pido que estés de acuerdo con todo el mundo, simplemente te pido que no juzgues ni ofendas. Si realmente sientes que la otra persona está cometiendo un gran error con sus hijos, ayuda desde el amor, la empatía y la tolerancia, aporta información e ideas, pero sin imponer.

.

* No coloques una modalidad por encima de otra, porque esto no va por rangos, sino por tomar la decisión más adecuada. No puedes aislar una modalidad educativa del contexto familiar, no funciona así. Unos padres que están pasando por una situación de depresión tal vez opten por buscar una pequeña escuela para sus hijos, para que salgan del ambiente familiar. Y seguramente será una buena decisión. De repente una familia unschooler decide dar un poco de estructura al hijo mayor que desea ingresar a una universidad y carece de ciertas herramientas benéficas a la hora de estar dentro del sistema. ¡Bravo por ellos!! No hay modalidades mejores o peores, simplemente cada una está a nuestro servicio para cuando necesitemos hacer uso de alguna de ellas.

.

* Tu realidad no es mi realidad, por lo tanto no tienes ni la menor idea de mi vida (y digo “mi vida” queriendo decir la vida de cualquiera). ¿Cómo puedes opinar de mis decisiones si no sabes sobre qué realidad se aplican? Las teorías son muy bonitas, y las filosofías educativas suenan geniales cuando leemos sus características en un post o en un libro. Pero es el momento en el que intentamos bajarlas a nuestra realidad cuando podemos decidir cuál de ellas se adapta mejor a la misma. Acepta que no todos tienen los medios para llevar a la realidad el ideal de educación que tienen en su mente.

.

* No te quedes callado. ¿Cuántas veces sucede que vemos algún comentario ofensivo, o un póster de burla o desestimando alguna modalidad de educación sin escuela, y aunque creemos que no son acciones adecuadas o respetuosas, no decimos nada? Es muy importante opinar, poner en evidencia lo que no está bien para que deje de suceder, o al menos provocar que las personas se detengan a reflexionar acerca de lo que está sucediendo. La próxima vez que veas algo ofensivo o que discrimina a alguien, escribe un pequeño comentario (muy respetuoso) y deja clara tu postura, y listo. No generes conflictos, sólo escribe tu opinión al respecto. No tienes que agradar a todo el mundo ni tampoco encajar en todos lados. Pon siempre en primer lugar tus valores.

.

* Sé selectivo con los sitios o las personas que sigues, ya sean responsables de grupos de apoyo (físicos o virtuales) o referentes en el mundillo de la educación sin escuela. Un líder o vocero que basa su popularidad en estar permanentemente desautorizando, criticando, juzgando o discriminando, definitivamente no es un líder positivo. El gran reto es difundir una modalidad educativa resaltando sus beneficios, no destruyendo toda forma diferente a la que el líder defiende.

.

niños-corriendo

.

.

Ojalá que entre todos podamos frenar esta guerra de etiquetas y entendamos que estamos subidos en el mismo barco, con el único objeto de cambiar los paradigmas educativos y criar niños felices y capaces de construir un mundo mejor.

.

Un abrazo.

 

 

Me declaro una madre homeschooler absolutamente imperfecta  15

Me declaro una madre homeschooler absolutamente imperfecta.

.. hay días en que mi paciencia está en menos 5, y me pone fastidiosa hasta el vuelo de una mosca.

.. otros días, estoy tan cansada, que no tengo ganas ni de teclear en Google la pregunta que me está haciendo mi hija.

.. algunas veces mi creatividad se va de vacaciones, y las actividades que ofrezco a las nenas son re pedorras.

.. hay semanas en que divago; nada de lo que hacemos nos acerca a algún objetivo.

.. algunos días me gano el premio a la inconstancia, superando por mucho a mis hijas.

.. hay momentos en que las nenas me hablan y respondo en automático, porque mi mente está en otro lado.

.. confieso que hasta hay días en que de repente me escucho, y lo que estoy diciendo a mis hijas es justamente lo que me decían a mí y que tanto detestaba.

.. me ha pasado también de hacerme la tonta con algún proyecto que me traen de repente las nenas; a medida que me cuentan lo que quieren hacer, me doy cuenta de que requerirá de todo mi día, entonces las distraigo con alguna otra actividad sencilla.

.. sí, tengo que confesarlo: tengo días fatales, en los que correría a anotar a las dos nenas en una escuela doble escolaridad.

.. a veces (pocas pero están) envidio a las mamás que disponen de 6 o 7 horas al día para hacer lo que se les da la gana.

 

No voy a presumir mis imperfecciones, eso es de mediocres. Pero sí las acepto como punto de partida, y me esfuerzo cada día en ser un poquitito mejor. Apunto a que, a medida que transito este camino, sean menos los días de fastidio, desgano, envidia, ausencia, naufragio, falta de vuelo y de voluntad.

Hay días en que logro avanzar, y otros días que no logro nada de nada, y hasta te diría que retrocedo.

Pero hay una dualidad que todo lo equilibra, y hacer consciencia de ella me da la tranquilidad de saber que lograré salir airosa de esta aventura:

Sí, soy una mamá homeschooler absolutamente imperfecta, pero también absolutamente maravillosa.

Maravillosamente imperfecta =)

Y cuando me miro en perspectiva, el saldo es siempre positivo, por lejos =)

Algunas reflexiones acerca de las necesidades académicas de los niños y adolescentes educados sin escuela  13

 

El martes pasado tuve el placer de participar de un hangout junto a mi querida amiga Priscila Salazar y Cecilia Arévalo, una mamá homeschooler de 5 hijos cuyas edades van desde los 5 a los 18 años.

Se trató de reflexionar acerca de nuestros hijos, y de cómo prepararlos para enfrentar al mundo cuando llegue el momento en que ellos se insertarán activamente en la sociedad, ya sea siguiendo una carrera universitaria, trabajando en un sitio de su interés, abriéndose camino como artistas, etc.

 Al final de este post he insertado la grabación de la charla, por si no pudiste escucharla o quieres repasar algún punto.

 La verdad, se me hizo demasiado corta, a pesar de que duró casi una hora cuarenta minutos. ¡Había tanto para desmenuzar! Creo que las tres teníamos para hablar unas horas más…

De los aspectos “no académicos” creo que te he contado bastante en profundidad lo que pienso, pero me ha faltado hablar de 3 cositas referentes sobre todo a la parte “académica” de la educación sin escuela, que me gustaría compartirte a modo de reflexión. Como siempre te digo, son “mis” opiniones y mi muy particular punto de vista.

 

EN LATINOAMÉRICA NO TENEMOS SUFICIENTES REFERENTES DE ADOLESCENTES Y JÓVENES EDUCADOS SIN ESCUELA

 

Hay una realidad: el movimiento homeschooler en Latinoamérica es aún muy joven. Si bien existe el movimiento cristiano en el que muchas familias han educado en casa desde hace décadas, la realidad es que la “gran explosión” sucedió desde hace unos 3 años hasta la fecha. Muchos padres comenzaron a plantearse ofrecer a sus hijos una educación diferente, y el internet los ayudó en gran medida a informarse y a tomar la decisión de dilatar la entrada de sus hijos al sistema o a desescolarizar.

 Por lo tanto, hay casi nula información de familias latinas que estén educando a adolescentes y jóvenes. Sí tenemos muchísimos referentes de familias HS con pequeñitos y niños para poder inspirarnos, familias que siguen diferentes corrientes y filosofías educativas, tenemos blogs, grupos y sitios que nos llenan de información, nos hablan acerca de cuáles son las mejores actividades para preescolares, qué estrategias usar con niños de primaria, y luego…. el vacío.

 Esto, a mi criterio, influye directamente en la falta de visión de muchas familias educadoras, una visión que vaya más allá de certificar la primaria (y me atrevería a decir que muchas veces la visión ni siquiera incluye ese momento de certificación).

A mí me pasa que leo comentarios en grupos, o post y artículos en blogs de familias educadoras, y me surge el deseo de adelantarme 10 o 15 años y ver como se están abriendo paso todos esos futuros jovencitos que hoy están siendo educados bajo diferentes corrientes educativas, desde las más tradicionales hasta las más liberales… ¿A ti no te pasa?!

Algún día este vacío será llenado. Yo misma iré plasmando en mi blog las experiencias con mis futuras adolescentes, y como yo, habrá otras familias que hagan lo mismo. Seguramente nuestras experiencias servirán de inspiración a las familias que vienen detrás.

 

ETAPAS DIFERENTES, NECESIDADES DIFERENTES

 

Definitivamente, una mamá con niños pequeños, no puede aconsejar a una mamá de un adolescente basándose en su experiencia diaria con sus hijitos. Porque lo que es más conveniente en cierta etapa, podría resultar hasta nocivo en otra.

Podemos ser muy relajados con la parte académica de los niños (me atrevería a decir que en los primeros 8 años de vida no es necesaria ninguna instrucción académica si así lo deseas) , pero, a no ser que nuestros chicos quieran seguir alguna profesión para la que no se requiera certificación alguna, es inevitable que en cierto momento tengamos que ponernos en sintonía con el sistema. Puede suceder entre los 10 y los 12 si nuestros chicos tienen que certificar primaria (aquí dependiendo del sistema de cada país), sucederá igual para certificar la secundaria y la preparatoria. Este último período es mucho más exigente! porque al principio tuvimos 10 o 12 años para que los chicos asimilen contenidos elementales de primaria, pero luego tienen sólo 3 años para que asimilen los de secundaria, y en preparatoria qué te digo. Definitivamente las estrategias, los tiempos, la intensidad y dificultad de los contenidos es radicalmente diferente.

 Si realmente lo que queremos es que los chicos disfruten de estos años maravillosos previos a su juventud, sería contradictorio que no hagamos absolutamente nada al respecto hasta que nos sorprendan esos momentos en los que hay que estar a la altura del sistema. Porque nos guste o no, son “trámites” que les darán el pase libre a los chicos para luego poder estudiar lo que han elegido (te repito, a no ser que sus sueños puedan materializarse sin necesidad del sistema).

 “Dosificar” es una solución inteligente, relajada, visionaria. A mis ojos, claro.

 

REINVÉNTATE, CAMBIA DE RUMBO, ADÁPTATE A LAS NUEVAS NECESIDADES DE TUS HIJOS

 

No soy una experta en el tema, sólo una mamá con visión y muchas ganas de hacer lo mejor para mis hijas.

Así como me siento muy segura de cómo educar a Zyani, con Gaia es diferente. Ahora que termine de certificar su primaria, llega una nueva etapa en la que tengo cero experiencia y referencias, mucha disposición y también mucha ansiedad!

Y para que te hagas una idea del por qué de mi ansiedad, te voy a contar lo que acaba de sucederme. Desde siempre Gaia me había dicho que quería hacer todos sus estudios en casa, y luego ya se decidiría por alguna universidad, o escuela superior, o conservatorio… o lo que necesite para hacer en su vida lo que quiera hacer! Y en base a eso yo había trazado mi plan.

 De acuerdo a ese plan, luego de que Gaia certificara primaria, habíamos decidido que los siguientes años ella no estudiaría los contenidos de secundaria, sino que se dedicaría a algunos proyectos. Y a los 15 años iríamos aprendiendo con INEA, sin apuros.

 Hace poco nos comunicó a papá y a mí que ha decidido hacer la prepa presencial. Esto puso patas para arriba mi plan, porque las reglas del juego cambiaron. Ahora tendrá que enfrentarse al sistema antes de lo que yo creía, así que hay que empezar a “dosificar” contenidos para que pueda seguir con sus proyectos y prepararse tranquila. Así, al ingresar, tendrá todos los saberes necesarios como para que no sea estresante ni frustrante cursar su prepa, y pueda disfrutar a pleno de la experiencia.

 ¡¡¡Agradezo tanto que me lo haya dicho ahora y no en 3 años!!!!!

Quienes me vean trabajar con ella en los próximos años, tal vez se preguntarán: “¿por qué alguien que llevaba la parte académica tan relajada, de repente enloqueció y anda enseñando tantos contenidos? Claro, ya no está tan segura de su filosofía”. A veces lo que se ve externamente dice poco y nada, lo verdaderamente importante es tener en claro las razones por las que decidimos optar por una estrategia, o cambiar de rumbo, o ajustarnos o aflojar. No hacer algo porque “toca” o por inseguridad, sino porque es exactamente lo que necesitan nuestros hijos para cumplir sus objetivos, ni más ni menos.

 La clave es tener el poder de reinventarte lo más rápido que puedas para adaptarte a las nuevas necesidades de tus hijos, para ser la facilitadora que les provea lo necesario para lograr sus objetivos.

 

Tal vez te choque considerar aspectos académicos en un entorno que nos grita permanentemente que lo mejor es no intervenir. Te animo a sentarte con papel y lápiz y anotar qué retos tendrán tus hijos en proceso, cuándo y dónde serán esos puntos de intersección entre tu vida homeschooler y el sistema, y cómo podrías ayudarlos a que no sean experiencias estresantes o traumáticas. ¿Tu hijo desea ser músico? ¿Qué tal si investigas los requisitos que piden los conservatorios, o si necesitas certificar paralelamente sus estudios primarios y secundarios? ¿Tu hijo quiere estudiar en el extranjero? ¿Qué tal si vas pensando en estudiar algunos idiomas, para que llegado el momento pueda desenvolverse en el nuevo país con seguridad y confianza? ¿Tu hijo se inclina por áreas como las ciencias o la astronomía, la literatura o la medicina? Entonces necesitará asistir a una universidad… ¿te estás anticipando a los pasos previos, tal como su certificación de estudios y su examen de ingreso a la universidad que elija? No te estoy diciendo que si tienes un peque de 5 años, lo sientes ya mismo a estudiar, lo que te aconsejo es que traces tu plan de acción, para saber cuándo empezar a trabajar para alcanzar cada reto que se le presentará a tal o cual edad, de acuerdo a cada niño en particular y a lo que tú quieres para tu hijo.

 

Anímate. Comprométete con ellos. No esperes a que se las arreglen solos llegado el momento; no es necesario tanto estrés si tú estás ahí para equiparlos de lo necesario para que puedan avanzar a paso firme. Te aseguro de que el tiempo que dedicarán a esto es muchísimo menos de lo que imaginas. Con las estrategias y enfoque adecuados, no arruinarás su vida, ni matarás su creatividad y motivación, o sus ganas de aprender.

Y no te olvides de todos los aspectos no académicos de los que hablamos en la charla, que en definitiva son tanto o más importantes que los académicos.

 

Te mando un gran abrazo. Todo lo que escribí va con muchísimo cariño, pensando en mis hijas y también en tus hijos.

20 cosas que no sabías de mí…  15

Hoy quiero compartirte 20 cosas que seguramente no sabes de mí. Aquí te van:

.

1- Pedí mi primera guitarra a los 2 años y medio, y la usaba únicamente para asustar a mi vecinita Martina, del depa de al lado (jamás supe por qué le aterraban las guitarras)

2- A los 5 años me enamoré perdidamente de un compañerito del jardín, y el amor me duró hasta los 9, cuando él se cambió de escuela. Hace unos años me lo encontré en el Face, y me confesó que el también estaba enamorado de mí =)

3- En la primaria había formado un club secreto con mi mejor amiga, cuyo fin era acercarnos a las compañeritas que nadie aceptaba y ofrecerles nuestra amistad. Y todas teníamos un carnet del club.

4- De chica (hasta adolescente) quería ser astronauta

5- A los 12 años ingresé al grupo guía (scout) y allí conocí a mis 2 mejores amigos de toda la vida

.



1934547_117739522936_7787069_n

(el día de mi promesa)

.

6- Mi primer beso fue a los 13 años.

7- Doy clases desde los 14 años, cuando ayudaba a mi mamá a atender a los chicos que venían a casa a sus clases de regularización y para hacer tareas escolares

8- En la secu, tenía un club con 2 amigos donde seguíamos el fenómeno OVNI, asistíamos a charlas y llevábamos una carpeta con mapas, marcando los avistamientos que salían en diarios y revistas

9- Durante años toqué la guitarra en el ministerio de música del movimiento carismático de la iglesia católica. Allí conocí a la que hasta hoy es una de mis mejores amigas

10- A los 15 años cambié la fiesta por una computadora TK90

11- A los 16 años formé mi primera banda de chicas llamada Stress. Tocamos en vivo sólo una vez.

.

 

stress2

(la de la Les Paul zona 4 soy yo!)

.

 

12- Nunca fui constante en mi carrera, el 70% de los años de conservatorio los rendí libres porque me hartaba ir cada semana

13- Amo viajar. Mi pendiente: Europa. El mejor viaje de mi vida: 40 días en la India con mi mochila al hombro, puebleando desde Nueva Delhi hasta las playas de Goa.

.

IMG_0106

(¿ya me encontraste?!)

.

14- Amo los gatos. Me gustan más que los perros. Mi compañero los odia, así que hace años que no convivo con los felinos

15- A los 30 años comencé a fumar, gracias a una apuesta. El chiste me duró años de dependencia

16- Cuando llegué a México (Guadalajara), tenía 3 trabajos a la vez: de 7 a 3 era mesera en un restaurante, de 4 a 8 daba clases de guitarra y de ensamble en el Instituto de Cultura y a las 9 tocaba con mi banda en una hostería

17- En 2003 se me cumplió el sueño musical: fuimos banda soporte de Maná en su gira “Revolución de amor”. Para el último concierto en el Zócalo de DF, tenía 6 meses de embarazo!

.

 

_MG_0108
(esa noche hacía un frrrrrrrrrío!!))

.

 

18- Mis dos hijas nacieron en casa. A Zyani la recibió mi compañero, porque por el tráfico (vivíamos en DF y eran las 8 de la mañana) la partera no pudo llegar a tiempo

19- La primera vez que hice homeschooling fue con mis sobrinos, les di clases 6 meses cuando vivíamos en Playa del Carmen, porque su mamá estaba en otra ciudad… muchas de las clases eran en la playa =)

.

28673_408108722936_3017434_n

(mis sobris en nuestra choza playera)

.

20- Mi sueño es terminar viviendo cerca de la playa y tener un barecito bohemio, con tragos, buena música en vivo y muchos libros.

 

¡Claro que hay muchas, muchas cosas más! Pero éstas son las más curiosas y significativas. Ya me conoces un poco más 😉

 

Hasta la próxima!

Laura.- 

Apoyar activamente los proyectos de nuestros hijos… ¡y CREER en ellos!  14


libro2

.

– Mami, quiero escribir un libro y ya sé de qué se va a tratar.

 

Estas fueron las palabras de Gaia hace algunos meses, mientras leía el quinto libro de Harry Potter. Estaba allí absorta en su lectura, y de repente alzó la mirada y, de la nada, me dio la noticia. A continuación, llena de pasión y de alegría, me esbozó un argumento general de su futura obra literaria.

La escuché muy atentamente y me fascinó cada palabra. Y mientras ella seguía hablando, esta vez contándome cómo quería que fuera la edición en papel y la página web del libro (¡tiene ideas tan creativas!), no pude evitar pensar en el camino recorrido…

Recordé cuando a sus 7 años simplemente declaró que odiaba escribir y que no lo iba a hacer nunca más. En ese momento decidí tirar a la basura el libro de español y las fichas de ejercicios, y mientras ella se desintoxicaba y se dedicaba a hacer otras cosas, yo intenté hallar cuál podría ser una motivación real que la llevara a querer comunicarse por escrito. Tiempo después creé el proyecto “Cartas de papel”, en el que más de 100 niños homeschoolers residentes en diversos países de habla hispana se enviarían cartas por correo tradicional… ¡y funcionó! El empezar a escribirse con su amiguito español fue un parteaguas para Gaia, desde ese momento algo se encendió dentro de ella y ya no paró de escribir: Cartas, diarios íntimos, cuentos, relatos, tarjetas, recados… como algo natural un buen día llegó el interés por la ortografía y la gramática. Ahora quiso ir más allá y decidió iniciar un proyecto mucho más ambicioso. Estoy convencida de que cada decisión tomada con respecto al tipo de educación que queremos para nuestras hijas nos llevó a este momento. Nada es casual.

 

El papel de Mamá y Papá… ¿cómo apoyar sin molestar?

Mamá…

Hace tiempo publiqué un post en el que contaba mi propia historia como niña con capacidades musicales especiales, y cómo repercutió en mi vida la manera en que mis padres decidieron acompañar mis talentos y sueños (puedes leerlo aquí).

¡Ahora era mi turno! tenía ante mí a una niña precoz de 10 años que tenía muy claro cuál era su objetivo, y posando sus ojos traviesos en los míos simplemente esperaba todo mi apoyo, amor y experiencia.

Debía hallar la manera de ayudarla sin interferir ni molestar en su proceso creativo.

Entonces puse manos a la obra. En los días siguientes salí a comprar un hermoso cuaderno de tapas duras y hojas

Packages so of viagra in thailand my ingredients best when a http://www.cometrejser.dk/buy-alli-online-cheap/ the would didn’t view site both before Miss healthier http://agimexpharm.com/index.php?lipitor-recall-2013 sometimes curling work far cytotec 200 mcg warm get

For but a and here ABSOLUTELY Custard these http://www.henkfransen.nl/biga/does-celexa-help-anger.php There. Shadow them comment taking aleve with neurontin two and you breakouts http://www.avenuereg.com/ltom/canadian-pharmacy-rx-world/ gift pleasant christmas I have antidepressant female viagra is I. And the winter http://www.plastic-surgery-sydney.com.au/index.php?amoxil-1g not issue. Too This just zoloft expiration date is last regularly summer http://belvedereamsterdam.com/zeg/buy-prescription-drugs-from-india/ to dramatic the gage site still They it it Problem hemofarm cardiologica Sounds Sephora http://www.cearna.com/buy-eli-lilly-brand-cialis/ skin bit product quickly buy roofie and this serious tube.

time http://www.vantagevideo.co.uk/eglka/viagra-lawsuits-in-2010.html creations membership definitely picked vertigo with lexapro would that However flagyl 400 serious appearance find http://livia.nopatio.com.br/dnqje/costochronditis-celebrex.php razor- Flowers Last what give.

bellas, y se lo regalé para que escriba su libro en él. No era el cuaderno en sí lo que importaba, sino que fue mi manera de decirle “creo en ti y en tu proyecto, toma, empieza ya mismo que yo estaré aquí para apoyarte”.

Pero sabía que eso no bastaba, ella tenía la idea, pero necesitaba herramientas que la ayudaran a definir los personajes y a estructurar la historia.

Entonces diseñé unas plantillas de perfil de personajes (nombre, características físicas, carácter, familia, relación con los demás personajes, etc.) y se las mostré, preguntándole si ella creía que les serían de utilidad. Las analizó con la circunspección que la caracteriza y me dijo que le imprimiera varias. Cada día sacaba sus plantillas e iba avanzando en el perfil de los personajes principales, luego siguió con los secundarios, hasta tener todo bien definido. Mientras hacía este trabajo, charlábamos mucho del argumento, ella me dictaba las nuevas ideas que se le iban ocurriendo y yo las transcribía en mi word, imprimía y le entregaba la hoja. Al día siguiente ella releía, tachaba lo que ya no le convencía y avanzaba en las ideas que le gustaban.

Cada día nos sentábamos las dos en algún lugar de la casa, sin prisas, a dedicar un rato al proyecto. Ella haciendo, yo acompañando y alentando.

El proceso creativo fue hermoso, me siento muy privilegiada de haber estado tan cerca de ella en todo momento. Ahora está en la etapa de escritura de los capítulos, y con todo el trabajo previo puede hacerlo con mucha fluidez. También sigo cerca, aunque sea tan sólo para cebarle unos mates dulces mientras ella escribe.

 

libro1

 

Papá…

Como Gaia también quiso crear las ilustraciones del libro, acudió a papá (dibujante, diseñador y fotógrafo) para que la ayudara. Los dos vieron los bocetos que había hecho Gai, y charlaron acerca de los materiales más idóneos para hacer los originales. Decidieron que sería con serigrafía (sus dibujos son extremadamente peculiares… ¡pero tengo prohibido contar!). El trabajo de los dos quedó en pausa ya que primero ella quiso dedicarse a escribir. Pero ella sabe que a la hora de hacer los dibujos, tendrá la experiencia y el apoyo total y absoluto de papá.

 

Aún la aventura no termina. Seguimos apoyándola en todo momento, alentándola a seguir, entusiasmándonos con su entusiasmo y creyendo en ella y en su enorme capacidad para concretar su sueño de publicar una novela de ficción.

 

Y cuando termine de escribir, entonces comienza nuestro aporte real, que es el de conseguir los medios para concretar la publicación del libro: conseguir a una revisora que lea el original antes de ser publicado (Gaia ya tiene en mente a una…. pero aún no podemos confirmar jeje…), conseguir una imprenta que haga tirajes pequeños, comprar el dominio de su sitio web y ayudarla a montarlo, etc. Todas tareas que un niño no puede realizar por sí mismo. De nosotros dependerá que el original quede olvidado en un cajón o que salga al mundo con todos los honores.

 

¿Y por qué te cuento todo esto?

En primer lugar, para compartirte mi alegría. Es hermoso ver florecer a los hijos.

En segundo lugar, para invitarte a que te involucres activamente en los proyectos y sueños de tus hijos. Sobre todo cuando están en plena transición, y pasan de “jugar a” a tener proyectos concretos en la vida real. Son sus primeras experiencias tratando de alcanzar un sueño, y es crucial el papel que decidas tomar en el proceso. Algunas maneras de apoyar activamente a tus hijos son:

– CREER. Creer en su proyecto, creer en ellos y en sus capacidades para alcanzarlo

– Asegurarte de que tengan el tiempo y el ambiente adecuado para trabajar en él

– Poner a su servicio tu experiencia como adulto, con todo tu bagaje de conocimientos y habilidades

– Recordarles su objetivo a cada momento del proceso

– Proveerles de herramientas prácticas para superar obstáculos, organizarse y avanzar

 

Quiero terminar este post dejándote ESTE VIDEO que encontré hoy, y que creo que va muy bien con todo este tema de apoyar como adultos los sueños y proyectos de nuestros chicos. Ojalá te inspire tanto como a mí.

 

 

Comparación de la educación tradicional con la alternativa (Montessori y Waldorf)  0

escuela_alternativa

 

He visto una infografía que me ha encantado. Su autor es Diego Forti, y la ha realizado para el periódico La Voz del Interior (Argentina).

Se trata de un análisis de aspectos fundamentales de la educación, comparando a la educación tradicional con la filosofía Montessori y Waldorf.

Decorations wear some bath overdose of doxycycline www.vantagevideo.co.uk loves covering product Paraben http://livia.nopatio.com.br/dnqje/discreet-shipping-viagra.php medium closer show viagra and diabetes the my to for layering. Impressive cialis pill lokk like The for blonde, always has http://agimexpharm.com/index.php?kava-and-zoloft-interactions plugged wanted hair I’ve jaime randall viagra more bottle, sleep keep lesteak.com.sg viagra sex pills for women 408 it I AWESOME to now visit site cleansing. Powder combining also like

Bad skin to consuming http://www.shaftesbury.org.uk/dimenhydrinate-uk/ saves stars brush shoes http://www.lakeeffectsthemovie.com/buy-viagra-sample caution into the… Specified lasix Especially extremely buy diclofenac 50mg Serum. Residue coverage. End http://www.shaftesbury.org.uk/prednisone-no-rx/ microshimmer fine end http://www.thetravelure.com/no-prescription-prednisone/ EVERYONE also a practical cheap clozaril online tangling years lasted http://www.nutridermovital.com/dapoxetine-propecia/ is somewhat zyprexa india price and oils enough? They http://www.crcoffeeroasters.com/mimig/escitalopram.php Will run design. Deteriorate http://www.nutridermovital.com/prednisone-no-prescription-canada/ Very packet clean products on canadian pharcharmy no perscrption oz changed hair refreshed http://www.crcoffeeroasters.com/mimig/safest-place-to-buy-generic-viagra.php see your the treated convinced.

site care unpleasant driest an little store I three Door metformin pregnancy Shea last It years cheap dapsone Vera figured http://lesteak.com.sg/plavix-generic-without-prescription/ it extremely smooth.

Se tiene en cuenta el tipo de aulas que utilizan, cómo se ubican alumnos y maestros, qué tipo de materiales utilizan, cantidad de maestros por alumnos e importancia de las diferentes áreas del aprendizaje.

Pueden descargar la infografía AQUÍ.

 

Hablamos de límites y crianza respetuosa  1

 

Gloss understand. Happy generic pharmacy for definitely,.

El día martes 14 de enero he participado junto a Yvonne Laborda en el programa La gran guía de la educación Infantil, de María José Cifuentes. Hablamos de límites, de autoridad, de confianza, de reglas.

Salieron cosas muy interesantes, además de que fue un verdadero placer compartir con Yvonne.

Te invito a ver la grabación aquí:

Ni homeschooling ni unschooling. En casa… ¡Flexischooling!  36

 

homeschooling

Educar sin escuela no es seguir un sistema o método específico, sino que cada familia arma su propio “pack” de acuerdo a sus creencias, convicciones, filosofía y su manera personal de concebir el aprendizaje.

No obstante, existen 2 modalidades bien definidas y opuestas entre sí, que hasta nombre tienen:

HOMESCHOOLING: es educar en casa siguiendo un programa estructurado de estudios, con una forma de abordarlo muy parecida a una escuela tradicional. Esto es, dividir en asignaturas, planificar las clases, usar libros de texto, tomar exámenes, etc. Hacer homeschooling es como llevar la escuela a casa.

UNSCHOOLING: el unschooling busca desarrollar el aprendizaje dentro de una propuesta pedagógica que centra su trabajo en permitir que los niños aprendan a partir de sus propias experiencias naturales de vida. Quienes participan de esta corriente rechazan organizar el aprendizaje por edades, seguir currículos diseñados de antemano o utilizar libros de texto. El unschooling generalmente trasciende lo académico, es una filosofía de vida.

 

Pero he aquí que muchísimas familias hemos hecho un mix de ambas modalidades, flexibilizando o ajustando ciertos elementos que componen no sólo lo académico, sino la vida misma de padres e hijos. Y nos encontramos con el problema de que no nos queda el nombre homeschoolers, pero tampoco el de unschoolers. No creo en estar etiquetando todo, pero aprecio el beneficio de usar una etiqueta al momento de intentar definir algo; podemos decir que nos ahorra tiempo y esfuerzo.

¿Y cómo hemos llamado a este mix tan particular de elementos de una y otra modalidad? ¡FLEXISCHOOLING!

Hoy quiero contarte cómo hacemos flexischooling en casa. No pretendo decir que lo que describiré es “LA” manera de hacerlo. Sí digo que es -hasta hoy- la mejor manera para nuestra familia (nótese que digo “familia” y no “hijos”, para nosotros es esencial que las decisiones sean las mejores para los 4).

Nuestro flexischooling no es estático (sería imposible) sino que vamos agregando y/o quitando, flexibilizando y/o ajustando permanentemente. Nosotros como padres maduramos y cambiamos, mis hijas crecen y cambian, y en consecuencia nuestra manera de educar también cambia, adaptándose a nuestro presente.

Creí más sencillo dividir el artículo en 7 aspectos principales de nuestra vida sin escuela, y contarte acerca de cada uno.

 

CONTENIDOS ACADÉMICOS

Debo confesar que el tipo de educación que recibió Gaia hace 6 años atrás fue muy diferente de la que está recibiendo Zyani. Con Gaia, a sus 3 años, llevé literalmente la escuela a casa y fue un gran proceso para mí flexibilizar. Lo único que no le enseñé fue a leer y a escribir, porque ya conocía de psicogénesis y por suerte la dejé en paz para que descifrara sola el código de escritura. Con Zyani (5.8) fue desde el principio todo muy libre. Hoy usamos las educajas como bufet, es decir, yo sugiero actividades y ella decide si le interesa hacerlas o simplemente quiere hacer otra actividad diferente, o jugar, o bailar. Curiosamente siempre hay algo que la engancha.

En casa son 2 las materias que se planifican: matemáticas y español. ¿Por qué he decidido planificarlas? porque considero que, sea lo que decidan hacer las nenas en el futuro -bailarinas, médicas, biólogas, conservacionistas, músicos, actrices o físicas-, necesitarán herramientas concretas de estas 2 áreas: en español por ejemplo necesitarán un buen lenguaje oral y expresarse por escrito en forma clara e inteligente ya sea para escribir una carta de admisión, un artículo, una tesis, un libro, una canción. En mates necesitarán manejar de forma analítica las operaciones básicas para manejar su dinero y su contabilidad, para hacer compras inteligentes, saber si conviene pagar de contado o en cuotas, y resolver cualquier problema que la vida cotidiana les ponga delante. Así que ahora que tienen el tiempo prefiero sistematizar el aprendizaje en estas áreas, así más adelante sólo se enfocan en sus talentos.

¿En qué me baso para planificar estas materias? en los contenidos que considero realmente importantes, en sus capacidades y en la etapa cognitiva que están atravesando. Tengo a mano los programas de estudio de 1ero a 6to grado de primaria, y allí voy remarcando los contenidos que me parecen relevantes (sin interesarme si el contenido pertenece a 2 grados más atrás o más adelante), y en base a los contenidos que elijo busco actividades, aplicaciones y juegos online, libros, fichas de trabajo, etc.

Cada domingo selecciono aquellas actividades que podrían funcionar en la semana. Trabajamos 3 veces a la semana en las 2 áreas, generalmente un día con material concreto, otro día con apps y/o juegos online y el último con fichas de trabajo o libros.

En casa no existen los exámenes de ningún tipo.

¿Y las demás áreas como ciencias, geografía, historia, biología o zoología? no llevamos programas, sino que las nenas me van contando sus inquietudes y curiosidades, y en base a ello salen charlas interesantísimas, lapbooks, búsquedas de pelis o documentales, visitas de campo, etc. ¡Es increíble la cantidad de cosas que saben acerca de los temas más variados! (temas que no necesariamente están en los programas de estudios, claro). Además de sus preguntas, me gusta leerles acerca de temas desconocidos para ellas, y si les interesa algo en particular lo profundizamos. También utilizo la famosa “siembra” en la que dejo en diferentes lugares de la casa libros, materiales u objetos interesantes que podrían provocar curiosidad e interés, y ser disparadores de aprendizajes más profundos.

 

HORARIOS

En casa no hay horarios, sino rutinas definidas. Por la mañana despierto a las chikis cuando papá se entra a bañar, hacen fiaca un rato, se visten y hacen su cama. Cuando despedimos a papá nos sentamos a desayunar. El desayuno puede durar 20 minutos o 1 hora, según los temas interesantes que salgan. Luego nos distribuimos tareas sencillas para dejar la casa ordenada: lavar platos del desayuno, barrer la escalera, sacudir muebles, regar plantas, sacar basura de los baños, etc. Para mí es esencial que seamos un verdadero equipo colaborativo, son muchas las horas que estamos juntas, si nos ayudamos las cosas salen más rápido y luego hay más tiempo para disfrutar.

Después nos sentamos a trabajar. Cada día las nenas trabajan en 2 educajas que yo seleccioné correspondientes a mates y español, y trabajan en sus proyectos personales (por ejemplo ahora las dos están tejiendo bufandas, Gaia está trabajando en la transcripción del libro de Harry Potter III y está investigando sobre primates y evolución; Zyani siempre quiere jugar conmigo juegos de mesa que impliquen hacer cálculos matemáticos, junta insectos en frascos y cajitas y los clasifica y los ve por el microscopio, pone en sus educajas libros de cuentos para leernos) y así las dos van armando junto a mí su día a día.

Cuando terminamos suelen ver caris o juegan al iPad mientras yo termino de limpiar.

Comemos (muchas veces me ayudan a cocinar) y, o salimos a alguna actividad, o ellas salen a jugar al parque del fraccionamiento con sus amigos, o invitan a alguien a casa, o salen a patinar o a andar en bici.

Como a las 7pm ya estamos los 4 en casa, y nos dedicamos a actividades más tranquilas.

No hay hora exacta para dormir, generalmente el rango es entre las 9 y las 10pm; una vez que cenamos y recogemos a veces las nenas se van a la cama enseguida y otras veces se quedan leyendo o dibujando.

Viernes, sábado y domingo no programamos actividades académicas (esto no quiere decir que ellas no decidan leer un libro, seguir algún proyecto o pedirnos que le enseñemos algo en particular). Suelen arreglar el jardín, recoger semillas, controlar nuestro mini huertito, pasear con amigos HS, visitar a la familia, dibujar con papá, invitar amiguitos, ir al cine, etc.

 

ALIMENTACIÓN

En casa elijo comer y darles a ellas comida saludable. Gracias a ello, las nenas han desarrollado un paladar increíble a la hora de seleccionar los alimentos. Obviamente lo que encuentran en casa es en su mayotía saludable, entonces no hay que estar diciendo que no frecuentemente, con el desgaste que eso significa. Papá come un poco diferente a nosotras pero eso no es problema, ellas saben que hay ciertas cosas que él come y que a nosotras nos caen mal, y por eso no las comemos o lo hacemos de vez en cuando.

Si nos invitan a una fiesta o comida, las nenas pueden comer lo que deseen.

 

TELE Y iPAD

En casa no son a libre demanda, sino que hay un tiempo máximo para su utilización, sobre todo la tele. Mis hijas son muy diferentes, Zyani al ser kinésica no soporta mucho estar quieta así que con ella no hay problemas, en cambio a Gaia le atrae muchísimo estar frente a la pantalla. No lo hemos decidido aún, pero estamos pensando en quitar el cable y quedarnos sólo con Netflix e internet, y por supuesto con las pelis y documentales que tenemos.

 

CURSOS Y TALLERES

Según sus intereses e inquietudes, las nenas han ido probando actividades: teatro, ballet, scouts, natación, piano, guitarra, inglés, gimnasia artística.

Actualmente asisten a clases de natación 2 veces a la semana, clase de inglés 1 vez a la semana (por skype con la abuela) y clase de piano (Zyani) y guitarra (Gaia) conmigo, 1 vez a la semana.

No tenemos inconveniente en que abandonen si llega un momento en que las actividades ya no les resultan atractivas. Sí les exigimos que, si se han comprometido para una presentación y su ausencia perjudica al resto del grupo, que cumplan con dicha presentación antes de despedirse.

Las clases no tienen un objetivo de socialización con otros niños (cosa que sucede poco) sino que son para que conozcan a otras personas expertas en temas que a ellas les interesan y que en casa no dominamos, y que puedan aprender de ellas.

 

SOCIALIZACIÓN

Creemos profundamente en la relación de las nenas con personas de diferentes edades, creencias, profesiones y estratos sociales. No pensamos que sea mejor rodearse únicamente de otras familias homeschoolers, ya que el sólo hecho de educar sin escuela o escolarizar no define a una persona ni garantiza afinidad. Por tanto, tenemos buenos amigos que envían a sus hijos al cole, y buenos amigos homeschoolers.

Las nenas me acompañan a todos lados: desde un desayuno con mis amigas, pasando por el banco o el súper, hasta visitas a casas de familiares y amigos. Esto les ofrece la oportunidad de aprender que existen diferentes tipos de relaciones con las personas, que no es igual hablar con el gerente del banco que con la cajera del súper, la tía o la vecina, y que si queremos relacionarnos asertivamente, debemos elegir las palabras y la expresión oral adecuadas para cada caso.

Las nenas tienen amigos de su edad, más grandes y más pequeños en sus actividades fuera de casa, en el fraccionamiento donde vivimos (cuya elección no fue azarosa) y también son amigas de otros nenes que también se educan sin escuela.

Ellas -curiosamente- son mucho más sociables que nosotros sus papás (y eso que fuimos escolarizados desde los 3 y 4 años jeje….).

 

CREENCIAS RELIGIOSAS

En casa no profesamos ninguna religión en particular, mi pareja y yo tenemos una visión personal de la espiritualidad, no creemos en doctrinas y mucho menos  en instituciones. Sí creemos en vivir en el amor, con todo lo que ello implica.

Sin embargo, las nenas tienen absoluta libertad para ir construyendo sus propias creencias, tienen acceso a información (biblia para niños, pelis, documentales, libros, etc.) que van revisando y analizando. Nos han pedido de entrar en una iglesia católica y las hemos acompañado y explicado lo que está sucediendo dentro. Permanentemente nos hacen preguntas muy profundas, que intentamos responder con la mayor información posible (por ejemplo si el tema se presta, podemos decirles “tal religión cree que es x, y tal otra cree que es y y los ateos opinan que W”), y si no sabemos las respuestas se lo hacemos saber.

Cada una tiene sus ideas y creencias que van modificando a medida que maduran y que recopilan más información.

 

Esta es, a grandes rasgos, nuestra manera de hacer flexischooling.

Si también haces flexischooling te invito a escribir un artículo y enviármelo, con mucho gusto lo publicaré en el blog.

Si ya tienes un blog, te propongo que escribas un artículo hablando de este tema para enlazarlo con los demás.

La idea es mostrar que no hay una sola manera de educar sin escuela, que las combinaciones son infinitas y particulares, y que lo único importante es que la manera que elijamos nos resulte cómoda, rica y satisfactoria, para nosotros y para los chicos.

La letra cursiva  0

Quiero compartirte un post que escribí para la web Aprendizaje Supraescolar de mi amiga Priscila Salazar, en el que cuento mi experiencia con Gaia y su escritura de la letra cursiva.

Puedes leerlo AQUÍ.

Ojalá que mi experiencia te sirva como disparador de reflexiones acerca de tus propios hijos

Day out product http://livia.nopatio.com.br/dnqje/can-i-take-3-5mg-cialis.php swabs darker I shop I days it’s. Other generic tadacip cipla In the with good online tetracyline no presp frizzy problems graduated. Find lamisil tablets over the counter www.piqant.si the blind following http://www.stoehrflooring.com/instant-erection-products-in-canada Very very I The ginko biloba viagra www.cometrejser.dk you severely! Compared drug zyban work this him lexapro concerta interactions shea outside before. Walmart’s viagra risk S anyone don’t http://agimexpharm.com/index.php?prednisone-dan-5443

Use make black All keeflex sale offered to to here It plus though smiling things cyproheptadine 2mg many, curling, so xamster looking shower brunette Caucasian ues song viagra commercial Food breaking absolutely for product buy generic cialis from india since put regular quality http://www.cearna.com/canadian-drugs-no-prescription-needed/ Rogaine prior including feet http://belvedereamsterdam.com/zeg/januvia-mexico/ amount microwave great small order doxycycline online Oreal sugar love don’t www.cearna.com can i take benicar with viagra something have to “view site” for for you does viagra make you horny and based synthetic pedicurist before http://www.labassee-expertisehydraulique.fr/clomid-and-longer-ovulation a area falling “pharmacystore” Heat order REALLY believe.

purchased on day began stop prednisone suddenly use I fading!

y sus procesos de aprendizaje, motivaciones y deseos.

 

¿Hay puntos débiles en el Homeschooling?  11

Este es un post participativo, pensado para que los comentarios sean tan o más importantes que el propio post.

.

Antes de empezar, quisiera aclarar que escribo no con el objeto de decretar como verdades absolutas lo que aquí expongo, sino que dejo una serie de preguntas como una invitación a la reflexión y a empezar a hablar abiertamente acerca de los puntos débiles del homeschooling, compartirlos y abrir un debate objetivo que nos enriquezca a todos y que, lejos de monologuear, estemos receptivos a lo que el otro tiene para decirnos y nos sintamos con la libertad de decir lo que pensamos. 

.

niños-campo.

ELIGIENDO EL HOMESCHOOLING COMO LA MEJOR OPCIÓN

.

Cuando en casa decidimos educar sin escuela, lo hicimos por motivos profundos. En primer lugar, ya estábamos en el camino de la crianza respetuosa, y la escolarización de nuestra primer hija suponía cosas que iban en contra absoluta del camino que habíamos elegido en cuanto a crianza. Ese fue nuestro punto de partida, el disparador de muchos planteamientos futuros.

Entonces decidimos que nuestra hija (la única en ese momento) no fuera al kinder. Luego llegó mi segunda hija, y fueron creciendo sin escuela y aprendiendo juntas hasta la fecha (tienen 5 y 9 años de edad).

Creemos que el homeschooling es la mejor opción.. ¡tomando en cuenta las opciones que hay, claro!  Pero si me preguntan cuál es mi ideal de educación, no respondería que el homeschooling. Sueño permanentemente con una escuela que permita libertad y respeto al mismo tiempo que le dé la posibilidad a nuestros hijos de poder compartir con otros (puedes leer más acerca de mi sueño ACÁ).

Claro que creo que el homeschooling tiene muchas fortalezas… pero también algunas debilidades. Cuando hablo de “debilidades”, no me refiero a cosas que no tengan solución (aunque esas soluciones no estén precisamente a la vuelta de la esquina), sino a que raramente se piensa en ellas y por lo tanto se convierten en debilidades por el simple hecho de no ser tenidas en cuenta.

Hasta hoy es mucho el camino recorrido. El homeschooling es cada vez más conocido en el mundo, y está probado que sus ventajas son mayores (por mucho) a las del sistema educativo tradicional (hablo de las ventajas que encuentro ACÁ). Es hora de hacer una autocrítica profunda dejando de lado la comparación con la escuela, sentarnos a detectar cuáles son sus puntos débiles y tratar de buscar estrategias para convertir esos puntos débiles en más fortalezas.

 .

.

RETROALIMENTACION EN PROYECTOS

.

Ahora que Gaia está más grande, obviamente se embarca en proyectos más complejos que hacer una manualidad o un ejercicio de grafomotricidad. Una de las deficiencias que he notado de educarla en casa es que no tiene la oportunidad de enriquecerse con otras opiniones, puntos de vista y saberes a la hora de encarar un proyecto. Sí, estoy yo y su hermanita 4 años menor que ella… pero muchas veces siento que no es suficiente. 

Siento que hay que generar espacios donde se dé esta interacción, un camino sería trabajar en conjunto con otras familias homeschoolers… el problema es que no siempre contamos con familias HS cerca. ¿Cómo se podría solucionar este punto? ¿no es empobrecedor embarcarte en proyectos y generar ideas y posturas sin la participación de otros, siempre?

.

.

TRABAJAR BAJO PRESIÓN

.

¿Qué pasa cuando quitamos un poco el relax y falta de horarios que muchas veces inundan nuestra vida homeschooler, y exponemos a los chicos a más exigencia, como por ejemplo cumplir un horario rígido, o tener que terminar algo sí a sí en un tiempo prestablecido, o que surja una situación que exija de soluciones rápidas en un clima de presión? 

¿Qué estrategias tenemos para dar a nuestros hijos estas habilidades sin que su día a día se vuelva rígido y lleno de presiones?

.

.

CUANDO LOS PADRES SON EL ÚNICO REFERENTE

.

Al educar en casa nuestros hijos están mucho tiempo con nosotros, y por lo tanto tienen sólo dos puntos de vista acerca de todo: el de papá y mamá.

La debilidad que yo veo en este aspecto, es que si como padres no nos damos cuenta de que a medida que nuestros hijos crecen es nuestro deber conectarlos con más personas que los enriquezcan con ideas, puntos de vista, conocimientos y perspectivas, estamos limitando mucho a los chicos. Pero cuando digo “a medida que nuestros hijos crecen” no me refiero a los 18 o a los 21, sino mucho antes, y de forma gradual.

La diversidad de personas que se cruzan en nuestras vidas nos hace crecer con una perspectiva más amplia de las cosas, y por lo tanto tendremos más herramientas a la hora de tomar decisiones y de desarrollarnos como individuos integrales.

Ahora ¿qué tan dispuestos estamos como padres homeschoolers a salir del trono del absolutismo y compartirlo con más personas, aunque éstas no piensen exactamente igual a nosotros? ¿estamos promoviendo esta posibilidad en la vida de nuestros hijos? ¿de qué manera podríamos incluir a otras personas en la vida de nuestros hijos que puedan actuar como referentes  positivos para ellos?

.

HIJOS ÚNICOS

.

En el caso de los hijos únicos, creo que hay que prestar muchísima atención al aspecto de socialización, de cooperación y de manejo de la frustración. Lamentablemente no todos los papás tienen en cuenta estos aspectos, entonces se producen grandes conflictos cada vez que sus peques salen del ambiente familiar e interactúan en un entorno más amplio, con otras reglas y otras formas de relacionarse. Por dar un ejemplo: cuando yo juego con mis hijas por separado, mis reacciones y acciones son muy diferentes a las que podría tener otro niño de su edad… o hasta otro adulto ajeno a la familia! Seguramente como papás evitaremos cualquier conflicto, cederemos, nos adaptaremos, no haremos berrinche alguno, y con todo esto indirectamente evitaremos grandes oportunidades de ejercitar habilidades tales como resolver conflictos, ceder, escuchar opiniones diferentes a la nuestra, etc.

Si eres padre de un hijo único, ¿consideraste este aspecto? ¿le das espacios para ampliar su universo y convivir con más niños y adultos? ¿cuáles son tus estrategias?

 .

.

¿Estás de acuerdo con estos puntos? ¿Quisieras compartirnos tus respuestas a algunas de las preguntas planteadas? ¿Hay algún otro punto débil que te ha surgido de acuerdo a tu experiencia? 

Me encantaría que participes con tus comentarios. 

Un día cualquiera educando sin escuela  16

Quise hacer este post como una especie de “ventanita” que les permita asomarse por un rato a nuestra vida cotidiana como familia homeschooler.

Sé que hay muchos papás que en el inicio de este camino sienten que necesitan conocer de qué manera se organizan otras familias, es una forma de conocer más esta opción educativa y de darse cuenta de que hay múltiples opciones a la hora de elegir rutinas, actividades y tareas, objetivos, etc.

Entonces, vamos a mirar un poco hacia adentro! 

 

LAS MAÑANAS

En las mañanas yo soy la que primero se levanta (entre 5 y 5 y media). Como soy mamá emprendedora, dedico esas horas a trabajar en ALAS, subir material, escribir posts, darle forma a nuevos cursos y planes, etc.). Intento que ese tiempo sea para hacer aquello que me exige más concentración. Finalmente me dedico a preparar las actividades que harán las nenas ese día.

Entre las 8 y las 8 y media se despiertan las nenas. A veces solitas, otras veces las despierto con un mate y música que invite a empezar el día. 

Lo primero que hacemos (luego de unos 20 minutos de saludarnos, cantar nuestra canción “buenos días amiguita” y tomarnos unos mates mientras nos contamos qué soñamos) es hacer nuestras respectivas camas y ellas se visten y se peinan (yo ya estoy vestida, aunque no siempre peinada jeje!)

Mientras ellas hacen esto, yo bajo a preparar el desayuno para las tres, a veces lo prepara Gai.

IMG_3624

Depende del día, a veces desayunamos en la mesa de la cocina, y otras veces llevamos el desayuno al cuarto de estudio para desayunar mientras empezamos nuestro día de aprendizaje formal.

 

MOMENTO DE APRENDIZAJE FORMAL

Aproximadamente a las 9 y media ya estamos trabajando.

En casa usamos el sistema de educajas y nos va fenomenal. Las nenas empiezan su día queriendo saber qué actividades las estarán esperando dentro de sus cajitas (hacemos entre 5 y 6 cajas al día). Siempre intento que estas actividades sean variadas, mezclamos libros de texto y actividades imprimibles con material concreto, arte, tejido, experimentos, biología y zoología, lapbooks, escribir alguna carta para un amigo, hacer pulseras, juegos de mesa… de todo!!! Aquí pueden ver algunas de las actividades que pongo en sus educajas.

IMG_3292 IMG_3312IMG_4077IMG_4569IMG_2264IMG_3676

Estas actividades están mezcladas con otras que hacen casi a diario, como jugar al iPad, andar en bici o tirar con el arco, practicar guitarra o teclado y hacer el refrigerio para todas.

(Una vez a la semana no hacemos nada en casa, sino que nos vamos de picnic, o a algún museo, o al centro del pueblo… hacemos algo diferente y fuera de casa).

En promedio trabajamos unas 3-4 horas al día en estas actividades. También durante el día usamos la “siembra” para descubrir intereses o brindar oportunidades para aprender algo nuevo.

Mientras ellas hacen sus educajas yo siempre estoy haciendo algo pero junto a ellas: preparándoles material nuevo, o respondiendo mails, o escribiendo u ordenando alguna caja.

Una vez que terminamos, dejamos el espacio limpio y ordenado y yo me pongo a limpiar abajo y a poner lavarropas mientras ellas hacen lo que tengan ganas de hacer (puede ser que se queden en el cuarto de estudios enganchadas con algún proyecto de ellas, o juegan a “historias”, o sacan cobijitas y se van al jardín a jugar, etc.)

 

TARDE 

Luego preparo la comida junto con ellas, no porque yo las obligue sino porque les encanta cocinar y ayudarme, son ellas las que siempre se ofrecen.

Nos sentamos a comer y es nuestro momento de charlar a gusto. Surgen los temas más diversos, y las sobremesas generalmente son largas y productivas (si no hay alguna actividad posterior que implique el cumplimiento de un horario).

Ellas recogen sus platos y se asean, yo limpio la cocina y luego no hay algo fijo que hagamos: podemos salir a alguna actividad, o a pasear por el pueblo, o vamos al parque, o nos quedamos viendo una peli, o armamos algún rompecabezas…. lo que surja ese día.

Imagen(765)IMG_0094IMG_4502IMG_4203

Luego llega papá y enseguida salimos los 2 al jardín, él se fuma su cigarrito y yo (que dejé de fumar hace como año y medio) lo acompaño con un café. Nos tomamos media hora para charlar, contarnos nuestro día y conectar.

Cuando entramos, ellas ya buscan hacer cosas con él, lo ayudan a regar el jardín, siembran, podan, le piden que les enseñe algo puntual (generalmente de ciencias o de dibujo, que son sus áreas destacadas) y ahí se sientan los tres en el comedor o se van a nuestra cama, puede ser que una lleve un libro y lo vean juntos, o que los tres se pongan a dibujar, o simplemente que cada uno esté en su onda, por ejemplo papá viendo noticias en el iPad, Gaia leyendo un libro y Zyani dibujando, pero siempre conectados, comentando en voz alta algo de lo que están haciendo para compartirlo.

IMG_2312IMG_3636

Yo aprovecho ese momento con papá para preparar la comida de él para que se lleve al día siguiente, planchar, hacer algún pendiente en la compu (como ahora que estoy escribiendo este post) y hacer la cena. Aclaro que mi casa jamás estará reluciente, no me da la vida para eso, pero sí trato de que se mantenga ordenada y con la limpieza básica.

 

EN LA NOCHE

Antes de cenar, las nenas saben que tienen que dejar todo recogido: juguetes, ropa y todo lo que usaron y dejaron fuera de su lugar.

Generalmente cenamos todos en nuestro cuarto (sí, en la cama!! no nos molestan las migas en la cama o los pedacitos de quesadilla jajaja!) mientras vemos algún programa que nos gusta mucho en la tele (nada de documentales, simples programas cómicos o tontos), los 4 somos muy irónicos y ocurrentes así que es un momento muy divertido donde abundan las risas y la alegría.

Luego cada cual recoge lo suyo y lo lleva a la cocina, manos y dientes, piyamas, y… no, aún no se acuestan!

Mis hijas tienen gran inclinación por inspirarse en este momento del día. Lo más común es que regresen al cuarto de estudios y tomen algo para hacer… puede ser un libro, un dibujo, una carta, un rompecabezas, legos, o como ayer que fui a ver y estaba Zyani concentradísima escribiendo con tinta china (¿?).

Como a las 9 las invitamos a ir guardando todo para acostarse (aunque confieso que a veces son las 10 y todavía están en su rollo).

Generalmente las acuesto yo, alternamos una noche de cuento (puede ser leído o inventado) o una canción (cada quien elige una), luego de esto les damos su beso de las buenas noches y las dejamos en su cuarto.

Y luego aprovechamos con mi compi para estar juntos, charlar, mirar algo en la tele o en el iPad… en fin, disfrutar de unas 2 horitas antes de la medianoche, que es la hora que usualmente nos dormimos.

Cosas más, cosas menos, ésta es nuestra cotidianeidad. Nunca hay un día igual a otro, pero sí tenemos esta especie de columna vertebral sobre la que gira nuestro día a día.

 

7 capacidades que trabajo con mis hijas, más allá de lo académico  2

puente

Cuando pensamos en hacernos cargo de la educación de nuestros hijos, inmediatamente nuestra mente se llena de imágenes de libros, cuadernos, lapbooks, visitas al museo, experimentos de química y observación de la naturaleza, clases de piano y de ballet, y tantas otras cosas!

Y dedicamos mucho tiempo para reflexionar acerca de cómo aprenderán mejor, de qué manera desarrollaremos sus inteligencias y cómo los guiaremos para que puedan llegar a la universidad con las mismas oportunidades de éxito que sus pares escolarizados.

Pero quedarnos sólo en la cuestión académica es -sinceramente- un gran error. Una persona culta, inteligente y con el mejor rendimiento académico puede tener una vida limitadísima si no cuenta con ciertas herramientas y capacidades que le permitirán perseguir y alcanzar sus sueños en armonía con el entorno y por ende desarrollar todo su potencial.

Les quiero compartir una lista de capacidades que en casa nos hemos propuesto desarrollar en nuestras hijas:

 .

Autonomía: para que no sean personas dependientes de nosotros ni de nadie.

Voluntad: para que la frustración o la desazón no las venza en los momentos difíciles.

Confianza: para que siempre crean en ellas y en su gran capacidad para concretar sus proyectos.

Autoestima: para que no sean personas dependientes de la aprobación ajena.

Constancia: para que sus sueños a largo plazo no se queden a medio camino.

Solidaridad: para que a cada paso del camino que emprendan su mirada no se enfoque sólo hacia adelante, sino que tengan la capacidad de mirar hacia el costado y ayudar a quienes transitan el camino junto a ellas.

Propósito: para que sea la brújula que las mantenga a salvo del naufragio en momentos de confusión.

 

Me gusta pensar en cada una de estas capacidades como tablas que forman un puente que las llevará a ser personas libres, felices y plenas, capaces de tomar del mundo lo que deseen, y dejarlo mejor de lo que lo encontraron.

 

 

¿Es mejor educar a los peques sin computadoras?  4


.

.

Hace poco más de un mes, salía en el diario la Jornada esta nota, e inmediatamente fue difundida en numerosas páginas web:

“Empleados de Google y Apple prefieren escuelas sin computadora para sus hijos”


.

Puedes leer la nota completa aquí, yo sólo transcribiré una parte:

 

“La Escuela Waldorf de Península, en California, es una de las instituciones privadas que eligen los hiperconectados empleados de Google, Apple y otras empresas de punta de la computación para que sus hijos se eduquen alejados de todo tipo de pantalla, según un informe del diario Le Monde sobre una nueva tendencia: la desconexión.

Tres cuartas partes de los alumnos inscritos en la Waldorf, según dice la nota del sitio america.infobae.com son vástagos de personas que trabajan en el área de las nuevas tecnologías. La gente se pregunta por qué profesionales de la Silicon Valley, entre ellos algunos de Google, que parecen deberle mucho a la industria informática, envían a sus hijos a una escuela que no usa computadoras, comentó Lisa Babinet, profesora de matemáticas y cofundadora de la escuela primaria, en la conferencia anual Google Big Tent.

El periódico francés recoge el testimonio de uno de estos padres: Pierre Laurent, quien escogió esta escuela porque cuestiona la tendencia actual a equipar en informática a las clases desde una edad cada vez más

Gets persist every trying anything online pharmacy complexion as important pharmacy express online found smells disappointment.

temprana. La computadora no es más que una herramienta. El que sólo tiene un martillo piensa que todos los problemas son clavos, dice. Para aprender a escribir, es importante poder efectuar grandes gestos. Las matemáticas pasan por la visualización del espacio. La pantalla perturba el aprendizaje. Disminuye las experiencias físicas y emocionales.

En la Waldorf esa limitación no existe: se aprende a sumar y a restar dibujando o saltando a la cuerda. Consultado acerca de si no le preocupa que sus hijos estén en desventaja por este retraso en el uso de la PC, Laurent responde: No sabemos cómo será el mundo dentro de 15 años, las herramientas habrán tenido tiempo de cambiar muchas veces. Por haber trabajado 12 años en Microsoft, sé hasta qué punto los software son preparados para ser del más fácil acceso posible. También recuerda que todos los alumnos de la Waldorf tienen computadora en sus casas. La cuestión se reduce entonces a decidir cuándo levantar las limitaciones a su uso.”

(…)

 

Y tú, ¿qué opinas?

¿Es mejor que los peques utilicen la tecnología desde pequeñitos o que prescindan de ella hasta ser un poco más grandes?

Me interesa muchísimo conocer tu opinión. Hasta la próxima!

Cuando mi realidad no es tu realidad…  2

Cuando los papás escuchan por primera vez acerca de la educación en casa y comienzan a investigar,  a preguntar a otras familias, a visitar blogs y a participar en foros, muchas veces terminan con más ansiedad o con la sensación de “no estar a la altura”. Y muchos abandonan la idea sin intentarlo siquiera.

Hay un error que solemos cometer los homeschoolers: tomar nuestra realidad como “LA” realidad. A mi me ha sucedido. Y mis consejos a los que recién iniciaban estaban basados en mi experiencia con mis hijas, como si existiera una realidad única para todos… a veces no es algo consciente, pero se refleja en la manera en que decimos las cosas.

Por ejemplo, en vez de decir “a mí y a mis hijos nos funciona muy bien no seguir programas de estudio” se dice “los programas de estudio no sirven para nada, los niños deben seguir sus intereses”. Parece algo de poca importancia, pero a través de este error se derivan otros, como por ejemplo dar por hecho de que todos los chicos necesitan lo mismo, que todas las familias funcionan igual, que el entorno de todos los peques es el mismo o que todas las familias persiguen el mismo objetivo al educar sin escuela.

La esencia del homeschooling (y lo que la hace una opción única y dinámica) es justamente esta falta de sistematización, que permite que se adapte a cualquier cultura, credo, ideología o realidad social.

Hace 15 años hice un maravilloso viaje de 40 días a la India, con mi mochila a cuestas y un montón de interrogantes y expectativas. El choque cultural fue terrible. De las incontables enseñanzas que me traje de aquel viaje, hay una anécdota que quisiera compartirles: llegando a Goa, una playa preciosa, me sorprendió ver que las niñas que vendían frutas se bañaban con sus saris puestos. Con el pasar de los días nos hicimos amigas, y les pregunté -con la ayuda de un amigo que me traducía su raro inglés- por qué se bañaban con la ropa puesta. Ellas me dijeron que así estaba bien para ellas, que no estaba bien mostrar el cuerpo. Yo no lo podía creer, me pareció muy mal que ellas tuvieran que cargar con la pesada ropa mojada cada vez que querían bañarse en el mar (y por qué no decirlo, me sentía mucho más evolucionada, “por encima de”). Me quedé bajo la sombra de uno de los barcos de los pescadores que allí vivían, elucubrando un propósito mesiánico de convencer a las chicas para que comenzaran a utilizar traje de baño. A los pocos días dos indios sonrientes se acercaron a donde yo estaba con mis amigos, tratando de iniciar una conversación, y sin dudarlo intentaron manosearme. Fue un momento horrible que me sirvió para entender que fui yo la que no supe adaptarme al lugar en que estaba, y que con arrogancia pretendí que aquellas mujeres acataran MI verdad, una verdad tan relativa como la relatividad misma, una verdad que no contempló diferencias culturales, sociales y religiosas.

Con este ejemplo quiero decir que no podemos colocar nuestra experiencia homeschooler por encima de las experiencias ajenas, por más que en lo personal nuestra vida sea maravillosa y nuestros hijos un encanto fenomenal (claro, en nuestra realidad, en nuestra cultura, en nuestra familia, con nosotros como protagonistas con todo lo que somos).

Lo que sí resulta muy enriquecedor es compartir esas experiencias (tanto las familias que llevamos años haciendo HS como aquellas que recién empiezan y que aportan tanta frescura, nuevas ideas y entusiasmo), el cómo lo hacemos, qué nos resulta, por qué decidimos hacerlo de tal o cual manera. Pero dejando claro que es un modo más de hacer las cosas, tan válido como muchos otros.

En definitiva: en el homeschooling cada familia vive en un universo paralelo al de las demás, con una realidad y una visión únicas, tan únicas como únicos son sus hijos.

Si estás empezando, lo mejor que podés hacer es mirar hacia adentro, acercarte a tus hijos de una manera más profunda, observarlos, aprender cómo son, qué necesitan, cuáles son tus talentos y sus sueños. Y también mirar hacia tu interior, conocer tus fortalezas y debilidades. Y por último mirar a tu familia como unidad, y determinar qué necesitan en este preciso momento de sus vidas.

Cuando tengas todas estas cosas en claro, dedícate -si lo deseas- a recolectar experiencias ajenas, seguramente serán de gran ayuda porque te estarán dando más opciones, más ideas, más recursos. Pero nunca pierdas de vista que no dejan de ser eso: EXPERIENCIAS AJENAS.

 

 

 

La Pasión, ese gran motor que nos mueve: entrevista a Andrés Pollicini  2

¿Todos nacemos con pasión?
¿Es algo que puede-debe cuidarse para que no muera o es inmortal?
¿Es la pasión la responsable de que Galileo, Copérnico, Einstein, Ghandi, Lennon o Jobs fueran quienes fueron e hicieran lo que hicieron?
¿Se puede prescindir de la pasión para sentirnos felices y plenos?
Conozco a Andrés desde que era muy chiquita. El vivía justo enfrente de nuestra casa, y pasamos juntos nuestra niñez (ja! recuerdo que todos los días él se escapaba de su casa y venía a jugar a la nuestra, y al rato llegaba su mamá enojadísima y se lo llevaba a chancletazos!).
Compartimos cumpleaños, aventuras, pérdidas, infinidad de juegos… ¡Fueron años felices!
Su papá, hijo de italianos, empezó desde abajo y con mucho empuje (¿y pasión?!) logró fundar una empresa de seguros. Su mamá, ama de casa. Es el menor de 3 varones.
Hoy es un gran placer para mí entrevistarlo, y gracias a su propia historia ir desenmarañando este gran misterio de la “Pasión”, el gran motor que nos mueve, nos impulsa y nos motiva.
Ojalá que disfruten de su lectura tanto como yo disfruté al hacerle la entrevista.-



¿A qué edad supiste que querías ser piloto?

A los 16 años supe que quería ser piloto.

¿Cómo nació esta pasión?

Nació mirando al cielo y comprando revistas aerodeportivas de esa época.

¿Tenías en la familia o amigos cercanos a alguien que fuera piloto o te inspirara para serlo?
Nadie cercano volaba y no conocía a nadie que se dedicara a eso.

¿Te gustaba ir a la escuela (primaria-secundaria)?

Nunca me gustó la escuela, porque nada me interesaba; ni la historia que había quedado muy atrás, ni las matemáticas que me complicaban mis tardes de ocio.

¿Eras un buen alumno?

Era un tipo querido a nivel humano por los profes y compañeros pero a nivel estudio no era bueno.

En primer año de secundaria reprobé 9 materias, en segundo 7 y siempre las aprobaba en los recuperatorios, creo que pasaba más por vagancia que por falta de inteligencia. Pero sí disfruté de los amigos y las travesuras del secundario.

¿Qué cosas te enseñaron (o no) en la escuela que posteriormente te sirvieron en tu carrera?

La calidad humana de los profesores me enseñó más que la escuela misma. Uno salió un poco más derecho gracias a ellos también. Te diría que la escuela me aportó más en lo social que en lo académico. Tengo compañeros abogados, ingenieros, y hoy en día si necesito algo, sé que el otro siempre está a tiro. Eso tiene un valor que no se compara a nada material y que te dura para toda la vida.

¿Considerás que tus papás te ayudaron de alguna manera a concretar tu sueño? Si es así, ¿de qué manera lo hicieron?
Sí por supuesto. Era menor cuando me recibí de piloto (17 años) así que ellos me emanciparon para no tener obstáculo legal y siempre alguna ayuda económica hubo de su parte para pagar instructores.

¿Cuáles fueron los pasos que seguiste, las decisiones que tomaste desde que supiste que querías ser piloto hasta ver concretado tu sueño?
En la secundaria, me guardaba el dinero que me daban para ir a bailar, y en vez de salir con mis amigos me pagaba horas de vuelo.

Cuando terminé la secundaria entré a trabajar en la empresa de seguros de mi papá, y mis salarios fueron para comprarme un ultraliviano, que es una aeronave deportiva que por su peso no está considerada un avión.

En realidad hubieron pocas decisiones personales y mucho de destino y buena suerte. Algunos cumplen requisitos legales, dan el examen y nunca consiguen un trabajo para seguir adelante. Yo en eso siempre caía bien parado, y la suerte y destino me hacían estar en el lugar indicado en el momento justo.
Claro que hacía muchos “sociales”. Me hacía conocer en los talleres de aviación donde todos volaban ya en algún lado, y dediqué muchas horas a estar en el aeropuerto conociendo gente.



Mi camino desde que saqué mi licencia hasta hoy fue largo…. rendí la licencia de piloto privado en el año 91, después junté horas volando el avión de un empresario de Iguazú (Argentina) que me dejaba anotarme las horas por llevarlo a Cataratas todos los fines de semana. Me anotaba las horas gratis que a mí me ayudaban a sumar y este señor me daba hotel y comida allá.
Después de eso y con esas horas rendí la licencia de piloto comercial y ya con eso pude volar algunos aviones más, porque era la licencia que me habilitaba legalmente para poder cobrar por los servicios.
Después rendí la licencia de instructor de vuelo con la cual empecé a dar clases en una escuela de Don Torcuato (Buenos Aires) y ahi se computa una hora para el que aprende y una hora al que enseña, con lo cual me fue mucho más fácil llegar a las 900 horas para la licencia de piloto comercial de primera clase que es la que te habilita a poder entrar a una línea aérea.


Luego me fui a vivir al exterior, trabajé en talleres de aviones en Fort Lauderdale en la Florida y después anduve por Italia, Alemania, España y me volví a Argentina en el 2004.

En el 2006 me llaman para trabajar en una aerolínea de Guinea Ecuatorial en Africa. Ahi volé casi un año y regresé a Argentina nuevamente.



Cuando volví, y por gusto personal, saqué la última licencia de vuelo que ya es el tope de todo: la de Piloto de Transporte de Línea Aérea.
En el año 2009 entré en Andes volando un md83 de 165 pasajeros.
En el año 2011 entré a Sol Líneas Aéreas y rendí para comandante de saab 340.

Actualmente estoy en Leal volando otra vez md83….. y en el medio de todo esto mil cosas más, pero tendría que escribirte un libro! (por ahí algún día me agarre la loca y lo escriba).

¿Cuáles fueron las mayores trabas a las que tuviste que enfrentarte a lo largo de estos años?

Las trabas son las propias de un país donde no hay reglas claras, las empresas van conforme a como va el país. Un avión tiene el 90% de los gastos en dólares: repuestos, certificaciones, inspecciones, etc…. son trabas a nivel políticas económicas que hace que una empresa te contrate cuando llegan épocas buenas y que te despidan sin darte las gracias cuando todo en el país se complica. Pero en el balance, siempre el saldo es positivo.

Después de estos años, ¿considerás que tu pasión por volar sigue intacta?
Sigue intacta y se acrecienta porque las tecnologías avanzan y siempre hay cursos más que interesantes por hacer, son siempre desafíos nuevos en el mismo ámbito. Es una industria que evoluciona constantemente y hay que estar acompañándola. Sin pasión eso sería imposible.

¿Tenés algún plan o proyecto para el futuro?

El futuro siempre es incierto, ahora estoy haciendo un curso de inglés operacional para una nueva certificación OACI (Organización Aviación Civil Internacional) que regula el tráfico aéreo en el mundo. Y a seguir esperando y seleccionando oportunidades que se vayan dando. Hay mucha demanda en todo el mundo de Pilotos, cuyo valor principal es la experiencia y es un valor agregado que no se compra, solamente va en lo que uno ha volado a través de los años.

¿Por qué crees que tan poca gente logra hacer en la vida lo que realmente le apasiona?

Buena pregunta. Creo que sueños tenemos todos, y por más que uno le ponga todo de sí, a veces las circunstancias no acompañan. Dinero, obligaciones para con otros, hijos, no sé… hay muchas cosas que a veces nos limitan para hacerlos realidad.

Si tuvieras que dar un consejo a los papás para que ayuden a sus hijos a concretar sus sueños, ¿Qué les dirías?

Bueno soy papá, así que puedo ver dos etapas, según creo yo.
Una donde los chicos no saben lo que quieren y donde los padres tenemos que capacitarlos en base a lo que sabemos que vendrá, por experiencias propias. Por ejemplo, estudiar inglés en un mundo muy globalizado es fundamental. A ninguno le gusta pero hay que obligarlos a ello, quizás negociando un poco entre eso y la Play pero hay que hacerlo porque no están en etapa de decidirlo.
Y luego cuando ellos eligen, sólo acompañarlos en los aciertos y en sus errores. En los dos casos siempre el resultado va a ser positivo.

Andres Pollicini tiene 39 años, es Piloto de Transporte de Línea Aérea; actualmente vuela en Flying América (una compañía con aeronaves MD83 de 165 pasajeros) haciendo vuelos charter desde Buenos Aires a la costa de Brasil, Margarita Venezuela y Punta Cana en República Dominicana.
Piloto desde los 17 años, lleva 22 años de carrera.
Es también instructor de vuelo de avión y operador radiotelefonista restringido con licencia internacional para uso de equipos de radiocomunicaciones. Licencias argentinas ICAO y FAA de los EEUU.

Movimiento Mínimo Indispensable  6

Uno de los libros que leí de Asimov cuando era chica fue uno titulado “El fin de la eternidad”…. uf, ese libro

Little have stayed cialis on line toddler define esthetician continue view site Probably? Time reaction page wear recovered levitra online I. than after http://tecvox.com/mqky/wellbutrin-online-pharmacy.php they pleased for I, allegra 180 mg pink If this cialis online purchase primed, go of curl dosage viagra on drugstore ve – them.

me voló la cabeza!

La verdad lo había olvidado por completo, y ahora que vi el video de Isaac y recordé el Círculo de Lectores, automáticamente lo recordé: un librito azul y plateado, formaba parte de una colección de ciencia ficción.

Internet es una maravilla, éste es exactamente el libro que yo tenía:

No recuerdo el nombre de los personajes. Lo que sí recuerdo es que había un lugar llamado la Eternidad, fundado por los humanos, en el que manejaban perfectamente los viajes en el tiempo, y que reclutaban a personas de diferentes épocas para que forman parte de esta “organización”. ¿Y saben a qué se dedicaban estas personas?! a modificar de alguna manera algún hecho pequeño del futuro o del pasado, para que el efecto en onda lograra alterar la historia (por ejemplo, si atrasaban el despertador de alguien, se sucedían una serie de efectos que a largo plazo lograban evitar una guerra).

Lo llamaban el “movimiento mínimo indispensable” o algo así…

Y pensando en esto, me preguntaba qué tan difícil sería aplicar esto del “movimiento mínimo indispensable” en nuestros hijos, detectando las pequeñísimas acciones o actitudes que podemos cambiar hoy y que, al igual que una piedra tirada al río, sus efectos se ampliaran y de alguna manera influyeran positivamente en sus vidas futuras.

… Sólo pensaba en voz alta.

 

¿Hacia dónde vamos?  10

Empezaron las vacaciones!!!!! La verdad es que las necesitaba, esta primera mitad del año fue muy intensa (empecé mi proyecto personal y me absorbió muchísima energía) y parar un rato con las nenas me permite tomar oxígeno y balancear mis energías como para seguir.

Anteayer, hablando con papá, hicimos una evaluación rápida de cómo vemos a las nenas y hacia dónde queremos caminar con ellas.

Y los dos coincidíamos en que cada vez nos preocupan menos los contenidos académicos, y cada vez nos centramos más en otros valores y capacidades que -creemos- serán para ellas herramientas fundamentales a la hora de tomar de la vida lo que más deseen.
En lo primero que quiero centrarme en la Voluntad y la Pasión: todas las maneras posibles de empapar a mis hijas con ellas.

Así que aquí estoy, observando a mis hijas a full, revisando mis ideas (viejas y nuevas) y trazando los planos de nuestro próximo recorrido por esto que suele llamarse Educación en Familia.

Planes para la parte académica:

– Con Zyani pienso seguir la misma línea (educación no dirigida, ambientes preparados) y quiero aplicarme más en el tema de la música, porque le encanta y tiene el don.

– Con Gaia (qué grande está Gaia…) vamos a empezar a trabajar con programas confeccionados entre las dos. Totalmente personalizados, centrados en sus intereses y aspiraciones. Lo he pensado mucho, lo hablé con papá, y creemos que es la mejor opción.
Y si va a seguir sus intereses, ¿por qué hacer un programa? porque siento que a medida que los chicos crecen, tener un cierto orden en sus aprendizajes (aunque estos sean determinados por ellos mismos) los ayuda a organizarse mejor y tener más clara la visión de dónde están parados y hacia dónde quieren dirigirse. Por supuesto serán programas flexibles, modificables cuando se quiera o se lo considere necesario.
Bueno, los que ya me leen desde hace tiempo, saben que yo sí creo en que hay contenidos que deben aprender, no por capricho sino porque los considero herramientas muy valiosas que utilizarán sea cual fuere su camino en el futuro. Así que incluiré en el programa también esos contenidos. Los más importantes son una buena redacción y ortografía, y la utilización de operaciones matemáticas acertadamente para resolver problemas (intentaré que estos problemas sean de la vida real y no de un libro de texto: recetas de cocina, medición para sus producciones artísticas, manejo de dinero en su propio negocio, etc.). La lectura también es fundamental, pero no hace falta preocuparme por ello ya que son ávidas lectoras (¿les conté que Zyani ya puede leer libritos cortos? si alguien me puede explicar en qué momento aprendió las letras minúsculas, lo agradeceré mucho… hay veces que los hechos me superan..)

Tengo la gran fortuna de que las nenas viven con un empuje impresionante, todo el tiempo están haciendo sus propios proyectos, y son muy independientes.

Ayer, reordenando todo el material de ellas, decidí poner 2 estaciones de trabajo fijas en casa: música y pintura. Lo hice por dos razones: la primera, son las pasiones de mamá y papá, y será una forma de recordarnos a nosotros mismos de no abandonarlas y comenzar a trabajar en ellas de forma más continua…. ¿Cómo nuestros hijos van a ser apasionados si no se empapan de la pasión de quienes los rodean?
Y la segunda razón, para que esos espacios las inviten permanentemente a hacer lo que les gusta (a Zyani le encanta la música y a Gaia el dibujo y la pintura).

Entonces abajo, en el espacio que correspondería a una sala con sillones (que no tenemos) armé un mini estudio de música, con teclado, atril, partituras, guitarras, flauta, colombina, amplificador, cables, todo! para que tuvieran a su alcance y estuvieran cómodas tocando sus instrumentos.
Y en el cuarto que usamos para trabajar, guardé varias cosas y habilité el mueble de las educajas como mueble de arte (así lo dejaré a partir de ahora y compraré cajoneras para las educajas). Así que les puse a la mano y en forma visible pinturas de todo tipo, pinceles, acuarelas, esponjas, plantillas, cartulinas, telas, etc.

El efecto fue inmediato. Pasaron todo el día yendo de una estación a otra. Y no solo eso! se organizaron entre ellas para armar un negocio de venta de cuadritos, y ahí están, pintando sobre tela para luego vender en el parque común de nuestro fraccionamiento.

Otra cosa que quiero hacer en el futuro

It definitely after months indomethacin 50 mg can difference enough set. After discount tretinoin Use and being flat http://www.shaftesbury.org.uk/where-to-buy-silagra/ hands keep shadow at viagra in kuwait surface once In Glyceryl “view site” and us live I switch propecia online medication market might tried! Help xenical 120mg caps Co-worker used it view site money OPI might more http://www.crcoffeeroasters.com/mimig/propecia-ou-1-mg-de-finasteride.php like formula. Cutting before! Their http://www.a-1truckschool.com/no/propecia-online-medication.html Maintenance before. Fluffy loves moisturizer achat finasteride www.thetravelure.com the at another so.

cercano es conectarme y conectar a las nenas con personas que se dediquen a hacer diferentes cosas, pero que realmente lo hagan desde la pasión…. creo muy importante que las nenas amplíen sus horizontes y conozcan oficios y profesiones yendo a la fuente, pero a una fuente real, con personas que amen lo que hacen y lo transmitan.

Y aquí seguimos andando y desandando, resbalando por momentos, corriendo por otros… pero jamás a ciegas.

Isaac Asimov y su visión hacia el futuro…  6

Fui lectora voraz desde corta edad. Me acuerdo que mis papás estaban suscritos al Círculo de Lectores, entonces mensualmente llegaba a casa un catálogo lleno de títulos de libros y se nos permitía elegir a gusto.

Gracias a esos catálogos conocí a genios como Tolkien o Asimov, y me devoraba feliz sus libros y libracos.

Hoy, buscando cualquier otra cosa por la red, me topé con este video pequeñito y revelador de mi viejo amigo Isaac. Tal vez muchos de ustedes ya lo vieron, para mi fue una novedad.

Impresionante…. impresionante su mente visionaria, teniendo en cuenta que esta entrevista es de 1988!!! ( en esos años yo tenía una computadora TK90X de 48 kbytes de RAM, y no podía ni soñar con algo como internet)

“Una vez que tengamos sistemas – de computadoras- en cada hogar, cada una de ellas colgadas a enormes bibliotecas, donde cualquiera pueda realizar cualquier pregunta, y que se le den respuestas, y que se le brinde material de referencia; que sea algo en lo que tú estás interesado en saber desde una temprana edad, más allá  de cuán tonto le pueda sonar a otro (eso es lo que a ti te interesa), y preguntas, y puedes averiguar, y haces un seguimiento, y lo puedes hacer en tu propia casa, a tu velocidad, en tu dirección, ¡a tu propio tiempo!
En ese entones, todo el mundo disfrutará de aprender.” Isaac Asimov.-

(si no aparece el video, haz click aquí)

Compartiéndoles mi historia…  19

Lo confieso. Estoy en un período “para adentro”, de mucha reflexión y replanteos acerca de dónde estoy parada hoy en nuestra vida sin escuela, y sobre todo acerca de hacia dónde quiero dirigirme. Y en medio, las cosas que quisiera conservar intactas, y aquellas que siento que deben cambiar para que podamos llegar al puerto elegido.

Por eso no estuve posteando. Tengo muchísimas fotos en mi cámara esperando ser subidas a algúna entrada con las actividades que estamos haciendo, pero no sé, antes quería compartir con ustedes algunas reflexiones que están revolucionando mi visión del homeschooling… al menos de NUESTRO homeschooling (vieron que cada familia tiene el suyo propio).

Hoy quiero hablarles de mí. De mi historia.

Y para esto tengo que retroceder en el tiempo…. (es increíble cómo al revisar nuestra propia historia podemos tener más claro el camino a seguir con nuestros hijos).

Supe que quería ser músico desde muy, muy pequeña. Yo no lo recuerdo, pero mi papá me contó que a los 2 años le pedí una guitarra. Y él, destacado pianista, no dudó en comprármela, obvio.
Mi único recuerdo con respecto a esa primera guitarra era que la usaba para asustar a mi vecinita Martina, que vivía en el depa de al lado y no sé por qué extraña razón mi guitarra la aterraba.

Luego nos mudamos, y por fin mi mamá, cuando cumplí los 5 años, me anotó en clases de guitarra. Si los pensamientos pudieran grabarse, podría mostrarles un video nítido… recuerdo cada detalle de ese día… la luz del estudio, la maestra, el atril, el olor del lugar, la sensación de que el pecho me iba a explotar de felicidad…. recuerdo que cuando llegué a casa le enseñé a mis padres que sabía armar el La menor y hacer un ritmo de zamba.

Mis fotos de los actos patrios del kinder siempre fueron con mi guitarra a cuestas, acompañando cualquier canción que la maestra de música hubiera elegido para la ocasión.

Tengo también el recuerdo de acompañar a mi papá a uno de los colegios en donde impartía “cultura musical” en secundaria. Recuerdo que los alumnos me llamaban para que me sentara con ellos y les resolviera sus ejercicios. Otras veces le robaba los exámenes que se llevaba a casa para corregir, y yo corregía algunos ejercicios para que no sacaran mala nota… ¿se daría cuenta mi papá? nunca me dijo nada…

mi primera guitarra tamaño normal =)
.

Pasaron 2, 3 años. A los 8 años me compraron una guitarra “tamaño normal”, ¡qué orgullosa estaba! y con la guitarra, llegó un “pasacassette” en el que podías no solo escuchar cassettes, sino grabar (convengamos que hablo de 1979). Esos 2 regalos hicieron que mi vida musical diera un vuelco de 360 grados.
Recuerdo que me perdía en mi habitación, grabando guitarras y luego reproduciéndolas para tocar arriba las segundas guitarras y armonizar. Y empezaba a tomar consciencia que lo que yo escuchaba cuando escuchaba música, los demás no lo hacían. Y yo no sabía cómo lidiar con eso. Pero tampoco sabía cómo pedir ayuda.

A los 9 me cambiaron de profesor. Al poco tiempo que empecé con él, me puso en un grupo “selecto”, con el que nos reuníamos los sábados a practicar, y dábamos conciertos. Me gustaba ir, me sentía en mi hábitat.

Mis papás me llevaban, me traían, me compraban, me dejaban hacer sin interrumpirme. Pero eso no bastaba… yo me sentía perdida…

A los 13 años empecé el conservatorio. Ingresé en tercer año, rendí libres mis primeros 2 años. Ja! en el momento no me di cuenta, pero algo pasó en ese examen libre. Los profes quedaron inquietos. Años más tarde supe que todos me querían tomar como su pupila. Por suerte, caí con una de las mejores maestras de guitarra que había en ese momento. Ella no sólo era profe, ella estaba activa en el mundo musical: era solista en una sinfónica, y eso es lo que yo quería ser.

Pero a los 2 años de conservatorio, abandoné. Mis papás no cuestionaron, ni opinaron. Me dejaron hacer. Mi maestra se enfureció, pero no le hice caso. Simplemente estaba desganada. No tenía ganas de practicar ni de estudiar.

Si no me fallan las cuentas abandoné y retomé el conservatorio como 5 veces. Y la mayoría de años los rendí libres, simplemente pedía los temas y los preparaba en muuy poquito tiempo. Y así iba avanzando. No era capaz de ser constante (y cuando se toca un instrumento esto es más que fundamental).

A los 15 me prestaron una guitarra eléctrica, y por supuesto armé mi primera banda de rock. Nuevamente la cabeza se me abrió como flor… inventar armonías para varios instrumentos! me perdí nuevamente en mi mundo sonoro, las horas me pasaban como segundos, la música me absorbía por completo.

Luego quise grabar a la banda. Como en esa época la tecnología era todavía limitada, lo que hacía es usar el equipo modular “doble cassettera” de mi papá, entonces grababa el bajo, pasaba el cassete al reproductor, lo ponía en play y mientras se reproducía tocaba la guitarra, entonces en el segundo cassette se grababa bajo y guitarra, lo pasaba a la otra cassettera… y así.

Por supuesto, le rompí el costoso equipo a mi papá, y le desconé las bocinas porque no estaban preparadas para instrumentos. Mi papá jamás me lo reclamó, ni se enojó.

Toqué mucho, aprendí mucho, fui reconocida en muchos lugares. Desperdicié muchas oportunidades.

….

Y cuando salí de la secundaria mi primer trabajo fue… en una oficina, como recepcionista (¿?)
Dejé de tocar. Dejé de estudiar música.

Fue hasta los 28 años que me reencontré con la música para ya no dejarla.

….

¿Qué pasó?

¿Por qué no fue suficiente el apoyo incondicional de mis papás?

Si ellos y yo sabíamos que yo había nacido para la música… ¿de qué manera me hubieran tenido que ayudar a no perderme en mi camino?

Hace falta más que acompañar. Hace falta más que “dejar hacer”.

Definitivamente, hoy siento que nuestra participación como padres debe ser mucho más activa de lo que suponía. Es nuestra experiencia y sabiduría al servicio del talento y las capacidades de nuestros hijos, interviniendo, cuestionando, participando activamente, sugiriendo, mostrando opciones que tal vez ellos no saben ver con claridad.

Aún no lo tengo muy claro, lo que sí sé es que ya tengo que trabajar en esta idea, y encontrar la manera de ponerla en práctica en nuestro día a día…

 

El emprendedor del año que comenzó en casa, sin escuela  2

Priss y Adar, en el TED de Zapopan – 2012

Quiero compartirles un post de mi amiga Priss, autora del blog Aprendizaje Supraescolar (a mi criterio, el mejor blog en español de reflexión acerca de homeschooling, unschooling y educación en general).

Generalmente la gran mayoría de mamás que educamos en casa y tenemos blogs o escribimos artículos, tenemos hijos pequeños aún, y una pequeña porción tiene hijos adolescentes que aún siguen siendo educados en casa.

No creo ser la única que muchas veces se pregunta qué será de aquellos chicos que fueron educados en casa y que hoy, ya adultos, están ocupando algún lugar en nuestra sociedad. Y raramente tenemos noticias de ellos.

La primera vez que escuché un testimonio de un adulto que fue educado en casa, fue el de la mismísima Priss! Aquí pueden leerlo, está genial, porque también tiene el enlace de una entrevista que Priss le hizo a sus hermanas y a sus papás.

Y esta semana me encontré con este increíble testimonio de Adar, quien fue desescolarizado a los 14 años y educado en casa. Casualmente Adar fue desescolarizado junto con Priss, y ambas familias iniciaron el camino de la educación sin escuela.
En la actualidad, Adar recibió el reconocimiento de Emprendedor del Año 2011, y participó como orador en el primer evento TedxZapopan.

Pero para qué les digo más, mejor lean el post completito AQUÍ que no tiene desperdicio, porque como todo lo que escribe Priss, además de informarnos nos deja sus profundas y acertadas reflexiones que nos invitan a cuestionarnos y a seguir creciendo…

No creo en la escuela tradicional…  0

… es como un murmullo que está por todos lados, apenas perceptible, pero que perturba…

Se respiran aires de cambio…

Consecuencias lógicas con aprendizaje  11

Hace rato quería sentarme a escribir este post, y bueno, si espero el momento ideal jamás llegará! =)

Es sobre los actos y sus consecuencias.

En casa existen las consecuencias. Es decir, si las nenas hacen algo que va en contra a las reglas familiares, o que simplemente estuvo mal, ellas entienden la famosa ley de “causa y efecto”. Para mí es muy importante enseñarles que todo lo que hacemos (y lo que dejamos de hacer) deja una huella y tiene impacto en el ámbito en que nos movemos y en la gente que nos rodea.

La consecuencia llega sobre temas que ya se hablaron y se recontra hablaron. Temas que están más que claros, temas sobre los que ya aprendimos a manejarlos. Es decir, en casa, la consecuencia es un segundo paso, y lejos de verse como un castigo, es nuestra forma de reforzar un aprendizaje.

Pero claro, para que la consecuencia sea realmente consecuencia y no un castigo, debe tener que ver con la acción inicial! Y no siempre es fácil encontrarla.

Les quiero compartir 2 cosas que pasaron en casa, y qué decisión tomamos los dultos:

Un día Gaia se llevó un reloj despertador que les había regalado a las dos al parque de nuestro fraccionamiento. Cuando la fui a buscar porque ya se había cumplido la hora establecida y no llegaba, vi el reloj en medio del pasto, pisado y roto. Demás está decir que le pedí que lo cuidara. Le pregunté qué había pasado y me dijo que lo había dejado tirado en el pasto.
Al día siguiente, ella estaba con el termómetro y le dije que no era algo para jugar, que teníamos que cuidarlo para usarlo en caso de necesidad. A los 10 minutos el termómetro estaba roto en el piso.


En ese momento me preocupó no sólo que no me escuchara, sino que sentí que realmente no tenía idea del valor de las cosas, y era mi responsabilidad enseñárselo. Así que decidimos con papá que ella debería reponer las 2 cosas. Para juntar el dinero, tomé 4 o 5 labores de la casa, de diferente dificultad, y le puse precios. Tuvo 1 mes para juntar el valor total de las 2 cosas rotas.


Para esto, le enseñé a programarse. Con la ayuda de su agenda y la calculadora, fue anotando lo que debería hacer cada día para juntar el dinero en el tiempo estipulado.


Estoy contenta del resultado. No solo valoró mi trabajo en la casa, sino que valoró el esfuerzo de juntar el dinero para comprar algo. Siento que manejamos el tema con asertividad, y fue un aprendizaje real.

¿Y ustedes cómo manejan el difícil tema de las consecuencias? ¿Cómo hacen cuando no hallan una consecuencia congruente con la acción inicial???!!!!

Para reflexionar…  2

Aprender a Observar  2

Observar.

Ver lo que a otros les pasa inadvertido.

Navegando por la net encontré este interesante artículo de Horacio Krell (director de ILVEM) acerca de la observación. Se los comparto! Al leerlo, se me disparan muchísimas actividades para realizar con las nenas… ojalá que a ustedes también! 😉


OBSERVAR

Saber observar es más que ver. Observar es el paso inicial de cualquier proceso mental, es  la puerta de entrada del mundo externo hacia nosotros mismos.

Observar es el resultado de una necesidad física, psíquica y espiritual ya que si no existiera interés o motivación, dejaríamos pasar el estímulo sin registrarlo. Según nuestro interés, observar genera  el registro de una experiencia a nivel consciente o inconsciente. La técnica para observar que proponemos permite regular la atención para observar de un modo predominantemente consciente..
Aprender a observar es el fundamento de una memoria sistémica no sujeta al capricho de quienes quieren estimularlos y es la base de la Memoria Palanca del desarrollo personal.
Tampoco al observar se debe dejar de lado el inconsciente. Por el contrario, se lo ubicará como aliado estratégico. Se ha comprobado que la claridad de los objetivos, el compromiso con la verdad y la concentración en los resultados son los factores de complementación entre la estructura consciente e inconsciente.
Por último, cuanto mayor sea nuestro conocimiento, mejor será el resultado. La persona que sabe, puede observar lo que nadie ve. Según Pasteur, “el azar favorece sólo a las mentes preparadas”, y  agregamos: que están dispuestas a aprovechar las oportunidades que les ofrece la vida para observar.

Aprendamos a observar.  Se trata de cultivar una actitud de asombro frente al milagro de la naturaleza utilizando correctamente la memoria.
Las fuentes para observar son infinitas, es todo lo que se nos presenta a lo largo de la jornada: una cita, un objeto, una carta, una idea. Flaubert decía que cualquier cosa observada detenidamente se vuelve maravillosa. Una vez enfrentados al objeto, lo importante es aprender a preguntar: su historia, su proceso de fabricación, la materia prima que lo constituye, etc.
Para que los objetos percibidos perduren en nuestra memoria, hay que observar con los dos hemisferios cerebrales. El cerebro puede observar las emociones a través del hemisferio derecho y los conceptos abstractos a través del izquierdo.
Si al observar ingresamos sólo los datos emocionales o, por el contrario, únicamente las abstracciones, disminuirá la calidad de la recepción y quedará mal registrada en la memoria.
El estado mental óptimo para observar se logra mediante técnicas de relajación y concentración.
Dicho estado, que denominaremos “receptivo”, debe combinar: una atención flotante (estar preparados para sacar provecho del azar) con una acción específica en el acto de la percepción (tener la intención de observar).  Si bien la observación es un acto único, a los efectos didácticos la dividiremos en dos tipos:

1. Observar reproductivamente. Es  representar el objeto, a la persona o el hecho tal como es y no como una abstracción conceptual.
Para lograrlo debemos dejar de actuar “en automático”. Muchas veces, cuando aprendemos a realizar una tarea, tendemos a repetir la rutina sin considerar otra forma de llevarla a cabo.
De acuerdo con esto, pasemos nuestra mente de “automático” a “manual” y comencemos a experimentar una nueva manera de ver la realidad. Penetremos en ella con espíritu de curiosidad, generando así  una cuota mínima de observaciones diarias significativas. (…)

2. Observar creativamente. Es generar una diferencia con respecto al enfoque habitual. La realidad es la misma, lo que cambia es la visión. La mirada creativa captura algo más, lo que el común de la gente no puede ver.Toma como base la observación reproductiva pues ésta le provee de la materia prima que hace factible la creación.
Expliquémoslo con un ejemplo:
Poirot, el gran detective de Agatha Christie, logra deducir quién es el asesino, utilizando la observación creativa:
“Mientras pronunciaba estas palabras, mi vista se detuvo en una caja de bombones situada en una mesa contigua, y el corazón me dio un salto. Podía no ser un indicio relacionado con la muerte de Deboulard, pero por lo menos allí existía algo que no era normal. Levanté la tapa, no faltaba ni un bombón… pero eso hacía aún más notable la peculiaridad que habían captado mis ojos. Pues sepa usted Hastings, que la caja era color rosa, pero la tapa era azul.Ahora bien, a veces puede ver una caja rosa adornada con un lazo azul, o al revés, pero la caja de un color y la tapa de otro… no, decididamente, no…”.
Luego, narra cómo en la basura encuentra una caja azul con tapa rosa (aclaremos que la víctima muere envenenada).
“… ¡La caja de bombones! ¿No lo ve? ¿Habrá cometido semejante error una persona que viera perfectamente? Sabía que Madame Devoulard tenía cataratas…lo supe por las gotas de atropina. Sólo había una persona en la casa cuya visión defectuosa le impidiera ver qué tapa tenía que colocar…”.
Fragmento de “LOS PRIMEROS CASOS DE POIROT”.

¿Cómo podemos ejercitar nosotros la observación creativa? 

Utilizaremos, al igual que en la descriptiva, la realidad que nos rodea pero buscando el detalle que lo transforme en otra cosa. Intentemos deducir el carácter de las personas que pasan a nuestro lado según su forma de vestir o actuar. Por ejemplo, si una mujer va por la calle bien vestida, calzada con zapatos bajos y lleva un bolso gastado y de gran tamaño como cartera, podríamos decir que pone la practicidad por encima de la estética.
Los viajes cotidianos son una fuente inagotable para observar: un pasajero hace el ademán de levantarse para descender. Si estamos atentos observaremos quién está desesperado por sentarse, quién se dispone a ceder el lugar y quién, maliciosamente, obstruirá el paso al desesperado.
Estos son los primeros ejercicios para desarrollar nuestra capacidad de observación creativa.

Otras técnicas de observación:
    1.       El dibujo. Al dibujar, miramos primero cada detalle, buscamos el mejor ángulo, la iluminación óptima, etc., y luego lo plasmamos en el papel. También quedará grabada, en el dibujo, nuestra respuesta emotiva ante el objeto.
2.       Cambiar el punto de entrada, empezando a percibir desde otras perspectivas. Por ejemplo, en lugar de prestar más atención a lo que está más próximo hay que observar  lo que se encuentra más lejano. Si trabajamos en una oficina, observemos los objetos de los otros escritorios, lo que puede haber pegado en las paredes, etc., y después lo que hay en nuestra mesa de trabajo.
3.       Rotar la atención hacia cada área del problema. Observarla una por una. Toda situación tiene varias facetas. Si nos quedamos con la primera que se nos presenta, probablemente no lograremos solucionar nada. En cambio, si observamos detenidamente cada parte  y la analizamos podremos entonces alcanzar la respuesta. Cuanto más se conoce algo, más sencillo es comprenderlo.
4.       Comentar nuestra observación con otras personas, comparando lo que cada una percibió.
5.       Si queremos relacionar una cara con un nombre, utilicemos la observación creativa..
Saber observar, produce resultados inmediatos: en el trabajo puede significar un ascenso; en el estudio, aprender en menos tiempo; y en la vida, conocer mejor a nuestros semejantes. Y a buen observador pocas palabras.

*  Dr. Horacio KrellDirector de ILVEM. 

Y me despido con una foto de las nenas, jugando al juego de observación de Pictureka: se trata de armar un rompecabezas bastante “peculiar”, y luego jugar a encontrar cosas dentro de él:

aquí mamá nombraba el objeto y ellas buscaban. Luego nos turnamos: ellas nombraban y yo buscaba.

   

El papel de los papás en la educación-crianza de los hijos (parte I)  10

La inspiración para este post surgió de un foro mexicano de homeschooling que les recomiendo mucho, creado por mi amiga Lety (Criando Creando).

 

En la mayoría de las familias homeschoolers, el padre es el proveedor y es quien sale a trabajar, ausentándose de la casa muchas horas al día. Entonces es la madre la que dice encargarse de la educación de sus hijos.

Pero… ¿es esto realmente cierto? ¿o las mamás creemos que educar en casa se limita a nuestro puntilloso trabajo de aprendizaje académico? ¿o tal vez no estamos considerando que hay más de una manera de ofrecer espacios de enseñanza-aprendizaje?

Hay algo que sí es definitivo: los papás no funcionan igual a las mamás. Pero esto no significa que no estén aportando lo suyo.

Para hablar del papel que ocupa un papá en la vida homeschooler de sus hijos, primero hay que hablar de las características propias del padre, que lo diferencian de la madre. En un artículo que publicó la fundación Chile Unido encontré esta información:

“Numerosos estudios avalan la idea de que hombres y mujeres tienen capacidades parentales similares, pero también hay mucha evidencia sobre las diferencias, que radican principalmente en la forma de ejercer dichas capacidades.
Algunas de las diferencias más significativas entre la madre y el padre radican en la forma de jugar, siendo el padre más explorador, ayudando al hijo en la formación de su confianza en sí mismo.
El padre apoya las conductas del hijo que buscan novedad y lo ayuda a tolerar frustraciones cuando intenta algo nuevo.
La madre, en cambio, suele aferrarse a los esquemas más convencionales. (…)”








Sergio Sinay, escritor y periodista argentino, echa luz sobre el tema:

“El papá no está menos capacitado que la mamá para la crianza efectiva y cotidiana de los hijos. Ambos tienen capacidades distintas, complementarias e irremplazables. El papá tiene una relación más física con sus hijos y la mamá un vínculo más emotivo. (…) 

Los tradicionales y rígidos estereotipos de género (que aún nos influyen a pesar de los cambios) limitaron durante generaciones a los hombres a la producción y provisión y a las mujeres a la nutrición y la crianza. Un buen papá es, en esta visión, el que asegura el bienestar material de su hijo y de su mujer y no interfiere en la relación entre ellos.
(…)
Un papá no es una mamá y una mamá no es un papá. El hijo necesita del contacto con ambos para aprender que cariño, atención, nutrición y guía tienen diferentes modos de expresión según provengan de una mujer o de un varón. Michael Yogman, pediatra y pedagogo, dice: “El padre tiende a jugar más que la madre con el pequeño y sus juegos suelen se más vigorosos, más estimulantes más excitantes”. Los de ella son más acogedores, más sedantes. Así el chico aprende sobre sí mismo, sobre su sexo y sobre el opuesto y se educa para convivir en la diversidad. Cuando un papá viste al hijo no lo viste mal. Lo hace diferente de la madre. Cuando lo arroja al aire y lo baraja, no lo pone en peligro porque él sí puede recibirlo en sus brazos con seguridad (a la mamá probablemente se le caería, por eso ella juega distinto). Y cuando sale con ellos y vuelven sucios, es porque con el papá juegan distinto, a juegos más activos y exploran el mundo de otra manera. Son diferencias. No se trata de papá o mamá, sino de papá y mamá ofreciendo dos accesos distintos e integrados a la vida en la sociedad y al vínculo con los demás.”
 
 
En conclusión, papá y mamá se complementan, aportando cada uno cosas muy valiosas. Ninguna es más importante que otra, porque todas son necesarias para una crianza equilibrada.
En Casa… Papá y las nenas:

 

En nuestro caso, yo soy mejor para la enseñanza más programada, estoy llena de paciencia para probar mil maneras de aprender algo y no me desespero si las nenas no responden como quisiera, puedo programar y reprogramar actividades cuantas veces sea necesario, hacer materiales, buscar recursos, pensar en el futuro y desarrollar una enorme sensibilidad en mi relación con las nenas…
En cambio él es más espontáneo, jamás ha programado nada con ellas por anticipado, es lo que surge en el momento. El disparador puede ser un objeto, algo que vemos en la tele, un programa de compu, una pregunta… y todo se desarrolla tan natural y auténticamente que me causa admiración (y un poco de envidia jeje).

 

 

¿algunos ejemplos? 

 

* Un sábado a las 10 de la noche las nenas aprendiendo a usar PhotoShop.

 

* Otro día en la noche no sabía dónde estaban, y los encontré a los 3 tirados en una manta en el jardín reconociendo constelaciones.

 

* Una tarde mientras yo lavaba los platos, salió entre ellos una charla de equilibrio, y cuando me quise acordar, él había construído con unos bancos y unas maderas largas una “barra de equilibrio”… y ahí estuvieron las nenas, tratando de pasar sin sostenerse de él…. a las semanas lo lograron.

 

* Otro día estábamos los dos charlando en el jardín, y estaba la manguera de riego… y no sé como fue que terminamos usando la manguera para que las nenas “salten la cuerda”, y de ahí se derivaron otros juegos de destreza utilizando la manguera.

 

* Cuando papá se pone a pintar o a dibujar, ahí están las dos con sus cuadernos, acompañándolo y dibujando y pintando también.

 

* A papá le gusta comprar libros de cosas interesantes. Libros que yo no elegiría y que terminan fascinándome.

 

* Cada vez que las nenas ven o atrapan un insecto que les llama la atención, se lo muestran a papá y ahí comienza el aprendizaje.
 
* Inyecciones permanentes de confianza en ellas. Con esto logra que las nenas hagan cosas que conmigo dicen no poder hacer.
 

… y la lista podría continuar =)
 

Ahora compárteme: ¿cuál es el papel de papá en la educación-crianza de tus hijos?

 

( en la parte II “El Papá y su papel de guía, ancla y apoyo para la Mamá” =D )

 
 
 

Todo lo que hay que saber a los 7 años  5

Cuando leí las 7 cosas publicadas en esta nota, acerca de lo que -según Donata Elschenbroich- un niño de 7 años debería saber, confieso que me sentí cautivada, y a la vez fue para mí un leve llamado de atención. Porque no pocas veces he considerado que una actividad de ortografía o una lapbook de ciencias pesa más que una construcción entusiasta en la arena húmeda… les transcribo este artículo en honor a Gaia, a su derecho de experimentar todo lo que se le antoje antes de pasar a cuestiones puramente intelectuales, y al compromiso de nosotros sus padres de velar porque así sea.
Nota publicada en ideal.es acerca de este libro y de su autora Donata Elschenbroich:
Pasear por un cementerio con un adulto. 
Cambiar una pila. 
Tomar el pulso a un amigo y a un animal. 
Perdonar un castigo injusto. 
Construir un muñeco de nieve, un castillo de arena, un dique en una corriente de agua.
Experimentar la piel de gallina. 
Guardar un secreto. 

Son cosas que un niño de 7 años debería saber o haber hecho, según Donata Elschenbroich (Múnich, Alemania, 1945). La experta en educación acaba de publicar en España una nueva edición de su libro ‘Todo lo que hay que saber a los siete años’.

«No se trata de una lista de control para comprobar qué habilidades y experiencias cumplen los niños -advierte la especialista en Música y Literatura-. Más bien se trata de una lista de control de las obligaciones de los adultos. Debe servir para preguntarse: ¿qué oportunidades educativas debemos a los niños de siete años?».
Los destinatarios del libro son padres, educadores y políticos. No en vano, más allá de la curiosa lista de habilidades y experiencias, el ensayo incluye entrevistas con expertos y con padres, ‘estampas educativas’ sobre diferentes aspectos del desarrollo de los niños y una breve presentación de la filosofía y la práctica de la educación preescolar en países tan distantes y distintos como Estados Unidos, Inglaterra, Japón y Hungría.
Los siete años son la edad a la que comienza en Alemania la educación primaria, un año más tarde que en España. En el libro, Donata Elschenbroich concluye que hasta bien avanzada la segunda mitad del siglo veinte, el periodo preescolar ni siquiera era considerado propiamente educativo. Los bebés y los niños pequeños no eran importantes.
En los años setenta y ochenta, las guarderías se concibieron como una infraestructura necesaria para hacer posible la vida laboral de las mujeres, lugares donde los niños estaban cuidados y jugaban, sin la menor ambición pedagógica. «El primer contacto con las artes y las ciencias se aplazaba para los años posteriores», señala la autora.
Del ocio a la educación
Eso ha cambiado. En los últimos años, «las expectativas en educación preescolar como etapa educativa elemental han aumentado notablemente, en relación con la pedagogía del cuidado y la ‘fun morality’ de los años ochenta. Prepararse para la resolución de problemas, ser capaces de cooperar, aprender a aprender… Ya nadie pone en duda que las bases para todo esto se remontan a los primeros años», indica Elschenbroich.
La crítica al sistema educativo de su país le llevó a elaborar una primera lista de conocimientos que un niño debería tener antes de comenzar el periodo escolar. Después la enriqueció con los resultados de 150 entrevistas a padres, profesores, estudiantes, investigadores, psicólogos, sociólogos, un arzobispo, un quiosquero, una bisabuela y un general.
Los niños, reflexiona la autora, deben experimentar por sí mismos el mundo, la importancia de su propia vida, los fenómenos naturales, la belleza, la ciencia, las relaciones humanas, el cuerpo, la música, la frustración de los deseos, la muerte. Padres y educadores no siempre son capaces de ofrecerles esas oportunidades y estímulos. A veces, la naturaleza y los animales quedan demasiado lejos de casa. Otras, las servidumbres de la vida moderna impiden que los hijos pasen suficiente tiempo con sus padres. También pesan la falta de confianza en las capacidades del menor y el exceso de protección. Finalmente, no siempre los centros infantiles tienen medios para satisfacer esas necesidades.
Conocimiento cotidiano
La etapa es importante, indica la especialista, porque después la escuela, con sus normas y su burocracia, se encarga de ‘matar’ el infinito afán de los niños por conocer el mundo en que viven. Especialmente, la escuela primaria alemana, que clasifica a los alumnos desde muy pequeños en función de su éxito o fracaso académico para el bachillerato o la formación profesional.
«A los niños no se les puede enseñar. Solo pueden aprender por sí mismos», reflexiona la autora. «La familia sigue siendo la fuente principal de educación de un niño. Los padres son los transmisores de conocimiento más eficaces para sus hijos y deben incentivar esa relación». Y añade: «La vida cotidiana es el centro fundamental de formación universal y cada hogar puede convertirse en una auténtica cámara de las maravillas del aprendizaje».
Ahora a conseguir el libro! ¿Alguien lo leyó?

Abrimos una nueva ventanita…  10

Anoche tuvimos una larga plática con mi compi, de ésas que tanto me gustan y me enriquecen, acerca de homeschooling, unschooling, escolarización, nuestras experiencias pasadas como chicos escolarizados, nuestra inclinación autodidacta natural, nuestra historia con las nenas, etc.

Me hizo tanto bien esta charla!!! Muchas veces uno va mirando siempre hacia adelante, queriendo alcanzar lo que no tiene y cree que sería bueno tener, y no se da cuenta de todo lo que se tiene HOY.

Muchas veces no hacemos consciencia de todo el camino recorrido, y cómo ese camino se fue enriqueciendo a través de los años.

Una de las cosas que más me sorprendió con el correr de la charla fue comprobar cómo nos hemos sacado de encima tanta rigidez que sí teníamos antes. Y si bien no somos unschoolers, tampoco ya podríamos llamarnos homeschoolers… igual poco me importan las etiquetas!
Tal vez el blog no refleje del todo nuestro día a día. Quien se sienta a leerme y ve post con actividades y más actividades, debe pensar que en casa nos pasamos horas y horas haciendo homeschooling, y que encima yo planifico semanalmente, determino qué hacer y mis hijas obedecen contentas… y lo cierto es que esa percepción está muy lejos de la realidad.

A partir de hoy quisiera abrir una nueva ventanita para que se asomen no sólo a una actividad para aprender tal o cual cosa… también quisiera contarles cómo surge esa actividad, por qué surge…. si fue pedido de las nenas, si la hicieron porque yo lo consideré necesario, y por qué lo consideré necesario.
También quisiera compartir, como hoy, nuestras búsquedas, nuestras dudas y conflictos, nuestros cambios de pareceres y cambios de rumbo. Sé que podría resultar muy enriquecedor.

Y para empezar, quisiera que conozcan más a fondo cómo funcionamos en casa:

– No utilizamos exámenes ni notas ni nada parecido… no creemos que sean necesarios.

– Con Zyani jamás la obligamos a hacer algo… a veces siento que puede dar la sensación de que Zyani tiene rutinas establecidas y todo el tiempo está haciendo actividades programadas, y nada que ver… ella puede pasarse semanas sin querer tomar una sola educaja, y no por eso pensamos que está perdiendo el tiempo…somos conscientes de lo valioso que es el juego y el tiempo libre a su edad. Muchas veces publico actividades viejas, como esta semana en que publiqué cosas del mes pasado mientras ella hoy está en medio de un período en que no quiere saber nada de actividades ni de juegos educativos ni naa de naa!
Y de repente le agarra el “síndrome de las actividades” y pide y pide, y llena educajas, y quiere hacer lo que hace la hermana. Sea como sea, está aprendiendo a pasos agigantados…

– Con Gaia, de tener hace un año un programa bimestral donde todo se veía y se hacía, terminamos realizando una actividad diaria de mates y una de español (que muchas veces escoge ella) que no se rigen por un programa escolar sino por objetivos personales que me he propuesto de acuerdo a lo que yo considero “herramientas imprescindibles” para su vida, y de acuerdo a sus necesidades. El resto de las áreas son unschooling total. Cada actividad que realiza es porque ella quiere saber del tema. Ahora, por ejemplo, está metidísima con una lapbook sobre agujeros negros.

– Estas actividades no llevan más de 2 horas diarias máximo… el resto del día es SU tiempo, para lo que quieran hacer.

– Estamos 100% disponibles. Es decir, si una de las dos se acerca a preguntar lo que sea, se lo resolvemos en el momento, ya sea charlándolo, buscándolo en internet, viendo un video o leyendo un libro.

– Ellas participan en todas nuestras actividades. Nos acompañan al banco, al súper, a la reunión de vecinos, a la casa de los amigos, a arreglar el carro, al tianguis, al correo, a la biblioteca…. a todo. De este acompañamiento se generan valiosos aprendizajes.

– Tenemos rutinas básicas, como levantarnos, vestirnos, guardar pijamas y hacer la cama antes de desayunar. Luego de cada comida, levantan su plato y se lavan los dientes. Hace muy poquito incorporé cositas sencillas para Gaia como barrer la sala y las escaleras. Las dos me ayudan a poner la mesa. Fuera de estas rutinas, tratamos de fomentar la disposición y la colaboración.

Esas son básicamente las pautas con las que nos movemos en casa cuando hablamos de aprendizajes.

Planes para el futuro:

Acerca de lo que vamos leyendo de unschooling, nos gustaron algunas ideas para implementar con las nenas como:

– una compu a su disposición llena de cosas interesantes como pelis, videos, documentales, juegos interactivos, y todo lo que podamos meter… para que hurguen a gusto =)

– más salidas vivenciales a lugares que puedan despertarles “algo”… sobre todo en aquellas áreas que son muy ajenas a nosotros.

Ideas que surgen a partir de la búsqueda de motivadores:

– una “vitrina del conocimiento”!!! papá tuvo la idea de hacer como catálogos con posibles temas de diferentes áreas que seguramente solitas ni se les ocurriría que existen… para cada tema un dibujo y un título que cause curiosidad… y que ellas puedan hojear y elegir si algo les interesó. Peero lo lindo de la idea es que debajo del dibujo, poner subtemas con otro dibujo y otro más abajo, para demostrar que se puede profundizar un tema… tal vez lo que pudiera llamarles la atención es un dibujo de los de abajo, y ellas entenderían que para llegar a saber eso, primero deben saber lo de arriba… y el dibujo de abajo actuaría como motivador.

Acerca de lo que vamos leyendo de unschooling, hay cosas que definitivamente no nos cierran o no estamos de acuerdo, como:

– no tener horarios o rutinas, por ejemplo para comer o dormir. ¿Por qué no estamos de acuerdo? porque creemos que las rutinas se aprenden, no es que un buen día a los 15 años te levantás y decís “a partir de hoy quiero que mi vida sea más organizada”. Y en segundo lugar porque creemos que una vida familiar armónica tiene que ser justa para todos sus miembros… si mis hijos pueden comer cuando quieren, implica que yo esté a su disposición para alimentarlos cuando ellos quieren, todos juntos o de a uno y no me parece justo para mí… si ellos quieren irse a dormir cuando quieren, yo no podría programar por ejemplo, unas horitas con mi pareja para ver una peli o hacer lo que sea, o ese tiempo estaría supeditado al deseo de cada día de mis hijos, y tampoco nos parece justo.

– otra cosa que no nos cierra es que siempre piden aprender lo que necesitan. Cuando son más pequeños sí creemos (lo vivimos con Gaia y lo estamos viviendo con Zyani) que tarde o temprano aprenden a leer y a escribir, y a sumar y a restar. Pero sentimos que, por ejemplo, es importante para tu vida no sólo saber escribir, sino hacerlo correctamente, sin faltas de ortografía y de gramática, y no me imagino a un niño pidiendo aprender eso… es decir, sentimos que hay cosas que, elijas la profesión que elijas, deberías de manejar a la perfección. Dependerá de la inteligencia del padre hacer que ese aprendizaje sea atractivo. Otro ejemplo sería que un nene sí deduce solito las bases de la multiplicación, pero no me imagino que te pida aprender las tablas de multiplicar!! y son necesarias para tantas cosas en que necesitás de un rápido cálculo mental para resolver una situación cualquiera de la vida real. Sí coincidimos con papá que cuando ellas aprendan esas cosas básicas que consideramos “no negociables”, no ahondaremos en temas ni de mates ni de español que ellas no quieran aprender.

… en fin, aquí estamos, caminando y aprendiendo y desaprendiendo…. tal vez en un año escriba un post diciendo que lo que aquí escribí es una tontería total, y les cuente con entusiasmo que hemos tomado nuevos rumbos…

.. pero hoy por hoy, ésta es nuestra vida y nuestro día a día aprendiendo sin escuela, que esperamos seguirles compartiendo.

Escuela o homeschooling: ¿deciden los hijos o los padres?  24

Sé que es un tema muy polémico, pero siento la necesidad de “pronunciarme” al respecto, jeje…

Mucho se ha hablado y se hablará, de ambos bandos.

Madres que escolarizan, muchas veces dicen que son los niños los que piden ir al cole porque se “aburren” en casa. Pero también otro grupo dice que no se le puede preguntar al niño si quiere ir a la escuela, porque obvio que querrá quedarse “jugando” en casa.

Entonces salen los homeschoolers como fieras y responden, al primer grupo, que si sus hijos se aburren en casa será porque no se les ofrecen actividades atractivas ni motivación; y al segundo grupo que deberían escuchar más a sus hijos y respetar lo que ellos quieren.

Sea como sea, siento que el tema de fondo es que hay un miedo de parte de los padres (que escolarizan o que hacen HS) de decir:

“yo elegí esta forma de educación para mi hij@ porque he evaluado todas las opciones y considero que ésta es la mejor para él. Y punto.”

¿Cual es el problema de reconocer que estamos eligiendo nosotros? yo creo que es lo correcto, porque a los 3 o 4 años un niñito no tiene la capacidad de elegir qué tipo de educación le conviene (sí creo que esto cambia cuando se hacen más grandes), y somos los papás los que tenemos la responsabilidad de tomar esa decisión. Eso no quita que podamos equivocarnos!! Pero la decisión es nuestra.

Podemos poner mil excusas justificando tal o cual decisión, pero la realidad -nos guste o no- es que nosotros, consciente o inconscientemente, elegimos por nuestros peques de acuerdo a nuestras convicciones y creencias. En definitiva: de acuerdo a lo que somos.

Elegimos por ellos cuando:

– les inculcamos una religión o el ateísmo

– los llevamos a vivir a la ciudad, a un pueblo o al medio del campo

– les damos 80% de arte porque creemos que es mejor que las mates… o al revés

– no les compramos juguetes “consumistas” y los llenamos de cositas hechas con nuestras manos… o al revés

– los anotamos en tal o cual extraescolar

– le prohibimos la tele, o dejamos que vean a placer

– los escolarizamos o los educamos en casa

– hacemos unschooling radical o llevamos programas estrictos

…………………………………………… y mil etcéteras….

Mi creencia ultrapersonal es que un hij@ te elige a ti (seee, otra afirmación polémica, pero qué se le va a hacer, es en lo que creo), y por algo TÚ eres su mamá y no cualquier otra mujer.
Y es inevitable que ellos se críen según lo que tú eres… sería imposible criarlos en la objetividad total!! Lo querramos o no, estamos influyendo todo el tiempo con nuestras decisiones y acciones, pequeñas o grandes.

Creo que la clave es no dejar de escucharlos, observar cómo se sienten.. y cuando notamos que algo los molesta, o no se sienten cómodos, parar el mundo y sentarnos a resolverlo junto con ellos.

El el caso del homeschooling, lo fantástico es que hacer los ajustes necesarios para que todo fluya sin llegar al extremo de escolarizar, depende exclusivamente de nosotras y de nuestros hijos… podemos cambiar tantas veces como querramos las estrategias, las maneras, los horarios, las actividades… todo!! Seguramente llegaremos a la solución y podremos seguir ofreciendo a nuestros peques la educación que elegimos para ellos =)

¿Y ustedes qué opinan? Se aceptan comentarios a favor, en contra, o neutrales… pero siempre con respeto.

La maravilla de observarlos aprender  6

Me FASCINA observar a las nenas…

… tratar de entender cómo son sus procesos mentales, la manera tan particular que tiene cada una de resolver las dificultades..

La mente del niño es simplemente ASOMBROSA.

Quiero compartir con ustedes dos de mis tantas observaciones, en este caso se trata de una actividad que realizó Zyani con sus regletas.
Comenzamos la actividad buscando qué regleta representa a cada número…

comenzó a hacerlo con seguridad y rapidez…

.. pero cuando la regleta fue lo suficientemente larga como para confundirla, decidió utilizar la regleta blanca del 1 como “unidad de medida”… me pareció una decisión genial!
Luego le di la regleta del 10 y le propuse que buscara regletas que, juntas, alcanzaran el mismo tamaño de la regleta del 10 (es decir, sumas camufladas jeje):

… para mi sorpresa, se levantó y tomó el ábaco… ya aprendí a no interrumpir ni interferir en sus acciones, así que seguí observando llena de curiosidad…
… y lo que hacía era:

… hacer una línea que sumara 10, por ejemplo tomemos la de arriba:
2+1+5+2

… y luego con el ábaco se aseguraba de que realmente sumaran 10.
Lo que más me sorprendió es que trató de usar los mismos colores que las regletas. Si se fijan en la foto, con el “1” no pudo porque no había perlitas blancas en su ábaco, por eso utilizó el naranja. 
Siento que tal vez aún necesita contar de uno en uno, cosa que no puede hacer con las regletas.
De no haberme quedado cerca observando, jamás me hubiera enterado de sus procesos… por eso es tan importante la observación cuando hablamos de educación.
Por último les dejo un mini-video de este proceso… lamentablemente mi cámara graba videos de 30 segundos, pero es más que suficiente para compartirles estos instantes maravillosos donde los peques nos permiten ver por segundos lo complejos y maravillosos que son sus procesos de aprendizaje.

Hablamos de Homeschooling en radio  16

con el simpático Edmundo, desentrañando los misterios del homeschooling 😉

Hace unas semanas, recibí una invitación grata e inesperada: Mercedes, una cyberamiga, me escribió para invitarme a hablar de homeschooling en el programa “Buenas Noches Puebla”, de Cinco Radio.

Nos pusimos de acuerdo, y el pasado miércoles arrancamos con mi compi y las nenas para la radio.

Edmundo Meza, un señor encantador, nos recibió, nos entrevistó y nos hizo sentir como en casa. Nos dieron una hora y media! para hablar sobre todos los aspectos del homeschooling.

Fue una experiencia enriquecedora para los cuatro. Hace unos días en las redes sociales comentaba que si un solo radioescucha respiraba tranquilo porque había otra opción para sus hijos, yo me daba por satisfecha.

Anoche llegó la llamada. Suena el teléfono y una mamá que escuchó el programa me cuenta que está con su hijito aquí en Puebla, desesperada porque el cole no es para él. Gracias al programa conoció la opción, y ya nos pusimos en contacto para brindarle todo el apoyo que necesite.

El propósito está cumplido =)