Me parece que fue ayer cuando pisé por primera vez un módulo de INEA…. Gaia tenía 7 años, y en ese momento me parecía súper lejano el día en el que ella debería inscribirse para certificar su primaria.

En ese entonces no tenía muy claro si certificaría primaria con 10 años, o nos esperaríamos a los 15 para que certificara primaria y secundaria de una sola vez. Mi único motivo de la visita a INEA fue el de informarme. Creo firmemente que la información nos da poder, no basta con el deseo o las buenas intenciones. Llegué a INEA con una lista de preguntas, y no salí del edificio hasta tener todas las respuestas… bueno, al menos eso fue lo que me hicieron creer.

En agosto del año pasado Gaia inició su proceso de certificación de primaria, y ya casi termina. Quisiera compartirte 3 conclusiones personales. El único objeto de publicarlas es ampliar tu panorama, para que tengas más referencias a la hora de tomar tus propias decisiones.

 

1- Para mi hija fue muy enriquecedor hacer el programa 10-14 y no esperarse a los 15 años

Sé que muchas familias consideran que es mejor esperarse a los 15 años para certificar primaria y secundaria a la vez. En nuestro caso, no me arrepiento para nada el haber apoyado a Gaia para que inicie su certificación a los 10 años. Sentí (y sigo sintiendo) que es una edad ideal para empezar a «soltar» y dejar que los chicos practiquen habilidades que hemos enseñado, aprendan habilidades nuevas, y las utilicen para lograr un propósito.

¿Cuáles fueron los beneficios?

– Tuvo que aprender a rendir cuentas a una persona que no era ni mamá ni papá

– Ejercitó su autonomía al pedir los libros de cada módulo, consultar dudas, preguntar fechas de exámenes

– Gestionó su tiempo para completar los módulos a tiempo, para poder rendir los exámenes en los tiempos que ella misma estableció

– Conoció de primera mano la estructura de un examen, y desarrolló estrategias para hacerlos a tiempo, para revisarlos, para elegir bien las respuestas

– Conoció mejor sus fortalezas y debilidades y su relación con el logro de un objetivo

– Se autoevaluó, detectando las áreas y contenidos que debía reforzar

– Examinó el sistema educativo de cerca, y sacó sus propias conclusiones acerca de los currículums estandarizados y los criterios de evaluación

– Fortaleció su confianza en sí misma al palpar los resultados e ir acercándose al objetivo final

 

Por otro lado, a mí me parece que teniendo el certificado de primaria facilita la cosa si los chicos deciden luego que quieren hacer su secundaria presencial. No habrá prisas ni estrés para obtener la certificación a último momento.

También la experiencia facilita el camino si los chicos quieren empezar a tomar cursos más estructurados de esto o aquello (cosa que es muy probable que suceda), ya que el proceso de certificación de primaria los ha llenado de herramientas valiosas como las que nombré arriba.

El programa 10-14 es súper, súper amigable. Deberíamos aprovechar esto para relajar, para regalar a los chicos oportunidades de conocer y experimentar cosas nuevas, para ofrecerles «una probadita» del sistema sin que lo resientan (como cuando comenzaron a comer sólidos y paulatinamente íbamos ofreciéndoles nuevos sabores y texturas). 

 

2- El tiempo que les llevará certificar deberían estipularlo los chicos (aunque se equivoquen), no los padres

En nuestro caso, Gaia desde un principio decidió hacer el proceso lo más rápido posible. Esto significaba rendir 2 módulos al mes, con el llenado de libros correspondiente. A mí me pareció que sería demasiado pesado, pero decidí respetar su decisión. Lo tomé más bien como un reto que ella se había propuesto, y quería apoyarla en un 100%.

Al tercer mes, estaba súper estresada y malhumorada, realmente no estaba disfrutando el proceso como era mi intención. Además, había abandonado todos sus proyectos personales porque no le restaba energía para seguirlos. Confieso que me sentí culpable por no haber sido yo quien decidiera los tiempos.

Le propuse sentarnos a charlar, y así lo hicimos. Luego de evaluar la situación, ella me dijo que mejor se relajaba  e iba viendo cuándo rendir. A partir de ese momento, dependiendo el módulo y sus demás proyectos, a veces rendía 2 módulos al mes, otras veces podían pasar 2 meses y no presentaba ninguno. El cambio fue muy positivo para ella, ya que a partir de ese momento comenzó a disfrutar del proceso y a no dejar de lado sus proyectos personales.

Siento que estuvo perfecto que haya sido ella la que decidiera cómo encarar el proceso, cuándo acelerar y cuándo frenar. Definitivamente fue un gran aprendizaje que le servirá para cualquier objetivo que se proponga, hoy y en el futuro.

 

 

3- Los procedimientos en INEA cambian de acuerdo a los estados, las regiones y hasta los centros!

Si hay algo que aprendí en estos meses, es que cada centro de INEA da una información diferente. A veces porque en cada lugar los mecanismos son diferentes, otras porque están desinformados, y muchas otras veces porque hay algunos intereses en medio que determinan el tipo de información que te brinden.

¿Y qué tipo de información es la que cambia de un sitio a otro?

los papeles que te piden para inscribirte: en algunos centros te piden acta de nacimiento, fotos en blanco y negro y CURP, en otros sólo las fotos y el curp. En ambos te piden identificación oficial del padre o tutor.

la modalidad de «cursada»: en algunos lugares no es necesario que asistas a las clases de apoyo con el asesor, en otros te obligarán a ir, y ooootros te dicen que es obligatorio asistir, pero te dan chance de presentar una carta explicando por qué tu hijo se prepara con sus padres en vez de ir cada día con el asesor.

el tipo de exámenes que tu hijo presentará para certificar. Hay centros que te dicen que la única manera es presentando los 12 exámenes (con el llenado previo de los 12 libros) con un máximo permitido de 2 exámenes al mes; en otros centros te dan la opción de hacer un examen diagnóstico (único) que abarca los 12 módulos. Si tu hijo aprueba, te dan el certificado de primaria, si no aprueba las preguntas de alguno de los módulos, luego sólo deberá llenar los libros de los módulos no aprobados, y se le tomará como aprobados aquellos módulos que sí respondió correctamente.

la forma de llenado de los libros: en algunos centros te dan los libros impresos y tu hijo los llena con lápiz. En otros centros te dan de alta en el portal de INEA, y los libros se llenan en línea, desde la compu de casa o desde las compus del centro (si las tuvieran)

la forma de hacer los exámenes: en algunos centros los exámenes son impresos y se llenan con lápiz, en otros centros los exámenes se hacen en línea. La diferencia (además del tema motriz y de que tu hijo esté familiarizado o no con el llenado digital) es que cuando los exámenes se hacen en línea, el resultado es inmediato. Es decir, tu hijo presiona el botón de «enviar examen» y un segundo después le aparece la calificación en la pantalla. En cambio cuando el peque realiza el examen impreso, los resultados pueden tardar hasta 20 días.

las «obligaciones» que tendrás con el centro una vez que inscribas a tu hijo: en algunos centros te dicen que, una vez que tu hijo está inscrito, no puedes cambiarte a otro centro. En cambio en otros te dan la libertad para cambiarte, por ejemplo, para rendir secundaria. Otra: en unos centros te dicen que si elegiste certificar primaria por módulos, en secundaria debe ser igual. En cambio en otros centros te dan la libertad para cambiarte de sistema (por ejemplo, rendir primaria por módulos y rendir secundaria por examen diagnóstico).

¿Por qué te cuento todo esto? Porque yo no lo sabía, y me hubiera ENCANTADO tener toda esta información antes de decidir en qué módulo inscribir a Gaia. Te sugiero que, llegado el momento, visites varios centros y preguntes por cada uno de estos puntos, y elijas el que más se adecúe a tus preferencias y las de tu hijo.

También te aconsejo que te unas a grupos virtuales de apoyo, cuyos administradores son asesores confiables de INEA. Nadie mejor que ellos para asesorarte. Te recomiendo el grupo donde estoy yo, de mi querida Vianney Gallardo. Puedes unirte AQUÍ.

 

¡Hasta la próxima!

Autor del artículo: Laura Castellaro (321 Posts)

Fundadora de ALAS y argentina adicta al mate, viviendo en México desde 2002. Músico y apasionada investigadora de todo lo que tenga que ver con los procesos de aprendizaje en los niños, proyectos educativos alternativos y necesidades educativas del siglo XXI. Educa sin escuela a sus dos hijas Gaia (2004) y Zyania (2008). Si te interesa el homeschooling, únete a su grupo privado de Facebook!


Opt In Image
Si te gustó este artículo...
¡Apúntate a mi boletín quincenal!

Cada 15 días te enviaré los últimos artículos publicados, tips y consejos, recursos, nuevos cursos para padres y mucha info valiosa:

¡Seguimos en contacto mediante el boletín! Laura.-