¿Cómo enseñar a multiplicar a los niños?

mayo 30, 2013 en Actividades para primer ciclo de primaria, Artículos, Estrategias de enseñanza / aprendizaje por Laura

 

multiplicaciones

Cuando llega el momento de enseñar a multiplicar a los chicos, una puede entrar en pánico. ¿Cómo cuernos hacer? ¿Por dónde empezar?

 

Ok, empecemos por el principio:  ¿Cuándo es el momento?

Cuando el niño tiene la madurez y los conocimientos previos como para aprender:

  • Debe saber sumar, sobre todo mentalmente.
  • Debe saber contar de 2 en 2, de 3 en 3, etc.
  • Debe poder resolver problemas concretos en los que se requiera la suma o la resta o ambas para su resolución.
  • Y lo más importante de todo: debe estar interesado en aprender a multiplicar.

 

El error más común: empezar por la memorización de las tablas. ¡Ay las tablas! La gente tiene una obsesión con ellas. Siempre cuento que cuando alguien se entera de que Gaia no va a la escuela, me miran con asombro, luego voltean a verla a ella y lo primero que le dicen es ¿y ya te sabes las tablas?

Las tablas son la última cosa que un nene debe aprender para cerrar el tema de aprendizaje de la multiplicación.

 

¿Cómo empezar?

Trabajando el concepto de que una multiplicación es una suma sucesiva de un mismo número. Por ejemplo:

4     x      3 es:

4 veces 3, es decir:

3+3+3+3

 

¿Qué recursos utilizar en este punto?

Yo recomiendo 2 recursos: las regletas y los cuadros de doble entrada como éste:

tablamulti

 

Estos cuadros sirven para colorear cualquier multiplicación de números hasta 10. Si tenemos que resolver, por ejemplo, 4×5, ubicamos el 4 en la columna izquierda de la tabla y el 5 en la fila superior, y coloreamos el cuadrado resultante de la intersección, y luego todos los cuadraditos de “adentro”. Luego si el peque suma los cuadritos coloreados, obtendrá el resultado de la multiplicación.

Con estos 2 recursos vamos a empezar a trabajar la suma sucesiva de números, y comprobar el resultado. También nos servirán para ensañar que el orden de los factores no altera el resultado (4×3 da el mismo resultado que 3 x 4).

Si quieres descargar la plantilla de cuadritos, haz click AQUÍ.

El blog seeducansolos.wordpress.com ha publicado este video buenísimo para entender cómo se utilizan las regletas para aprender a multiplicar. Si quieres verlo, haz click ACÁ.

 

¿Y luego, qué sigue?

Una vez que el nene comprende cómo funcionan las multiplicaciones y puede experimentar con ellas en forma visual (cuadros de doble entrada) y manipulativa (regletas), es hora de que empiece a aplicarlas en situaciones concretas. La herramienta principal: una calculadora.

Regálale una calculadora (si aún no tiene una) y enséñale cómo hacer una multiplicación.

Y luego… ¡a practicar! Puedes utilizar problemas en su cuaderno, pero también puedes utilizar situaciones de la vida cotidiana: contar cuántas baldosas tiene la sala, cuánto dinero necesita para comprar su dulce preferido para cada uno de sus amigos… puedes llevarlo al súper (siempre con su calculadora en mano) y mientras se pasean por las góndolas, irle preguntando: “aquí dice que la mayonesa está a 35 pesos… tú que tienes la calculadora, ¿me puedes decir cuánto me saldrían 5 mayonesas?”. Para cuentas muy sencillas, puede practicar el cálculo mental (ten en cuenta que va a estar haciendo sumas sucesivas, así que no lo presiones y déjalo pensar todo lo que quiera).

Y cuando estés segura de que conoce el proceso y lo sabe aplicar con su calculadora o su cabeza, entonces puedes empezar a enseñarle las tablas.

Para empezar a ver las tablas con Gaia, utilicé 2 recursos que puedes conocer en este post que escribí hace tiempo, y también en este otro.

También hay muchas apps que harán que los chicos vayan aprendiéndoselas de forma muy divertida. Y si buscas, hay métodos muy curiosos, por ejemplo hay un método para aprender las tablas del 6 al 9 con los dedos, que puedes ver ACÁ.

Si quieres descargar un memorama de las tablas de multiplicar, haz click AQUÍ. A diferencia de los memoramas comunes, aquí debes hacer 2 grupos separados: las tarjetas de preguntas por un lado (3×5) y las de respuestas por el otro (15). Por lo demás, se juega como cualquier memorama, sólo que los chicos sacarán una ficha del grupo 1 y tratarán de emparejar con el resultado sacando una tarjeta del grupo 2.

Y un último consejo: no te agobies por el tema del aprendizaje de las tablas de multiplicar. Te aseguro que es mucho más importante que tu hijo sepa aplicar una multiplicación correctamente que haber memorizado las tablas. Eso vendrá con el tiempo, luego de utilizarlas y utilizarlas.

 

La pregunta del millón: ¿es importante que los chicos memoricen las tablas?

Yo creo que sí es importante, ya que no siempre vamos con una calculadora en la mano o en el bolsillo, y a mí en lo particular no me gustaría ser una dependiente del aparatito y no poder calcular rápidamente en pequeñas actividades de la vida cotidiana que requirieran del uso de una multiplicación. Creo que el punto importante es que la memorización de las tablas no sea el eje sobre el que gira el aprendizaje de la multiplicación.