Post dedicado con mucho cariño

a los estudiantes de la Secu de ALAS

y publicado como información general

para quien desee saber más del tema.

 

Cada vez hay más escuelas y universidades que reemplazan el examen tradicional por el portafolio de evidencias. Por esta razón en ALAS consideramos de suma importancia que los padres (en el caso de Kinder y Primaria) y estudiantes (en el caso de nuestra Secu) aprendan a elaborar informes increíbles que reflejen cabalmente lo trabajado a lo largo del ciclo lectivo.

 

¿Qué es un portafolios de evidencias?

Como ya te conté, un portafolio de evidencias es una carpeta (virtual o física) con la recopilación de todos los trabajos, proyectos y actividades de un estudiante.

El material que se recoge en estas carpetas constituye un testimonio que ilustra el proceso seguido, las evoluciones experimentadas y los logros alcanzados y es, por ello, que en ocasiones se le denomina “dossier progresivo”.

El portafolios de evidencias es una forma de evaluación que reemplaza al examen tradicional. Nora Martínez Sanchez, profesora de la universidad de Monterrey, expresa lo siguiente:

“El portafolio es considerado una forma de evaluación del aprendizaje alterna a mecanismos tradicionales como los exámenes. En Estados Unidos, se asocia con el movimiento de evaluación auténtica, caracterizado, entre otras cosas, por la concepción de prácticas evaluativas en las que el estudiante se involucra de forma activa en la valoración de su propio desempeño (Grace, 1992).

Los proponentes de esta herramienta argumentan que los mecanismos tradicionales tienen la debilidad de ser aplicados al final del ciclo de aprendizaje y de ser utilizados únicamente para clasificar a los estudiantes. Además, establecen que estos mecanismos tradicionales fragmentan los conocimientos y las habilidades de los alumnos (Murphy, 1997); por tanto, visualizan el aprendizaje como un evento único, sin posibilidad de desarrollo.

Las críticas contra los métodos tradicionales de evaluación están íntimamente ligadas al surgimiento de nuevas ideas respecto al proceso de enseñanza-aprendizaje, en particular a la noción de que el aprendizaje es un proceso dinámico y complejo (Wolf y Siu-Runyan, 1996), y por tanto requiere ser evaluado mediante técnicas que representen dicho dinamismo. Tal como lo indican Farr y Tone (1994), existe un interés excepcional en la comunidad educativa por la instrucción visualizada como un proceso, y por la evaluación de su efecto por medio de técnicas que manifiesten la naturaleza procesal de la enseñanza y el aprendizaje. El portafolio satisface este interés, dado que:

hace evidente el crecimiento académico y formativo del estudiante. Se afianza en el trabajo mismo y permite al alumno reconocer su propio proceso de aprendizaje; es por ello que resulta un instrumento más confiable que la evaluación tradicional (Argudín, 2001, p. 38).”

Por su parte, el portafolio o carpeta de trabajos se compone de los siguientes elementos:

  1. Presentación del estudiante y datos generales (matrícula, ciclo lectivo, ciudad y país de residencia, fecha de nacimiento, etc.)
  2. Objetivos formativos: contenidos de aprendizaje que asume cada estudiante en forma personalizada y que será la base de su evaluación
  3. Producciones: documentación de las diferentes actividades desarrolladas en cada área
  4. Recursos utilizados para lograr los aprendizajes descritos (libros, programas, videos, talleres, exeriencias, etc.)
  5. Diario de campo, donde cada estudiante anota sus reflexiones sobre su propio proceso de aprendizaje

 

Las producciones: ¡FOTOGRAFIAR CORRECTAMENTE!

En este artículo quiero centrarme en el elemento número 3: las producciones. En el caso de ALAS (y de muchos otros proyectos a distancia), como presentas tu portafolio a través de un archivo PDF, podemos decir que la FOTO es tu elemento más valioso para mostrar las producciones realizadas durante el ciclo lectivo.

Lo peligroso es que si no sabes fotografiar adecuadamente dichas producciones, el portafolio de evidencias será un fracaso total.

A continuación quiero darte algunos consejos:

a) Saca fotos a TODAS tus producciones. Y no sólo al producto final: saca fotos a todo el proceso.

b) Escanea tus mejores trabajos de cada área e inclúyelos, aunque cada uno te ocupe una hoja de tu portafolios.

c) Cuando saques una foto revísala para asegurarte de que haya salido muy nítida.

d) Las fotos de ti posando no son suficientes para acreditar ningún conocimiento. Está padrísimo que incluyas este tipo de fotos, pero siempre acompañadas de otros momentos del proceso de aprendizaje que demuestren que en verdad has trabajado sobre ese tema. Voy a compartir algunas fotos de mi hija Zyani, para mostrarte con ejemplos lo que intento decirte:

Ejemplo 1: Imagina que en los objetivos formativos yo puse: “Investigación sobre regionalismos”. Tengo una foto de Zyani investigando en su compu el tema, pero si sólo pongo esta foto, no será suficiente para comprobar que éste se ha trabajado:

 

Entonces… ¿cuál sería evidencia fotográfica suficiente? Por ejemplo, poner esta secuencia de 4 fotos sería evidencia suficiente:

¿Entiendes la diferencia? En este collage de 4 fotos se puede apreciar todo el proceso de investigación y aprendizaje.

Ejemplo 2: En los objetivos formativos puse “Investigación acerca de los países de América del Norte – Ubicación, nombres y capitales, relieve“. Pero resulta que para evidenciar lo aprendido, decido poner esta foto:

La foto está súper genial, se ve en la compu que realmente está leyendo sobre el tema (siempre intenta que en tus fotos frente a la compu se vea qué hay en la pantalla), se ve un mapa en el escritorio… pero esta foto por sí sola no es evidencia suficiente de que se trabajó el tema, porque no refleja el proceso completo.

Te comparto una secuencia de fotos donde se ve realmente lo trabajado.

 

e) Si vas a reducir el tamaño de las fotos, hazlo, pero cuida de que no queden demasiado pequeñas o borrosas. Recuerda que quien verá tu portafolios de evidencias no tiene ni idea de las actividades que realizaste, por lo tanto no puede estar deduciendo esa mancha borrosa de la foto. Cada foto incluida en el portafolios debe ser lo suficientemente significativa, grande y nítida como para que cualquiera entienda cuál es la producción o actividad que estás mostrando.

Siguiendo con el ejemplo anterior, voy a compartirte a modo de ejemplo un collage con las mismas fotos de arriba, pero con el tamaño inadecuado:

¿Viste la enoooorme diferencia con el collage de arriba?

 

Consejo final:

Por último, quiero instarte a que utilices tu portafolio de evidencia para presumir todas las cosas maravillosas que realizas/experimentas/vives en tu día a día, ésas que te dejan grandes aprendizajes.

Eres muy afortunado por no tener que someterte a exámenes arbitrarios y periódicos. Marble Falls Academy, nuestra escuela de USA asociada, espera cada año portafolios geniales y significativos, que demuestren que es posible otra forma de acreditar conocimientos.

Lo único que se te pide es que estés a la altura de las circunstancias. No tengo duda de que puedes lograrlo =)

Te mando un abrazo, ¡Felices vacaciones!

Laura.-

Autor del artículo: Laura Castellaro (319 Posts)

Fundadora de ALAS y argentina adicta al mate, viviendo en México desde 2002. Músico y apasionada investigadora de todo lo que tenga que ver con los procesos de aprendizaje en los niños, proyectos educativos alternativos y necesidades educativas del siglo XXI. Educa sin escuela a sus dos hijas Gaia (2004) y Zyania (2008). Si te interesa el homeschooling, únete a su grupo privado de Facebook!


Opt In Image
Si te gustó este artículo...
¡Apúntate a mi boletín quincenal!

Cada 15 días te enviaré los últimos artículos publicados, tips y consejos, recursos, nuevos cursos para padres y mucha info valiosa:

¡Seguimos en contacto mediante el boletín! Laura.-