4 consejos para acompañar a tu adolescente homeschooler

adolescencia-homeschool

.

Soy mamá de una adolescente que en unos meses cumplirá 13 años. Como siempre digo, cada nueva etapa de los hijos es un reto para reinventarnos, revisar objetivos y prioridades, y reacomodar nuestro día a día para caminar hacia la dirección correcta.

Soy una persona muy reflexiva. Muy. En este último año he reflexionado tanto acerca de mi flamante adolescente y la mejor manera de acompañarla en su camino hacia la adultez! La veo y me emociona verla tan grande… su cuerpo ha cambiado tanto! Ya me alcanzó en estatura, y creo que seguirá de largo. Sus pensamientos y emociones también han cambiado, y cambió su forma de hablar (o callar), su manera de expresar lo que siente (muchas veces con explosiones de euforia o enojo).

También cambió su mirada… antes miraba como si el mundo sólo estuviera habitado por el ser más maravilloso: yo. Ahora mira a través de mí. Me observa, me analiza, presiente qué estoy sintiendo y por qué siento así… puedo sentir cómo me lee el alma cuando me abraza sin decir nada, como sabiendo que lo que yo necesitaba en ese momento era un abrazo fuerte, como los que ella sabe dar tan bonito. También me reprueba, a veces en silencio y otras con algún reproche;  ahí me doy cuenta de que ya tomó conciencia de que mamá es una simple e imperfecta mortal, y en el fondo de mi corazón hago duelo por aquella niñita que sólo me admiraba y me consideraba perfecta.

A veces me asusta el cambio, para qué te digo otra cosa. Otras veces me maravilla, y pongo todo de mí para adaptarme a los cambios.

Hoy quiero hablarte de 4 cosas que considero súper importantes a la hora de acompañar a mi adolescente homeschooler en esta etapa de su vida. 4 cosas que me están ayudando a que nuestro camino sin escuela sea como ha sido hasta ahora: mágico, productivo, cercano, con sentido. Sin más, éstos son mis consejos…

.

1- NO DESCONECTES NI TE ALEJES

Como te decía arriba, los cambios a veces asustan. Como nuestros hijos no responden como estamos acostumbrados a que lo hagan, nos sentimos desconcertados, y podemos caer en el error de cerrarnos o alejarnos un poco, más aún si hay otros hijos menores en casa. Si hay algo que aprendi con mi hija, es que en esta etapa les cuesta más pedir atención, compañía, mimos o acompañamiento. Pero esto no significa de ninguna manera de que no necesiten mucho (muchísimo!) de todas estas cosas.

No l@ sofoques, pero mantente cerca, muy cerca de tu adolescente. Comparte tus proyectos y anhelos con él/ella y escucha todo lo que tiene para contarte en el día a día (que no es poco). Abrázal@, dile lo mucho que l@ amas. Házle saber a cada momento lo orgullos@ que te sientes de él/ella.

Interésate en sus pasiones e intereses de hoy: lee el libro que a él/ella de encanta para comentarlo luego, miren juntos la serie o peli que adora, escucha su música, investiga acerca de esos temas de los que te habla constantemente para poder hacer aportes interesantes. El adolescente adora compartir sus intereses contigo.

Hagan cosas juntos en casa, programen salidas a solas, rían mucho, sean confidentes, tengan proyectos en conjunto que l@s emocione. Estos años son maravillosos, porque tu adolescente ya está grande como para hacer muchísimas cosas que antes, por inmadurez, no podías compartir con él/ella. Y estos años pasarán muy rápido, tan rápido como ha pasado su niñez. Disfruta.

.

2- ENFÓCATE EN LO IMPORTANTE EN ESTE MOMENTO DE SU VIDA

Cuando pensaba en la adolescencia de mi hija mayor, cuando ella aún era pequeña, me preocupaba mucho no saber de química, física o filosofía… ¿cómo iba a hacer con el homeschooling y sus necesidades académicas? ¿Tendría dinero para profesores particulares? ¿O ella quedaría semi-analfabeta?

Y bueno, ha llegado el momento tan soñado. Hoy he de decirte que lo que menos me preocupa es qué aprenderá de química, física y filosofía. De hecho, me importa poco que lo aprenda ahora.

Hoy tengo mi propia lista de las áreas que creo fundamentales en esta etapa de su vida, y que serán determinantes para que ella llegue a ser una adulta feliz, plena, sana y productiva. Te comparto mi lista por si te sirve algo =)

  • Comprensión profunda y global del mundo y época en la que le tocó vivir, con sus oportunidades y desventajas, con sus maravillas y horrores. “Conociendo y entendiendo al mundo y sus códigos, puedo insertarme con seguridad, confianza y con las precauciones necesarias para cuidar mi integridad, utilizando el lenguaje y las estrategias adecuadas para tomar del mundo lo que necesito y aportar lo que el mundo necesita de mí”.
  • Espíritu compasivo, sensible, empático y solidario con el planeta y con quienes lo habitan.
  • Descubrimiento de su propósito de vida: “Para qué estoy aquí, qué me inspira y motiva que pueda desarrollar, que beneficie a los demás y haga de este mundo un lugar mejor de lo que lo encontré”.
  • Desarrollo de 3 hábitos: Disciplina, voluntad y buena actitud.
  • Salud y nutrición: “Mi cuerpo es maravilloso y necesito conocerlo, mantenerlo sano y bien nutrido, ejercitarlo y cuidarlo mucho, porque es el único que tengo”.

Y claro, de estos puntos se desprenden muchos objetivos concretos, su plan de estudios y un camino de aprendizaje a recorrer. Ya te iré contando más acerca de cómo trabajamos estos puntos en próximos artículos.

.

3- SÉ UNA FIGURA ASERTIVA DE AUTORIDAD

Tu adolescente sigue necesitándote como referente y guía. No te hagas a un costado ni, por el contrario, intentes implementar un autoritarismo ciego. En vez de explayarme en este apartado, te invito a leer AQUÍ un artículo acerca de autoridad positiva que me ha encantado porque expresa muy bien lo que quiero decirte. ¡No creo poder escribirlo mejor!

.

4- COMIENZA A SOLTAR

Lo sé, cuesta mucho. Pero en algún momento tenemos que empezar a soltar para que el camino hacia la independencia sea suave, orgánico, enriquecedor, y los errores que pudieran cometer en el proceso no sean demasiado graves o con consecuencias difíciles de revertir.

Tomar decisiones responsables y conscientes es una habilidad que requiere de mucho entrenamiento. ¿Por qué esperar a que sean mayores para soltar, acarreando con ello consecuencias muy graves, producto de la total falta de experiencia de nuestr@ hij@ en este campo?

En primer lugar, dile a tu adolescente cuánto confías en él/ella. Y luego comienza a soltar primero en pequeñas cosas, y cuando sientas que hubo aciertos, desaciertos y aprendizajes, sigue soltando, cada vez en cosas más importantes. Ceder el control puede resultar muy conflictivo para algunos papás, pero por su bien hay que hacerlo, cuidando de quedarnos cerca, bien cerca, por si las cosas no van como ellos se imaginaron, o por si necesitan algún consejillo o sugerencia. Y pase lo que pase, jamás recrimines una decisión mal tomada. Más bien ábrete y charlen, analicen, saquen lo positivo y aprendan de lo negativo. ¡De eso se trata crecer!

Duele que se equivoquen, cómo no (lloro al recordar algunas desilusiones). Pero dejarlos tomar decisiones es la única manera de ayudarlos a convertirse en personas más sabias, responsables, intuitivas y reflexivas.

Y por último, quiero decirte que tener un hijo adolescente es la cosa más maravillosa que puede pasarnos, digna de ser vivida como un momento sagrado y único.

 

La PROACTIVIDAD, cualidad indispensable para lograr lo que te propongas

Hace unos días atrás, un post que publiqué en el grupo privado de ALAS (Facebook) generó mucha controversia, explosión, opiniones encontradas y hasta ofensas.

El tema central de mi mensaje era mi preocupación al ver que muchas familias toman la decisión de desescolarizar a sus hijos sin estar mínimamente informadas, y sin hacer uso de una herramienta básica para cualquier padre que desea hacerse 100% responsable de la educación integral de sus hijos: la PROACTIVIDAD.

.

Muchas mamás se ofendieron mucho, porque interpretaron que a mí me molestaba estar respondiendo preguntas, o que estaba juzgando a esas mamás no-proactivas. Otras mamás dijeron que yo no podía decir quién puede hacer homeschooling o no, porque no conozco a esas familias.

Yo JAMÁS le diría a alguien si es apto o no para hacer homeschooling. Pero sí, como divulgadora de esta opción educativa, considero mi deber el hacer un llamado de atención y decir: “Ojo al piojo, que para hacer HS y que funcione bien para los chicos y tu familia, tienes que tener la actitud correcta. Si no la tienes, ponte las pilas y trabaja en ello, porque si bien somos muchos los que estamos dispuestos a dar una mano, en definitiva no podemos ayudarte si tú primero no pones de tu parte”.

No es un juicio. No es una falta de ganas de ayudar o de responder preguntas. Es simplemente un llamado de atención para ayudarlos a despabilarse, a quitarse de encima la pasividad que nos inculcó la escuela, y a tomar las riendas de las decisiones que toman.

He decidido escribir este post para desarrollar a fondo el tema, con la esperanza de que todo lo escrito aquí sirva como disparador de revisiones, reflexiones y crecimiento personal.

.

 

¿Qué perfil debe tener un papá/mamá que educa a sus hijos en casa?

Tal vez hayas leído a personas que responden a esta pregunta con un “Cualquier padre que ama a sus hijos puede hacer homeschooling, no necesitas nada más”. Y esta respuesta está mal planteada. ¡Claro que el amor a los hijos es lo que nos impulsa! Pero no podemos quedarnos en el amor en sí, sino utilizarlo como motivación para ser más valientes, para derribar paradigmas, para desescolarizar la mente acostumbrada a recibir pasivamente la información y ponernos a indagar, a buscar, a filtrar información. Y sobre toda las cosas, ese amor nos impulsa para atrevernos a tomar DECISIONES CONSCIENTES, basadas en todo el trabajo personal que realizamos en la búsqueda de un mejor camino para nuestros hijos… por amor a ellos, claro.

.

¿Y cómo logramos hacer todo lo enumerado en el párrafo anterior? Siendo PROACTIVOS. Revisemos qué significa la proactividad:

.

La proactividad es la actitud en la que la persona asume el pleno control de su conducta vital de modo activo, lo que implica la toma de iniciativa en el desarrollo de acciones creativas y audaces para generar mejoras, haciendo prevalecer la libertad de elección sobre las circunstancias de la vida. Una persona proactiva hace por sí misma que las cosas sucedan.

No importa que no sepas nada de nada de HS, que no tengas estudios superiores, que no recuerdes lo que viste en la escuela, que aún no estés organizada para hacer HS. Si eres una persona proactiva, o estás dispuesta a serlo, puedes lograr lo que sea, buscando los caminos que te lleven a tus objetivos, tomando las decisiones adecuadas, actuando y no esperando, indagando sobre lo que desconoces, creando lo que no encuentres.

Pero si no eres una persona proactiva, ni yo ni nadie puede ayudarte a avanzar, por más info que te demos peladita y en la boca.

.

A menudo me llegan mails o consultas en las redes sociales de padres que recién inician el camino. De un simple vistazo, yo puedo identificar al padre proactivo del que no lo es. Te voy a dar algunos ejemplos reales:

.

MENSAJE1

“Hola, soy nueva en esto del HS, me enteré hace poco que existe esta opción en México y estuve buscando información. Di con tu blog y con otros que contienen mucha información valiosa. De la lectura de los post me han surgido las siguientes preguntas:

.

– ¿Qué significa exactamente que en México existe un vacío legal?

– ¿Es necesario que uno de los padres no trabaje, o hay manera de organizarse si ambos trabajan?

– ¿Es necesario que yo elija una modalidad ahora (homeschooling-unschooling) o puedo ir probando cuál se adapta mejor a mi familia? Aún no entiendo muy bien esto de las modalidades…

– ¿Qué currículum me recomiendas que sea en español para mi hija de 13 años?

– ¿Tengo que hacer algún trámite en la escuela para darlos de baja?

Es todo por ahora. Saludos!”

.

Este mensaje me habla de una mamá proactiva. Ella sabe que si decide poner en sus manos la educación de sus hijos, el primer paso es moverse. Leer. Investigar. Devorar toda la info que encuentre y rumiarla. Y luego recurrir a grupos o personas que tengan más experiencia para que les ayude a resolver dudas puntuales. No importa que tenga un millón de dudas, que aún no cuente con la información básica. Su ACTITUD es lo que hace la diferencia. Esta mamá sabrá salir adelante en cualquier situación, porque en el día a día homeschooler es muy común que haya que salir a la búsqueda de información! nadie nos dirá qué hacer ni cómo hacerlo, porque el HS no es un sistemita con manual y todas las familias hacemos exactamente lo mismo, como sucede en el sistema educativo.

.

MENSAJE 2

Hola, me urge información de homeschool. Sacaré a mis hijos de la escuela el próximo ciclo escolar y quiero implementar su sistema.

.

Esta mamá claramente no tiene una actitud proactiva. Esto quiere decir que ella espera que otro (yo o cualquiera) haga su trabajo, que es el de sentarse un ratito en la compu a leer sobre el tema que A ELLA le interesa para SUS HIJOS.

.
No estoy hablando de que no tendrá mil dudas, de que no necesitará apoyo mío o de otro que vaya un poco más adelante que ella. Hablo de que si esta mamá no fue capaz de googlear “Qué es el homeschooling” o “Homeschooling en México” o “Cómo hacer Homeschooling”, de leer lo que encontraba y de anotarse tooooodas las dudas y puntos que no entendió para luego acudir a otra persona en busca de ayuda… es más, ni siquiera se ha despedido ni ha firmado su mail… entonces ¿Cómo le hará para superar los retos diarios en el día a día con sus hijos? ¿Cómo le hará para enseñar a sus hijos a ser autónomos y a buscar lo que necesitan, si ella no sabe hacerlo? En la escuela siempre hay alguien que te dice qué hacer, pero en nuestro caminar sin escuela no hay quien te dé un manual. Fundamentalmente porque cada familia lo hace diferente, entonces no tenemos otra opción más que hacer camino al andar, con todo lo que ello implica.

.

 

¿La proactividad es algo innato, o se puede cultivar?

.

Hay personas que son proactivas por naturaleza, y otras (como yo) fuimos cultivando esta cualidad, y la seguimos cultivando todo el tiempo. Por eso, si bien es una cualidad indispensable para hacer HS, no es una condición excluyente, ya que si no la tienes, dependerá de ti si la quieres desarrollar o no.

Te voy a contar lo que me pasó hace años. Cuando yo estaba pensando en crear un blog (allá lejos y hace tiempo), no conocía nada de nada acerca del tema. Entonces lo que hice fue darme de alta en unos de esos foros de chicos súper expertos en esas cuestiones (webmasters, programadores, diseñadores web), y que se ayudan entre sí y ayudan al que está empezando.

Claro! Yo estaba fascinada de estar rodeada de tanto experto. Y ahí comencé a preguntar y a preguntar. Siempre había quien me ayude. Y comenzó a hacérseme muy cómodo el llegar y preguntar, sin siquiera buscar info del tema. Hasta que un día, uno de los chicos que me había estado ayudando, me dejó el siguiente mensaje:

.

“Laura, te invito a revisar lo que ya ha sido publicado en los foros antes de preguntar. Muchos de nosotros ya invertimos tiempo en dar respuesta a esas preguntas, no tiene sentido duplicar información. Seguramente tu interés en el tema es suficiente como para perder unos minutos buscando. Cordialmente, x”

.

Yo quedé shokeada. Me caló muchísimo el mensaje, no me gustó nada! En ese momento me dije “Qué grosero, ¿qué le costaba responder si sabía la respuesta? Se tardaba lo mismo que escribir lo que me escribió”. Y anduve ofendida unas semanas.

Luego pude ver con más claridad. ¡La grosera era yo, por pretender que me den todo servido como niña chiquita, por pensar que los demás debían perder el tiempo repitiendo respuestas sobre algo que era de MI interés, no de ellos! Mi actitud había sido hasta ese momento ANTI-PROACTIVA. Y en mi actitud, había arrastrado a otros a tener que “atenderme”.

.

A partir de ese momento, entré a pedir disculpas y cambié mi actitud al 100%. Cuando quería hacer algo que no sabía, primer investigaba en la red, luego buscaba en los viejos archivos del grupo, y luego ya hacía mis preguntas. ¡Qué mensajes tan diferentes eran los míos! ¡Y las respuestas también eran diferentes! Porque los demás notaban mi cambio de actitud, y se esforzaban aún más en ayudarme.

Y desde que cambié de actitud, pude notar que había sucedido un cambio mucho más profundo dentro de mí: aprendía mucho más, ¡y no sólo del tema! Yo estaba aprendiendo a aprender, ya no era dependiente de otros, sino que era capaz de salir a la búsqueda de respuestas, con una red de personas que estaban ahí para desatorarme en caso de ser necesario, pero no para hacer mi trabajo.

Fue un GRAN aprendizaje.

.

 

Entonces, ¿Para qué existen las redes de apoyo si debo ser proactivo?

.

Los grupos de apoyo como el mío estamos para ayudar a las mamás/papás cada vez que se sientan atorados, con dudas, sobrepasados, sin confianza; pero de ninguna manera estamos para hacer su trabajo o para decidir por ellos.

.

En un grupo de apoyo cada miembro tiene la responsabilidad de realizar un trabajo mínimo de investigación acerca del tema que le interesa, antes de pedir ayuda puntual. No estamos en la edad Media, donde la información era un tesoro guardado para unos pocos. Hoy en día con un simple click el conocimiento es nuestro.

.

Y no sólo eso. En un grupo de apoyo cada integrante debe ser parte, recibiendo y aportando según sus posibilidades, para cuidar el equilibrio del grupo.

.

Cuando son más los que reciben que los que dan, cuando no existe el respeto por el tiempo del otro, cuando se pretende que nos den información servida sin un mínimo esfuerzo de nuestra parte, el equilibrio se rompe y es probable que el grupo corra serio peligro de desintegrarse. No quiero sonar demasiado mística, pero es un equilibrio Universal que debe ser cuidado.

.

Todos podemos aportar algo, por más nuevos que seamos. Si alguien alguna vez nos ayudó, nos regaló parte de su tiempo y se interesó en nosotros, lo orgánico es que nosotros ayudemos al que va detrás nuestro. No hay excusas para no devolver parte de lo que hemos recibido o estamos recibiendo.

.

Parece fácil de llevar a cabo, pero sé que en nuestra sociedad es extremadamente difícil, porque fuimos educados para llegar a los sitios y chupar, chupar y chupar todo lo que nos sirva, sin dar nada a cambio.

Si nos ponemos a pensar más profundamente, este mal es el que provoca que seamos sociedades tan poco solidarias, y nos cueste tanto trabajar juntos en pro al crecimiento y el desarrollo. ¿No es acaso el cambio que queremos, para que nuestros hijos estén en un mundo mejor? ¿Estamos nosotros aportando al cambio aunque sea con pequeñas acciones, tal como dar y recibir en equilibrio?

.

A mí me encanta ver en el grupo de ALAS cómo llegan mamás nuevecitas en el tema, que han hecho una investigación inicial (súper básica si se quiere) y nos bombardean con muchísimas preguntas. Entre todos las despejamos, y al tiempo leo cómo esas mismas mamás que preguntaron, ya están ayudando a otros! El simple hecho de que estén ayudando, me libera tiempo a mí y a otros papás que podemos encargarnos de atender a otros papás. Por otro lado, también observo papás que sólo reciben y cuando se trata de ayudar a responder alguna pregunta, jamás están ahí, ni para responder lo básico. Y hay otros que están pero no están, es decir, se nutren de la información del grupo pero ni preguntan, ni responden… puede que a ellos le ayude el estar ahí, pero no colaboran con el crecimiento del grupo.

.

Si perteneces a algún grupo de apoyo, físico o virtual, te invito a que reflexiones qué significa pertenecer al mismo y cuál es el aporte que estás haciendo desde tu lugar. Recuerda que de ti también depende que el grupo siga adelante o se diluya por desequilibrio.

.

 

Resumiendo…

.

¿Estás interesado en hacer homeschooling con tus hijos?

.

– Comienza teniendo una actitud proactiva. Tu interés en el tema debería empujarte a querer devorar toda la info (muchísima) que hay en la red. Si detectas que la proactividad no es lo tuyo, reflexiona si las ganas de hacer HS es motivación suficiente como para empezar a desarrollar esta cualidad. Considera que es una cualidad que te ayudará no sólo en la búsqueda de la info inicial, sino también en el hacer del día a día a lo largo de los años en los que tengas a tus hijos contigo 24×7.

.

– Cuando reúnas la información general, toma hoja y lápiz y anota todas las dudas que te surgen. TODAS, por más tontas que parezcan. Acude a grupos o a personas que ya llevan tiempo en el camino, y pregúntales. La mayoría de las veces, están más que dispuestos a ayudar y a compartir generosamente la información. No abuses de esas personas, haz todo lo que puedas tú solo, y sólo acude a otros cuando estés atorado. Intenta ser lo más específico posible.

.

– Ayuda a otros tal como te han ayudado a ti. Ya sea compartiendo tus experiencias o respondiendo preguntas. Mantén el delicado equilibrio del dar-recibir.

.

– Grábate a fuego que eres el único responsable de tu familia. Nadie te dirá ni qué hacer, ni cómo. Pueden darte consejos, hablarte de las bondades de las diferentes modalidades, darte ejemplos de sus familias, pero en definitiva la última palabra es tuya. Si te dicen que siempre alguien te llevará de la mano, es una completa mentira. Huye despavorido de quien afirma eso.

.

– Mantén la mente abierta a las críticas constructivas, a los consejos y a los desacuerdos. Alguien que siempre está aplaudiendo lo que hacemos o que nos da de comer en vez de enseñarnos a pescar, simplemente nos estanca. No nos da la oportunidad de aprender, de mejorar, y por ende, de CRECER y AVANZAR. No es lindo que nos digan que tal vez nos estamos equivocando, pero agradece que te lo digan, aunque te duela.

.

– Asume que jamás se acabarán las dudas, que jamás estarás lo suficientemente desescolarizad@, que cuando creas que tienes todo bajo control, los chicos crecen y tienen otras necesidades, y vas a tener que comenzar desde cero. Es parte de la elección! Por eso huye de la pasividad, porque te llevará al fracaso. Sé PROACTIVO toda tu vida.

.

– Disfruta de cada paso. El camino exige mucho de nosotros los papás, pero cada paso es una hermosa experiencia que nuestros hijos y nosotros guardaremos como un tesoro invaluable.

.

SIEMPRE desearé lo mejor para cada familia que decida emprender la aventura. Y aunque a veces duela, los sacudiré cuando crea que están atorados, para que puedan avanzar en la dirección deseada. Yo pondré todo de mi parte para ayudar, siempre que cada padre y madre ponga la parte que le toca.

.

Hasta la próxima!

La parte “invisible” de un ambiente óptimo de aprendizaje

(imagen del post extraída de ronritual.tumblr.com)

 

.

.

Quienes me siguen desde hace tiempo, saben de mi apasionado discurso resaltando la importancia de brindar ambientes de aprendizaje a los niños. De hecho hace dos años organicé una charla gratuita para hablar sobre este tema (si quieres ver el video con la charla completa, puedes hacer click aquí).

A lo largo de mis años como mamá que educa en casa, he podido reconocer y valorar los grandes beneficios de tener ambientes organizados para el desarrollo de mis hijas. Lejos de tener una estructura caprichosa o meramente estética, se trata de ambientes que muestran, que proponen por sí solos y que ofrecen múltiples oportunidades de aprendizaje.

Está genial ambientar diferentes espacios con elementos, recursos y materiales.

Está súper genial que todo esté a la vista y a disposición de los chicos.

Está terriblemente genial que nos ocupemos de que haya elementos de diferentes disciplinas: ciencias, artes, literatura, tecnología, geografía, historia, ecología, etc.

.

Pero hay algo más.

.

Resulta que durante estos años también aprendí que los ambientes de aprendizaje no funcionan a full por sí solos. Y cuando digo “a full” me refiero a exprimir todos los beneficios que los mismos nos proveen.

Hay un elemento que es complemento fundamental del ambiente del aprendizaje, y que es invisible a la vista.

.

¿Sabes cuál es ese elemento? Nada más y nada menos que NUESTRA ACTITUD.

.

Una buena actitud de nuestra parte provoca que los ambientes de aprendizaje realmente cumplan su función: Que se expriman todas las oportunidades. Que los chicos estén permeables al aprendizaje y avancen todo lo que deseen, en el área que deseen. Que en el proceso se sientan acompañados, escuchados, guiados, valorados.

.

Características de una actitud adecuada:

.

A continuación me gustaría enumerarte algunas de las características que considero que forman parte de una buena actitud a la hora de crear un ambiente óptimo de aprendizaje:

.

  • Estar con los chicos, en cuerpo y mente: Esto significa que tu cabeza esté en el “aquí y ahora” mientras te hablan, te preguntan, te muestran algo o mientras trabajan. ¿Cuántas veces sucede que les respondemos en automático, sin siquiera verlos a los ojos? ¿O que necesitan algo de nosotros, y tienen que insistirnos muchas veces para que nos levantemos a buscarlo? Estar de verdad con ellos en tiempo presente es uno de los mayores retos para un papá o mamá (sea o no homeschooler), y uno de los regalos más valiosos que podemos darles.

.

  • Interesarnos por sus aprendizajes, y facilitarles toda la información que necesiten en el momento que la necesitan: Muchas veces sucede que con el mismo automático les damos la actividad que toca, o nos desplazamos a nuestros ambientes de aprendizaje para que los chicos trabajen libremente, y por lo tanto cumplimos muy mal nuestro papel de “facilitadores” de aprendizajes. No se trata sólo de explicar una actividad sin más, o de estar con el celu mientras eligen algún material para trabajar. Acompáñalos. Guíalos. Pregúntales. Interésalos. Interésate por lo que están haciendo. Responde a sus dudas. 

.

  • Escucharlos: Definitivamente no es igual que los chicos nos hayan llamado 5 veces para que vayamos a ver su obra de arte o su construcción con legos, y nosotros levantarnos cansinamente de nuestra compu y decir un “qué lindo!” e inmediatamente pegar media vuelta; que acudir a la primera llamada, sentarnos con ellos, examinar la obra o la construcción, hacer preguntas, dar nuestra opinión. Ellos se dan cuenta perfectamente cuando estamos verdaderamente interesados en sus cosas, o cuando lo único que queremos es volver lo más rápido posible a lo que estábamos haciendo. 

.

  • Estar dispuestos a regalarles tiempo sin que nos lo pidan: no hay nada más satisfactorio para un niño que, sin que lo pida, mamá o papá estén dispuestos a pasar tiempo con él. Y no estoy diciendo que cada día hay que proponer alguna actividad hiper elaborada de 5 horas, eh?! Puedes acercarte a ellos con un juego de mesa en la mano, o simplemente sentarte en el sitio donde están trabajando y llevar unas frutas cortadas o unas galletas, y compartir un pequeño refrigerio mientras los observas con interés. Se trata de que los chicos no tengan la permanente sensación de que, si no te exigen tiempo juntos, tú no tienes ganas de compartirlo con ellos (no te confundas: estar bajo el mismo techo o en la misma habitación no necesariamente significa compartir tiempo juntos).

.

  • Vivir el día a día con curiosidad e interés en aprender cosas nuevas todo el tiempo. Definitivamente,los chicos aprenden mucho con nuestro ejemplo (a veces, más de lo que quisiéramos). Tantas veces pasa que nos quejamos de que nuestros hijos son apáticos, pasivos o no propositivos, y resulta que son nuestro vivo reflejo. Lo mejor que podemos hacer por nuestro chicos (y por nosotros) es trabajar para despertar nuestra curiosidad de niño y volver a tener ganas de aprender cosas nuevas que nos interesan. Por ejemplo yo puedo notar la alegría y entusiasmo de mis hijas cuando me peleo con ellas para ser la primera en ver una araña en el microscopio, cuando describo con asombro lo que estoy viendo y las escucho con el mismo asombro, cuando busco con ellas info en los libros que nos hablen más de esa araña. Te aseguro que la curiosidad y el interés de aprender son extremadamente contagiosos =)

.

En resumen: puedes preparar los ambientes más preciosos, gastarte miles de pesos en materiales y recursos padrísimos, sacrificar espacios de tu casa para montar estos ambientes de aprendizaje. Pero si deseas que realmente funcione, debes desarrollar una buena actitud.

.

¿Deseas comenzar a trabajar para mejorar tu actitud? Ponte metas alcanzables y lógralas. Puedes llevar un diario y al terminar el día anotar tus avances, qué situaciones te trabaron, cuáles son tus propósitos para el siguiente día. 

.

Puedes lograrlo, estoy segura de ello. Y los resultados serán maravillosos.

.

¡Hasta la próxima!

 

Grabación de la charla, y algunos “extras”

Hace una semana transmití en vivo -por mi canal de youtube- una charla que organicé en la Comunidad de ALAS, cuyo objetivo fue responder a preguntas puntuales que las familias me hicieron llegar, relacionadas con el homeschooling en general (entendiéndose “homeschooling” como sinónimo de “educación sin escuela”).

Tal y como lo prometí en el transcurso de la charla, aquí te dejo la grabación de la misma con dos “extras”:

  • Debajo de video encontrarás los temas abordados y el minuto exacto en el que los encuentras
  • En algunos temas abordados te he dejado algunos links con info adicional, para que profundices

Espero que la info te ayude a aclarar ideas y a trazar con confianza tu camino a seguir.

 

Temas tratados a lo largo de la charla:

* PERFIL DE LA MAMÁ O PAPÁ HOMESCHOOLER – minuto 2:37

* SOCIALIZCIÓN – 27:30

* HOMESCHOOLING VERSUS ESCUELAS ALTERNATIVAS – 47:45

* CUESTIONES ACADÉMICAS – 51:55

* ORGANIZACIÓN – 1:09:25

* QUÉ TRAMITE HAY QUE HACER PARA DESESCOLARIZAR A MIS HIJOS – 1:18:00

* ADULTOS EDUCADOS SIN ESCUELA – 1:19:56

* CERTIFICACIÓN – 1:24:03

* LA EDUCACIÓN SIN ESCUELA Y SUS MODALIDADES – 1:29:10

* CUANDO LA FAMILIA NO NOS APOYA – 1:31:36

* VENTAJAS Y DESVENTAJAS DEL HS – 1:38:25

* LOS PARADIGMAS EDUCATIVOS: 1:49:27

 

 

 

Testimonios de adultos que fueron educados sin escuela  0

 

 

Este tema surgió en la última charla online que ofrecí a la Comunidad ALAS, en la que me dediqué a responder preguntas que las familias me hicieron llegar a través de las redes sociales, correos y mensajes.

Una de las preguntas fue dónde se podían encontrar testimonios de adultos que se habían educado sin escuela. ¿En qué se han convertido? ¿Qué opinan del HS? ¿Les reclaman a sus padres el hecho de no haber sido escolarizados? ¿Son unos inadaptados, o han tomado el timón de sus propias vidas, insertándose en la sociedad adulta con éxito?

En un intento de ofrecer más información al respecto, me puse a buscar en la red testimonios y entrevistas de adultos que fueron educados sin escuela desde siempre o en algún momento sus papás decidieron sacarlos de la escuela para educarlos en casa. Desde luego, seguiré investigando y agregando testimonios en este post.

Por ahora, esto es lo que encontré:

Adultos en el mundo, educados sin escuela o desescolarizados:

** AQUÍ puedes leer un interesante artículo con los resultados de una encuesta realizada a 75 adultos con edades entre 18 y 49 años (65 estadounidenses, 6 canadienses, 3 ingleses y 1 alemán) que fueron “desescolarizados” durante gran parte o la totalidad de lo que de otro modo habrían sido sus años de educación primaria y secundaria. Una encuesta muy completa, en la que se abordan bastantes aspectos de la vida sin escuela.

 

** AQUÍ puedes ver una entrevista (subtitulada) realizada a André Stern, un adulto de 45 años que jamás fue a la escuela. También puedes visitar su web AQUÍ.

 

** Entrevista a Jezabel Martínez Fabra, una española que fue desescolarizada a los 12 años. Puedes leer la entrevista AQUÍ, y visitar su página web AQUÍ.

 

** AQUÍ encuentras la entrevista realizada a Melissa Troutman (19 años), que nunca fue a la escuela. AQUÍ puedes ver su página web.

 

** Pau Boada Ferer tiene 35 años y nunca fue a la escuela y ahora educa a sus hijos en casa. Puedes leer la entrevista AQUÍ.

 

** Laura Rodríguez Llagostera tiene 22 años y fue educada en casa desde los 13 años. AQUÍ puedes leer la entrevista, y AQUÍ entras a su web.

 

** AQUÍ puedes conocer la historia de Tane de Sousa, un argentino de 23 años que jamás fue a la escuela.

 

(Un reconocimiento especial a Meni, autora de la web Homeschool Spain, por haberse tomado el gran trabajo de entrevistar personalmente a 4 de los adultos mencionados arriba).

 

Adultos mexicanos educados sin escuela o desescolarizados:

** Priscila Salazar fue desescolarizada cuando recién entraba a la universidad. Hoy es un gran referente en el mundo homeschooler, y educa a sus 3 hijos en casa. Puedes leer su testimonio AQUÍ, en su web.

 

** Haniel y Cesia (hermanas de Priscila) fueron desescolarizadas a los 14 y 15 años. Cesia educa a sus hijas en casa. Lee su testimonio AQUÍ.

 

** Adar Villa, fue desescolarizado a los 14 años. Lee su historia AQUÍ.

 

¿Conoces más publicaciones con testimonios de adultos que fueron educados sin escuela? ¡Comparte la info en los comentarios, para agregarlos a la lista!

 

Nuestro día a día en fotos (parte 3)

¡Me encanta sacar fotos de nuestro día a día! Lo hago por varias razones: para llevar una bitácora, para que las nenas tengan un recuerdo, y también para evaluar cada semestre lo que hacemos, si existe un equilibrio entre las diferentes actividades, si podría ofrecer más oportunidades de aprendizaje, etc.

Aquí te dejo la tercera entrega de este mini fotoblog (si lo deseas puedes checar la primera y la segunda entrega):

 

aprendiendo a hacer pan de muerto con amiguitos:

fotoblog1

mimando a Terry, su conejo-perro:

fotoblog2

visitando el museo de los hermanos Serdán con otras familias educadoras:

fotoblog3

Investigando un poco acerca de cerámicas prehispánicas, para una ilustración de su cuento:

fotoblog4

pintando naturaleza al óleo con papá:

fotoblog5

tallando una varita mágica:

fotoblog6

haciendo hot cakes para el desayuno:

fotoblog7

checando los programas de estudio de secundaria:

fotoblog8

diseñando muebles para sus muñecas:

fotoblog9

jugando juegos de mesa con el abuelo:

fotoblog10

mañana de lectura:

fotoblog11

sacando a los conejos a pastar:

fotoblog12

checando el resultado con la calculadora:

fotoblog13

transcribiendo uno de sus cuentos favoritos:

fotoblog14

repasando restas:

fotoblog15

conociendo el océano Pacífico y lo que es una bahía, y disfrutando de un cóctel:

fotoblog16

Es todo por ahora. Tengo otro tanto de fotos que estoy preparando, en cuanto estén listas las publicaré.

Como ves, aprender si escuela no se limita únicamente a lo académico. Claro que es importante para nosotros, pero es sólo una parte de algo más grande, más rico, más vivo.

¡Hasta la próxima!

9 cosas que he aprendido en estos 9 años de homeschooling

Hace poco, leyendo un post de Silvia en su blog “Charlotte Mason en español” que acaba de reabrir (para mi gran alegría), me enteré de este hermoso reto iniciado por Hannah: escribir qué aprendiste en los años que llevas educando sin escuela.

No pude resistir la tentación de escribir también…. es tanto el camino recorrido, y tantísimos los aprendizajes adquiridos!! Aunque crianza y educación van de la mano, yo siempre he contado nuestro camino homeschooler desde los 3 años de mi hija mayor, que es cuando comenzamos a compartir aprendizajes académicos. Por eso , aunque ella tiene 12 años, para nosotros son 9 los años educando sin escuela.

Estos fueron algunos de mi aprendizajes a lo largo de estos años:

 

1- Definitivamente, si volviera el tiempo atrás, no me estresaría tanto por lograr los objetivos académicos que más o menos se esperan de cada edad en particular. Hoy por hoy, el centro de nuestra educación en familia es fortalecer la identidad y el propósito de vida de nuestras hijas; lo académico es sólo una más de otras cuestiones periféricas. Y da igual que aprendan x contenido a los 4, a los 7 o a los 10 años. Tampoco perdería tanto tiempo elaborando tantos materiales. Con los años me di cuenta que menos es más, y los chicos aprenden con los materiales más sencillos. El secreto es el enfoque y la actitud adecuados.

 

2- (tuve que editar el post porque olvidé este punto que para mí fue esencial aprender). Aprendí que la vida homeschooler nunca es estática; cuando parece que todo está en su lugar y cada hijo recibe de nosotros justo lo que necesita…. zas!! ellos crecen, y lo que antes resultaba perfecto ya no sirve de mucho. Entonces tenemos que reinventarnos y empezar de nuevo, buscando herramientas para satisfacer las nuevas necesidades de los chicos (sociales, académicas, espirituales y emocionales).

 

3- La tercer cosa, que coincide con los aprendizajes de Paloma: no perdería tantas horas escribiendo en mi blog! Hoy en día escribo cuando realmente siento que tengo algo para decir que puede aportar a otros. Y prefiero estar más tiempo en el mundo real, que el virtual.

 

4- Con los años aprendí a ser más humilde. Quienes hace años que me leen, saben que yo era como una especie de activista fanática que quería gritar a los cuatro vientos las carencias de la escuela tradicional, y lo afortunada que era haciendo homeschooling. Era como una necesidad de demostrar los logros obtenidos a través de este estilo de vida. Hoy por hoy prefiero guardarme muchas cosas para mí, aceptar que nada es 100% malo o bueno, que cada familia es única e irrepetible, y lo que a mí me funciona, a otro puede resultarle fatal.

 

5- Aprendí a vivir feliz en una casa que la mayoría de los días no está impecable ni ordenada. Ya no me da pena abrir la puerta de entrada y que alguien más vea una mesa llena de pinturas, cartones y hojas, piso manchado a causa de experimentos, una pila de ropa que aún no he doblado o un sinfín de libros, cuadernos, lápices, libretas y materiales varios diseminados por ahí. Es parte de nuestra vida diaria convivir en un ambiente desordenado pero rico. Cuando todo está en su lugar, no dura así ni media hora! Eso significa que mis hijas todo el tiempo tienen ganas de hacer, de aprender, de experimentar, y yo con ellas. Durante años este tema me estresó mucho, mucho. Pero cuando comprendí que estaba tratando de que mi casa se viera igual a la de otras familias con un estilo de vida súper diferente al mío, y que el “orden y disposición” de una casa homeschooler es radicalmente diferente, por una cuestión de practicidad, actividades, etc., ya pude relajarme, aceptar… y disfrutar! 

 

6- Aprendí a ser más empática con las personas que piensan distinto a mí. Creo que, al pertenecer a una minoría que tiene que luchar a diario por validar su decisión de educar sin escuela, por sobrellevar los comentarios despectivos o agresivos, por reafirmar los motivos que me llevaron a transitar un camino diferente, pude desarrollar una gran capacidad de empatía, que me permite ponerme en el lugar de los demás y validar sus decisiones, aunque sean diferentes a las que yo hubiera tomado.

 

7- Aprendí a aprender. No es casual que, desde que educo sin escuela a mis hijas, me puse a estudiar muchísimas cosas por mi cuenta, desde pedagogía hasta programación. Al inculcar a mis hijas el amor por el aprendizaje y al fortalecer su curiosidad por cuanto les rodea, “sin querer queriendo” yo misma adopté esas herramientas y las desarrollé con mis propias motivaciones, curiosidades y proyectos.

 

8- Aprendí a ser mejor madre. Al hacerme responsable por completo de la crianza y educación de mis hijas, sin delegar en nadie estos aspectos, tuve que esforzarme al máximo por darles lo mejor de mí, por amarlas tal como son, por crear conexiones profundas con ellas, y por acompañarlas de la mejor manera en su camino hacia el descubrimiento de su propósito de vida.

 

9- Aprendí que es mejor transitar acompañados nuestra vida sin escuela. Es de una gran riqueza buscar otras familias que comparten este tipo de vida, y crear lazos de amistad y de convivencia. Este compromiso con el otro, e intercambio de ideas, puntos de vista, vivencias y herramientas será de gran impacto en nuestra vida y la vida de nuestros hijos.

 

Y tú, ¿qué has aprendido en los años que llevas de homeschooling?

 

 

Desescolarizar a los hijos – El período de desintoxicación  53

Definitivamente, no es lo mismo educar sin escuela desde siempre que desescolarizar a nuestros hijos en algún momento. Tampoco es igual desescolarizarlos en kinder, que hacerlo cuando ya llevan algunos años en primaria. Y desescolarizar en secundaria… ni te cuento lo diferente que es.

Hay mucho que decir sobre desescolarización, pero mejor empecemos por el principio… 

 

Acabo de desescolarizar a mis hijos… ¿Qué haré con ellos mañana?

Por lo general, los padres que sacan a sus chicos del cole siguen alguno de estos 3 caminos:

  1. Continúan en casa la rutina académica seguida por el niño hasta ese momento (es decir, continúan con los libros que estaban usando, ven las mismas materias y siguen el mismo currículum)
  2. Preparan un plan de estudio más personalizado en cuanto a las áreas a estudiar, metodologías educativas y recursos, y lo implementan inmediatamente
  3. Transitan un período de “desintoxicación”, en el que no hacen nada académico o semejante a lo que harían en la escuela. Este período puede durar un mes, varios meses o hasta un año, dependiendo del criterio de cada familia

Si me preguntas cuál es el mejor camino, sin dudas te digo que el número 3

 

¿Por qué es tan importante desintoxicarnos? 

El período de desintoxicación tiene varios objetivos:

  • que el niño vacíe su mente de la resaca de la escuela (horarios, rutinas, materias, tipo de tareas, etc.)
  • que los padres también vacíen su mente de la resaca de la escuela (exámenes, parámetros que indican qué tan bueno es nuestro hijo, corridas, juntas, horarios estrictos, etc.)
  • que haya mucho tiempo para que padres e hijos conecten, se conozcan mejor y aprendan a trabajar en equipo
  • que al niño le sobre mucho tiempo, para empezar a descubrirse a sí mismo e indagar dentro de él quién es, qué cosas le apasionan y cuál es su propósito de vida

La escuela es como una especie de anestésico que adormece a los chicos y los desconecta de su yo interior. Los chicos se acostumbran a que les digan en todo momento qué deben hacer, cómo lo deben hacer y cuándo lo deben hacer. Y cuando llegan a casa, la cosa no cambia; los padres “reciben la posta” del cole y presionan a los niños con las tareas, los horarios y los compromisos que la escuela estipula. La escuela entonces se convierte en la autoridad absoluta que rige la vida de los chicos. ¿Cómo salir de ese sistema que hasta ayer regía tu vida y la de tus hijos, si no tomas un poco de distancia de él?

 

¿Y si no quiero transitar el período de desintoxicación? 

Si dejas la escuela para hacer exactamente lo mismo en casa al siguiente día, no dudo que tus chicos aprendan lo que dice el currículum, y aparentemente todo esté bien, pero…. ¿realmente está todo bien? ¿La escuela fue hasta ayer sólo la proveedora de recursos académicos, o influyó mucho más en la vida de tus hijos? 

No quiero sonar fatalista porque no es mi estilo, pero definitivamente el paso por la escuela deja una huella muy profunda en nuestras vidas. La escuela nos moldea de tal manera que nos convierte en personas convencidas de que quien tenemos enfrente sabe lo que es mejor para nosotros, más que nosotros mismos. La escuela nos mete en un juego de comparación y clasificación de personas, bajo parámetros absurdos y dañinos. La escuela castiga a quien desea ser creativo y busca otros caminos para hallar soluciones. La escuela nos hace pasivos y obedientes ciegos. La escuela evita que formemos criterio propio, que dudemos de lo que se nos dice, que cuestionemos. Entonces…

¿Cómo educar chicos autónomos, reflexivos, confiados, creativos, propositivos, proactivos, conectados con su yo interior, si sigues en casa el modelo de la escuela sin darles un espacio para que tomen el control de su propia educación y vuelvan a confiar en ellos mismos?

La única manera de desconectar de ese modelo, es “apagar el chip” por un tiempo. Tomar una bocanada de aire fresco y hacer espacio, para que sea llenado por nuevas cosas que los chicos demanden, una vez que conecten con ellos mismos.

Sé que no es nada fácil. Cuando desescolarizamos estamos tan llenos de presiones, de dudas, de juicios externos, que el simple hecho de imaginarnos sin hacer nada “académico” durante un tiempo nos pone los pelos de punta. Sin embargo, vale muchísimo la pena intentarlo.

Te invito desde el corazón a que te tomes un tiempo de desintoxicación. ¡Vas a ganar muchísimo en el proceso! Ya habrá tiempo para pensar en la organización académica.

 

¿Y si ya desescolaricé pero no cumplí con el período de desintoxicación? 

No pasa nada. Simplemente toma la decisión y a partir de mañana comunicas a tus hijos que se tomarán unas “vacaciones académicas”. Desanda camino. Comienza desde el principio. No pasa nada, en serio. No quedarán atrasados para siempre, no serán menos inteligentes ni menos exitosos. Y serán niños más conscientes de lo que quieren, de lo que desean, de quiénes son y del motivo que los impulsa a ser mejores. Además, la relación familiar será lo suficientemente fuerte como para que salgan a alcanzar sus sueños, con la confianza de que su familia estará ahí incondicionalmente, para lo que necesiten.

 

¿Qué hay que hacer durante este período?

Lo único que tienes que hacer es OBSERVAR, ESCUCHAR y ACOMPAÑAR a tus hijos. Ellos te guiarán. No te preocupes si al principio te encuentras con personitas apáticas, sin ganas de nada. Esto es absolutamente normal. Puede que un día quieran hacer tal o cual cosa, o quieran hacerte preguntas, o anotarse en alguna actividad. Puede que te pidan hacer algo académico, o algún proyecto personal, o quieran ayudarte en la tarea que estás realizando. 

Cada niño es diferente en el período de desintoxicación. No te desesperes. Lo importante es que estés ahí, para lo que se ofrezca. 

Y llegará un día en el que reaparecerá el brillo en sus ojos y la motivación en sus corazones, entonces sabrás que el período de desintoxicación ha finalizado.

 

¿Qué desventajas tiene el tomar un tiempo de desintoxicación?

A mi criterio, sólo tiene una desventaja: fumarte a la gente que te rodea y cuestiona tu decisión de educar sin escuela. Imagina: además de no asistir a la escuela, ¡tus chicos no están llenando libros en casa, ni están haciendo nada académico que mostrar luego! Podrías ser blanco de muchos juicios y prejuicios, acusaciones y palabras ofensivas.

No tengo una fórmula para librarte de este tipo de situaciones, pero vale la pena aguantárselas. Y si tu entorno se pone demasiado denso con el tema, le das el link de este post y los invitas a dejar sus comentarios aquí abajo; yo me encargo de atenderlos 😉

 

Te mando un gran abrazo. ¡Hasta la próxima!

 

Comenzamos con el libro de los Siglos – Charlotte Mason  10

Hace algún tiempo había leído acerca del libro de los Siglos (o libro de las Centurias), un recurso de la metodología de Charlotte Mason para abordar la historia con los niños y jovencitos (además de la línea de tiempo de pared).

Por una u otra cosa no me había decidido a implementarlo hasta ahora, y quiero compartírtelo por si te resulta un recurso atractivo y decides implementarlo también. Veamos de qué se trata…

El libro de las Centurias es un simple cuaderno, en el que dividirás 2 páginas adyacentes en períodos de 100 años (subdividida a su vez en períodos de 5 años). Puedes abordar la cantidad de siglos que tú quieras, de acuerdo al período que vayas a estudiar con tus hijos.

El objetivo de este libro es que los chicos puedan ir ubicando mediante pequeñas frases y, sobre todo, dibujos, los diferentes acontecimientos históricos, artísticos, científicos, etc. en los años correspondientes, y de un golpe visual tengan una mejor comprensión de la historia y la evolución a lo largo de los siglos. Y no sólo será una comprensión lineal, ya que en el mismo siglo pueden anotar sucesos de diferentes partes del mundo, y establecer relaciones entre ellos.

En mi caso, como quiero que veamos la historia universal de una manera muy general y sencilla y me interesa que las chicas puedan visualizar los acontecimientos y sucesos, inventos y avances desde una mirada amplia, decidí incluir la edad antigua, la edad media, la edad moderna y la edad contemporánea. Es decir, comencé con el año -3000 hasta la actualidad. Aunque dividí cada lustro con una línea, ésta es sólo una guía; no importa que el niño “se salga del espacio” cuando dibuje, escriba o pegue contenido. 

 

libro-de-los-siglos-2

 

Si deseas profundizar acerca del libro de los Siglos tal cual lo concibió Charlotte Mason, puedes leer este artículo (está en inglés).

En principio sólo lo iba a implementar con Gaia (11), pero luego concluí que Zyani (8) también podría disfrutar muchísimo de esta actividad, y sería una excelente estrategia para que vaya profundizando en su percepción y comprensión de períodos largos de tiempo.

La idea es no dirigir qué contenido tendrá cada libro; será cada niño es que decida qué acontecimientos de los vistos en documentales, libros, películas o clases de historia son los más relevantes para él, y tendrá la libertad para ubicarlos en su libro como él prefiera (dibujando, imprimiendo, escribiendo). De esta manera, se convertirá en un verdadero Historiador, plasmando su propio criterio y visión en su obra.

A ver cómo nos va con este nuevo recurso. 

¡Hasta la próxima!

Los niños y la percepción y gestión del tiempo (video+recursos)  2

A menudo recibo correos o mensajes de mamás preocupadas por este tema. No saben muy bien qué ocurre con sus hijos y el manejo de sus tiempos, ya sea para realizar las actividades más variadas como para terminar proyectos o cumplir obligaciones diarias.

¿Hasta dónde dejarlo? ¿Hasta dónde presionarlo? ¿Ya está preparado para cumplir lo que le pido?

Es imposible responder estas preguntas si primero no conocemos cuáles son los procesos mediante los cuales los chicos comienzan a tomar en cuenta el “tiempo-reloj” y por tanto comienzan a establecer relaciones entre pequeños y grandes lapsos de tiempo.

Te invito a ver la grabación de una charla que impartí hace unos días, en la que abordo este tema a conciencia y doy algunos tips y consejos para aplicar en casa con los chicos.

Los temas que encontrarás en la charla son:

  • Tipos de tiempo: de reloj y real
  • Los niños y la percepción del tiempo
  • Etapas de desarrollo de los niños en relación a la noción espacio-temporal
  • Ventajas de enseñar a tus hijos a administrar su tiempo
  • Cómo trabajar con los chicos la gestión del tiempo
  • Enemigos de la administración del tiempo
  • Recursos que puedes utilizar
  • Sesión de preguntas y respuestas

 

Recursos:

A continuación te dejo los enlaces a algunos recursos que menciono en el video, y que me han servido muchísimo con mis hijas:

  1. Calendario de pared: explicación
  2. Calendario de pared: descargar imprimibles
  3. Organizador de tareas matutinas: explicación
  4. Hojas de agenda (editables) para imprimir (acá encontrarás un sitio web con diferentes entradas, en cada una se comparte un archivo de algún recurso tipo agendas u hojas de organización. para descargar los recursos haz click en “attachments”, que encuentras al final de cada post)
  5. Calendario 2015 (1 hoja por cada mes) para imprimir
  6. Temporizador online

 

Espero que la charla y los recursos te ayuden de alguna manera a avanzar en el tema junto a tus chicos =)

¡Hasta la próxima!

La guerra de etiquetas dentro de la educación sin escuela…  5

.

Es bien sabido que el movimiento homeschooler (entendiendo como “homeschooling” a la educación fuera de las aulas escolares) es aún muy joven en el mundo hispanoparlante. 

.

Recuerdo que cuando inicié este camino en el año 2007 (cuando mi hija mayor tenía 3 años), la información que podías encontrar en español era escasa y casi nula en América Latina, y en España comenzaban a gestarse algunos foros en los que podías contactar con otras mamás que educaban sin escuela, abriéndose la oportunidad de aprender de ellas, que iban unos pasos más adelante que una.

Algunas familias cristianas en América Latina también fueron pioneras en este camino, pero su bajo perfil hacía que fuera muy difícil dar con ellas, o aprender de sus experiencias.

.

Desde hace algunos años, hubo una especie de “explosión homeschooler”; muchos padres de niños pequeñitos comenzaron a cuestionar al sistema y decidieron postergar la entrada al mismo. Algunas de estas familias escolarizaron en primaria, otras quedaron tan enamoradas de esta modalidad que decidieron seguir educando sin escuela.

También muchas otras familias se cansaron de los problemas que acarreaba la escolarización de sus hijos, ya sea por bullying, por tener hijos kinestésicos o con inteligencias que no eran precisamente las lógico-matemáticas y lingüísticas, o por cualquier otro asunto que hiciera que sus hijos no “encajaran” con el sistema, y decidieron sacar a sus hijos de la escuela e iniciar la aventura homeschooler.

.

Hoy en día no sólo encontramos redes virtuales y físicas de apoyo, sino que en internet existen muchísimos blogs de familias que han decidido compartir su día a día sin escuela, así como también muchos sitios que ofrecen programas, recursos, capacitación y asesoría a las familias que educan sin escuela (como es el caso de ALAS).

Y dentro de este movimiento homeschooler aún pequeño pero en continuo crecimiento, encontramos a su vez sub-grupos, de acuerdo a la modalidad de educación que siguen. Por si no las conoces, te cuento brevemente de ellas…

.

LAS DIFERENTES MODALIDADES DENTRO DE LA EDUCACIÓN SIN ESCUELA

.

El homeschooling es educar sin escuela, pero basándote en la estructura académica de una escuela. Es decir, llevas un currículum standard de las materias que le corresponden a tus hijos por edad. La progresión, jerarquía de materias y forma de evaluación del conocimiento son las mismas que las de una escuela presencial. Obviamente, no es lo mismo escolarizar que hacer homeschooling como muchos intentan afirmar. El solo hecho de que los niños reciban atención personalizada por parte de sus padres, que se tengan en cuenta sus características particulares a la hora de aprender, que no tengan tareas, que sean menores las horas de “aprendizaje formal”, que todo suceda en un clima de amor y respeto, ya marca una gran diferencia (puedes escuchar mi podcast donde hablo de esto).

.

El unschooling es educar sin escuela, pero siguiendo únicamente los intereses del niño. Él es el que elige qué quiere aprender y cuándo, él es el protagonista total de su propio aprendizaje y tú oficias de acompañante y facilitador de los recursos necesarios. Dentro del unschooling también hay diferentes corrientes; por ejemplo hay quienes defienden que en el unschooling debe haber ausencia total de planeaciones y programas, mientras que otros afirman que se pueden seguir programas mientras éstos respondan al interés de los chicos (por ejemplo tu hijo puede querer estudiar piano, y tú lo llevas a un profe que, obviamente, está siguiendo un programa).

.

El flexischooling o la educación ecléctica es situarte por sobre el homeschooling y el unschooling, tomar lo que necesites de las dos modalidades y hacer tu propio cóctel. Por ejemplo, puedes confeccionar un currículum personalizado mezclando los intereses del niño con contenidos puntuales que tú piensas que es importante que aprendan. También puedes incluir las experiencias de vida como parte del aprendizaje y que el niño sea parte activa de su educación. Puedes estructurar el aprendizaje de ciertas áreas, y en otras sólo acompañar activamente los intereses de tu nene. Éstos son sólo algunos ejemplos, ¡imagina que hay infinidad de variables! Dependerá de qué es lo que tus hijos necesitan en cada momento de su crecimiento.

(NOTA) Edito el post para hacer una aclaración: en algunos países europeos, el término “flexischooling” significa hacer uso de una escuela pero parcialmente. Por ejemplo se puede estipular que el niño asista sólo un par de veces a la semana, o utilice las clases “extraescolares” de dicha institución, etc. En el artículo excluyo este significado.

.

El unschooling radical es una modalidad que sale de los límites de la educación académica, ya que su filosofía defiende que el niño decide no sólo lo que desea aprender, sino todo lo inherente a su vida: cuándo irse a dormir, cuándo levantarse, cuándo y qué comer, etc. No hay restricciones de ningún tipo. El niño toma el control absoluto de su vida sin imposición alguna de sus padres, quienes son proveedores y acompañantes.

(La información que te doy es súper general, si te interesa el tema, te invito a investigar más a fondo acerca de cada modalidad.)

.

LAS ETIQUETAS: ¿ORIENTADORAS O NOCIVAS?

.

Depende de cómo y para qué se utilicen. Pongamos como ejemplo a las escuelas. Si yo estuviera buscando escuela para mis hijas, leer por ejemplo “Escuela Evangelista”, “Escuela Montessori” o “Escuela Waldorf” me daría una gran pista acerca de lo que puedo encontrar en cada una de ellas.

.

El uso de una etiqueta como referencia es sensacional, porque nos evita pérdidas innecesarias de tiempo en cualquier búsqueda que necesitemos hacer.

Lo mismo sucede en la educación sin escuela. Encontramos sitios con etiquetas tales como “Unschooling radical”, “Homeschooling católico” o “Flexischooling” y sabemos qué esperar de cada uno de ellos.

Pero son sólo eso: etiquetas de referencia. Como familias podemos prescindir de ellas, simplemente somos papás que participamos activamente en la educación de nuestros hijos, punto. Pero si llegaras a utilizarlas en algún grupo, o si tienes un blog familiar o una web de apoyo, sí te pido que utilices bien estas etiquetas porque podrías causar confusión, sobre todo a las personas que recién se están sumergiendo en el mundo de la educación sin escuela y andan buscando información.

.

Two businesswomen boxing

.

LA GUERRA DE ETIQUETAS

.

Últimamente (y cada vez más) he visto mucho revuelo provocado a raíz de las diferentes corrientes y modalidades que surgen dentro de la educación sin escuela. Es curioso que, siendo aún tan pocos, tendamos a dividirnos…

Que yo sí soy unschooler y tú no lo eres porque haces tal cosa, que si yo hago homeschooling soy más respetuoso con mis hijos que tú que escolarizas, que yo sí soy bien sabia y tú no entiendes nada, que tus hijos son unos borregos porque no tienen el control absoluto de sus vidas, que si estás haciendo tal cosa, mejor escolariza a tus hijos… uff cómo cansa esta cantinela! Y qué daño le hace al movimiento…

Me ha tocado leer post de sitios web en donde se juzga sin compasión (a veces directamente, otras con una sutileza que asombra) a las personas que siguen modalidades diferentes a las que el sitio defiende, donde en vez de levantar los beneficios de dicha modalidad, se opta por hablar con soberbia y sarcasmo (y muchas veces ignorancia) sobre las demás modalidades.

También me ha tocado participar de grupos cerrados de facebook en los que algunos personajes se dedican a colgar posters o frases ofensivas hacia modalidades diferentes a las que el grupo difunde (y aquí no se salva nadie: grupos homeschoolers criticando a los padres que escolarizan, grupos unschoolers juzgando a los homeschoolers, grupos de homeschoolers cristianos juzgando a los homeschoolers laicos y así todas las combinaciones que se te ocurran).

Y por último, va el “madre contra madre”. Una mamá cuelga foto de su niño pequeño haciendo números con plastilina, y otra sale a atacarla, dándole una cátedra completa acerca de las etapas de desarrollo de Piaget y de cómo está perjudicando a su niño… curioso, ni por un momento pregunta cómo surgió dicha actividad…

En resumen: es una guerra de “yo soy más iluminad@ que tú”.

.

¿CÓMO FRENAR ESTA GUERRA ABSURDA?

.

A continuación te doy algunas ideas para que ayudes a frenar esta guerra que no ayuda a nadie:

.

* Entiende que cada niño es único, con sus necesidades, características y circunstancias. Por lo tanto no todos los niños necesitan las mismas cosas. ¿Cómo pretender adaptar a todo niño a una modalidad específica sin conocer al niño en cuestión? Hay niños que aman la estructura, y otros que funcionan divinamente en un ambiente desestructurado; niños que caen fácilmente en la adicción a un aparato electrónico, y otros que se autorregulan maravillosamente, niños que piden aprender las letras a los 4 años, y otros que no están preparados hasta los 8… infinidad de variables que determinan el tipo de educación que brindaremos a nuestros hijos. No seas soberbi@. La realidad es que sólo conoces bien a tus propios hijos y seguramente lo estás haciendo maravillosamente bien con ellos, pero tus hijos no pueden ser parámetro para que decidas qué sería lo mejor para los hijos de los demás.

.

* Respeta las decisiones de los demás, aunque no sean las que tú tomarías. No te pido que estés de acuerdo con todo el mundo, simplemente te pido que no juzgues ni ofendas. Si realmente sientes que la otra persona está cometiendo un gran error con sus hijos, ayuda desde el amor, la empatía y la tolerancia, aporta información e ideas, pero sin imponer.

.

* No coloques una modalidad por encima de otra, porque esto no va por rangos, sino por tomar la decisión más adecuada. No puedes aislar una modalidad educativa del contexto familiar, no funciona así. Unos padres que están pasando por una situación de depresión tal vez opten por buscar una pequeña escuela para sus hijos, para que salgan del ambiente familiar. Y seguramente será una buena decisión. De repente una familia unschooler decide dar un poco de estructura al hijo mayor que desea ingresar a una universidad y carece de ciertas herramientas benéficas a la hora de estar dentro del sistema. ¡Bravo por ellos!! No hay modalidades mejores o peores, simplemente cada una está a nuestro servicio para cuando necesitemos hacer uso de alguna de ellas.

.

* Tu realidad no es mi realidad, por lo tanto no tienes ni la menor idea de mi vida (y digo “mi vida” queriendo decir la vida de cualquiera). ¿Cómo puedes opinar de mis decisiones si no sabes sobre qué realidad se aplican? Las teorías son muy bonitas, y las filosofías educativas suenan geniales cuando leemos sus características en un post o en un libro. Pero es el momento en el que intentamos bajarlas a nuestra realidad cuando podemos decidir cuál de ellas se adapta mejor a la misma. Acepta que no todos tienen los medios para llevar a la realidad el ideal de educación que tienen en su mente.

.

* No te quedes callado. ¿Cuántas veces sucede que vemos algún comentario ofensivo, o un póster de burla o desestimando alguna modalidad de educación sin escuela, y aunque creemos que no son acciones adecuadas o respetuosas, no decimos nada? Es muy importante opinar, poner en evidencia lo que no está bien para que deje de suceder, o al menos provocar que las personas se detengan a reflexionar acerca de lo que está sucediendo. La próxima vez que veas algo ofensivo o que discrimina a alguien, escribe un pequeño comentario (muy respetuoso) y deja clara tu postura, y listo. No generes conflictos, sólo escribe tu opinión al respecto. No tienes que agradar a todo el mundo ni tampoco encajar en todos lados. Pon siempre en primer lugar tus valores.

.

* Sé selectivo con los sitios o las personas que sigues, ya sean responsables de grupos de apoyo (físicos o virtuales) o referentes en el mundillo de la educación sin escuela. Un líder o vocero que basa su popularidad en estar permanentemente desautorizando, criticando, juzgando o discriminando, definitivamente no es un líder positivo. El gran reto es difundir una modalidad educativa resaltando sus beneficios, no destruyendo toda forma diferente a la que el líder defiende.

.

niños-corriendo

.

.

Ojalá que entre todos podamos frenar esta guerra de etiquetas y entendamos que estamos subidos en el mismo barco, con el único objeto de cambiar los paradigmas educativos y criar niños felices y capaces de construir un mundo mejor.

.

Un abrazo.

 

 

Intereses del niño homeschooler vs. intereses de la madre homeschooler  10

Y sí, en el título puse “madre”. Si algún papá se siente excluido le pido disculpas sinceras, pero la verdad “verdadera” es que estos temas afectan casi en un 100% a la madre homeschooler, y por eso quiero escribirle a ella.

En estas semanas he leído bastantes artículos acerca de respetar intereses de los chicos y no empujar a aprender cosas que no son de su interés. Leí opiniones de “ambos bandos”. Algunas hicieron eco en mí, otras la verdad que no.

Percibo que éste es un tema muy importante para toda madre homeschooler. La eterna pregunta de si “no estamos presionando demasiado” o, por el contrario, si “no estamos preparando bien a los chicos por el hecho de seguir únicamente sus intereses”.

Quisiera dar mi opinión al respecto, y te pido que lo tomes como sólo eso, una opinión sincera de una mamá que siempre educó sin escuela a sus hijas de 7 y 11 años, y que tiene el privilegio de escuchar las experiencias de muchas familias HS.

Es fundamental que respetes los intereses y talentos de tus hijos

Todos los nenes tienen talentos en algún área. ¿lo fácil para una madre? que sus hijos sean excelentes matemáticos, o científicos, o lectores compulsivos, o escriban maravillosamente bien. La sociedad valora mucho este tipo de talentos en niños (digo en niños porque curiosamente cuando llegan a adultos el “valor especial” desaparece y se iguala al de cualquier otro talento). Sólo basta preguntarle a un grupo de maestros de primaria cuáles son sus mejores alumnos y por qué los consideran mejores que el resto.

¿lo difícil para una madre? que su hijo sobresalga en deportes, o en relaciones inter/intrapersonales, o sea un potencial músico, o bailarín, o dibujante. ¿Por qué es difícil? Sencillo: el 99% de los padres homeschoolers fuimos escolarizados, y nos guste o no, inconscientemente o no, damos mucha importancia a las mates y la lectoescritura. Y nos aterra cuando nuestros chicos tienen 5, 6, 7, 8 años y siguen sin interesarse en escribir bien o hacer bien una operación matemática.

El primer paso es aceptar que cada pequeño llega al mundo con una “potencialidad”. Una razón y propósito directamente ligado a sus aptitudes naturales. Nuestro trabajo es ayudarlo a sacar lo mejor de ese potencial. Es inútil querer cambiar esto, es como sembrar una semilla de rosal y cuidarla pretendiendo que la plantita nos dé una flor de gardenia.

Por todo esto, te reto a descubrir los intereses y talentos de tus hijos, y ayudarlos a llegar al límite. Pero ojo! esto no significa que lo presiones (conozco historias de grandes músicos que tienen detrás una historia de abuso por parte de sus padres, obligándolos a ejercitar horas interminables, llevándolos a una niñez miserable). Mejor te pongo un ejemplo concreto. Imagina que a tu peque le encanta la música. Las acciones que podrías poner en práctica para acompañarlo y ayudarlo a sacar todo su potencial podría ser:

– brindarle un ambiente musical rico

– hacer una selección musical amplia, y llenar el día a día de momentos musicales

– llevarlo a conciertos de todo tipo

– cantar con él

– llevarlo a clases de algún instrumento

– darle la oportunidad de conocer diferentes instrumentistas que puedan charlar con él, mostrarles sus instrumentos y contagiarlo con su propia pasión

– darle info acerca de todo el abanico de profesiones y oficios que se derivan de la pasión por la música.

– llevarlo a visitar a un luthier, a un compositor, a un musicalizador de radio, a un músico, a un director de orquesta, etc.

¡Y así podría seguir dándote ideas! Esto significa acompañar sus intereses. Esto significa ayudarlo a sacar todo su potencial.

 

¿Y los intereses de los papás en cuanto a “qué deberían saber sus hijos” no cuentan?

Ok, seguir los intereses del niño está fenomenal. ¿Pero es suficiente? Yo digo un rotundo NO (y sé que con esto se me viene un mar de críticas, respetables todas).

Como adultos conocemos bien la sociedad en la que vivimos. Sabemos qué saberes pueden ayudar enormemente a un individuo para poder hacer lo que se proponga. Sabemos qué herramientas se utilizan siempre en la vida y qué beneficios te da el poseerlas. Este conocimiento lo adquirimos a través de la experiencia, y serán conocimientos diferentes, dependiendo el lugar geográfico en el que vivamos, el tipo de vida que llevemos, y el tipo de cultura que nos rodee. Por esta razón no te puedo hacer una lista de “las 10 herramientas y saberes que le debes regalar a tus hijos”, pero sí te puedo aconsejar que hagas tu propia lista, basándote en tu experiencia como adulto y en la observación de tu entorno.

Por ejemplo, si yo viviera en el medio de la selva, seguramente le enseñaría a mis hijas a reconocer los diferentes tipos de víboras y a saber qué hacer en caso de una mordedura, y me importaría un bledo si tienen interés en la vida de los ofidios. Esto no quita que buscaría las estrategias más atractivas para enseñarles.

Otro ejemplo: en los tiempos que vivimos, yo me preocuparía por enseñar a mis hijas a utilizar el internet y exprimir al máximo todo su potencial. Y tampoco esperaría a que tengan el interés, para mí es básico porque conozco todos los beneficios que esto puede aportarles a corto, mediano y largo plazo.

Si te fijas bien en mi redacción, utilicé el “YO”. Porque serían las cosas que incluiría en “mi” lista; en la tuya no tengo ni idea, porque no sé quién eres, ni dónde vives, ni cuál es tu entorno, ni cuál es tu estilo de vida. Por eso es tan importante no copiar a otras familias que educan sin escuela, y centrarnos en lo que nuestros hijos necesitan, haciendo una mirada profunda hacia adentro y no hacia afuera.

Importante: cuida de que en tu lista haya cosas que tengan un “por qué” lo suficientemente poderoso como para trabajar en ello aún sin el interés de tus hijos. Si tu “por qué” es “porque está en el currículum  correspondiente a la edad de mi hijo de la Secretaría de Educación” pues….. pues….. te pediría amablemente que lo reconsideraras =)

Y por último: Para brindar un conocimiento que tus hijos no pidan, tienes que tener en cuenta 4 cosas más:

que tus hijos estén madurativamente listos para recibirlo

que tus estrategias sean las adecuadas, respetando las formas de aprender de los chicos, los tiempos de concentración y el ambiente que los rodea en el momento de dedicarse a dicho aprendizaje (formal o no formal)

– que jamás el brindarle ese conocimiento signifique que tus hijos lo pasen mal o se fracture tu relación con ellos

que no exageres con la “profundidad” del conocimiento que quieres brindar si no es realmente necesario (por darte un ejemplo exagerado, una cosa es que tu hijo pueda comunicarse en forma escrita correctamente, y otra muy diferente es que sea capaz de escribir un best seller)

 

Me despido por ahora, no sin antes regalarte esta fórmula maravillosa:

Sus intereses + tus intereses = el mejor regalo que les puedes dar a tus hijos =)

 

Hasta la próxima!

 

3 conclusiones personales acerca del proceso de Gaia en INEA 10-14  11

Me parece que fue ayer cuando pisé por primera vez un módulo de INEA…. Gaia tenía 7 años, y en ese momento me parecía súper lejano el día en el que ella debería inscribirse para certificar su primaria.

En ese entonces no tenía muy claro si certificaría primaria con 10 años, o nos esperaríamos a los 15 para que certificara primaria y secundaria de una sola vez. Mi único motivo de la visita a INEA fue el de informarme. Creo firmemente que la información nos da poder, no basta con el deseo o las buenas intenciones. Llegué a INEA con una lista de preguntas, y no salí del edificio hasta tener todas las respuestas… bueno, al menos eso fue lo que me hicieron creer.

En agosto del año pasado Gaia inició su proceso de certificación de primaria, y ya casi termina. Quisiera compartirte 3 conclusiones personales. El único objeto de publicarlas es ampliar tu panorama, para que tengas más referencias a la hora de tomar tus propias decisiones.

 

1- Para mi hija fue muy enriquecedor hacer el programa 10-14 y no esperarse a los 15 años

Sé que muchas familias consideran que es mejor esperarse a los 15 años para certificar primaria y secundaria a la vez. En nuestro caso, no me arrepiento para nada el haber apoyado a Gaia para que inicie su certificación a los 10 años. Sentí (y sigo sintiendo) que es una edad ideal para empezar a “soltar” y dejar que los chicos practiquen habilidades que hemos enseñado, aprendan habilidades nuevas, y las utilicen para lograr un propósito.

¿Cuáles fueron los beneficios?

– Tuvo que aprender a rendir cuentas a una persona que no era ni mamá ni papá

– Ejercitó su autonomía al pedir los libros de cada módulo, consultar dudas, preguntar fechas de exámenes

– Gestionó su tiempo para completar los módulos a tiempo, para poder rendir los exámenes en los tiempos que ella misma estableció

– Conoció de primera mano la estructura de un examen, y desarrolló estrategias para hacerlos a tiempo, para revisarlos, para elegir bien las respuestas

– Conoció mejor sus fortalezas y debilidades y su relación con el logro de un objetivo

– Se autoevaluó, detectando las áreas y contenidos que debía reforzar

– Examinó el sistema educativo de cerca, y sacó sus propias conclusiones acerca de los currículums estandarizados y los criterios de evaluación

– Fortaleció su confianza en sí misma al palpar los resultados e ir acercándose al objetivo final

 

Por otro lado, a mí me parece que teniendo el certificado de primaria facilita la cosa si los chicos deciden luego que quieren hacer su secundaria presencial. No habrá prisas ni estrés para obtener la certificación a último momento.

También la experiencia facilita el camino si los chicos quieren empezar a tomar cursos más estructurados de esto o aquello (cosa que es muy probable que suceda), ya que el proceso de certificación de primaria los ha llenado de herramientas valiosas como las que nombré arriba.

El programa 10-14 es súper, súper amigable. Deberíamos aprovechar esto para relajar, para regalar a los chicos oportunidades de conocer y experimentar cosas nuevas, para ofrecerles “una probadita” del sistema sin que lo resientan (como cuando comenzaron a comer sólidos y paulatinamente íbamos ofreciéndoles nuevos sabores y texturas). 

 

2- El tiempo que les llevará certificar deberían estipularlo los chicos (aunque se equivoquen), no los padres

En nuestro caso, Gaia desde un principio decidió hacer el proceso lo más rápido posible. Esto significaba rendir 2 módulos al mes, con el llenado de libros correspondiente. A mí me pareció que sería demasiado pesado, pero decidí respetar su decisión. Lo tomé más bien como un reto que ella se había propuesto, y quería apoyarla en un 100%.

Al tercer mes, estaba súper estresada y malhumorada, realmente no estaba disfrutando el proceso como era mi intención. Además, había abandonado todos sus proyectos personales porque no le restaba energía para seguirlos. Confieso que me sentí culpable por no haber sido yo quien decidiera los tiempos.

Le propuse sentarnos a charlar, y así lo hicimos. Luego de evaluar la situación, ella me dijo que mejor se relajaba  e iba viendo cuándo rendir. A partir de ese momento, dependiendo el módulo y sus demás proyectos, a veces rendía 2 módulos al mes, otras veces podían pasar 2 meses y no presentaba ninguno. El cambio fue muy positivo para ella, ya que a partir de ese momento comenzó a disfrutar del proceso y a no dejar de lado sus proyectos personales.

Siento que estuvo perfecto que haya sido ella la que decidiera cómo encarar el proceso, cuándo acelerar y cuándo frenar. Definitivamente fue un gran aprendizaje que le servirá para cualquier objetivo que se proponga, hoy y en el futuro.

 

 

3- Los procedimientos en INEA cambian de acuerdo a los estados, las regiones y hasta los centros!

Si hay algo que aprendí en estos meses, es que cada centro de INEA da una información diferente. A veces porque en cada lugar los mecanismos son diferentes, otras porque están desinformados, y muchas otras veces porque hay algunos intereses en medio que determinan el tipo de información que te brinden.

¿Y qué tipo de información es la que cambia de un sitio a otro?

los papeles que te piden para inscribirte: en algunos centros te piden acta de nacimiento, fotos en blanco y negro y CURP, en otros sólo las fotos y el curp. En ambos te piden identificación oficial del padre o tutor.

la modalidad de “cursada”: en algunos lugares no es necesario que asistas a las clases de apoyo con el asesor, en otros te obligarán a ir, y ooootros te dicen que es obligatorio asistir, pero te dan chance de presentar una carta explicando por qué tu hijo se prepara con sus padres en vez de ir cada día con el asesor.

el tipo de exámenes que tu hijo presentará para certificar. Hay centros que te dicen que la única manera es presentando los 12 exámenes (con el llenado previo de los 12 libros) con un máximo permitido de 2 exámenes al mes; en otros centros te dan la opción de hacer un examen diagnóstico (único) que abarca los 12 módulos. Si tu hijo aprueba, te dan el certificado de primaria, si no aprueba las preguntas de alguno de los módulos, luego sólo deberá llenar los libros de los módulos no aprobados, y se le tomará como aprobados aquellos módulos que sí respondió correctamente.

la forma de llenado de los libros: en algunos centros te dan los libros impresos y tu hijo los llena con lápiz. En otros centros te dan de alta en el portal de INEA, y los libros se llenan en línea, desde la compu de casa o desde las compus del centro (si las tuvieran)

la forma de hacer los exámenes: en algunos centros los exámenes son impresos y se llenan con lápiz, en otros centros los exámenes se hacen en línea. La diferencia (además del tema motriz y de que tu hijo esté familiarizado o no con el llenado digital) es que cuando los exámenes se hacen en línea, el resultado es inmediato. Es decir, tu hijo presiona el botón de “enviar examen” y un segundo después le aparece la calificación en la pantalla. En cambio cuando el peque realiza el examen impreso, los resultados pueden tardar hasta 20 días.

las “obligaciones” que tendrás con el centro una vez que inscribas a tu hijo: en algunos centros te dicen que, una vez que tu hijo está inscrito, no puedes cambiarte a otro centro. En cambio en otros te dan la libertad para cambiarte, por ejemplo, para rendir secundaria. Otra: en unos centros te dicen que si elegiste certificar primaria por módulos, en secundaria debe ser igual. En cambio en otros centros te dan la libertad para cambiarte de sistema (por ejemplo, rendir primaria por módulos y rendir secundaria por examen diagnóstico).

¿Por qué te cuento todo esto? Porque yo no lo sabía, y me hubiera ENCANTADO tener toda esta información antes de decidir en qué módulo inscribir a Gaia. Te sugiero que, llegado el momento, visites varios centros y preguntes por cada uno de estos puntos, y elijas el que más se adecúe a tus preferencias y las de tu hijo.

También te aconsejo que te unas a grupos virtuales de apoyo, cuyos administradores son asesores confiables de INEA. Nadie mejor que ellos para asesorarte. Te recomiendo el grupo donde estoy yo, de mi querida Vianney Gallardo. Puedes unirte AQUÍ.

 

¡Hasta la próxima!

Me declaro una madre homeschooler absolutamente imperfecta  15

Me declaro una madre homeschooler absolutamente imperfecta.

.. hay días en que mi paciencia está en menos 5, y me pone fastidiosa hasta el vuelo de una mosca.

.. otros días, estoy tan cansada, que no tengo ganas ni de teclear en Google la pregunta que me está haciendo mi hija.

.. algunas veces mi creatividad se va de vacaciones, y las actividades que ofrezco a las nenas son re pedorras.

.. hay semanas en que divago; nada de lo que hacemos nos acerca a algún objetivo.

.. algunos días me gano el premio a la inconstancia, superando por mucho a mis hijas.

.. hay momentos en que las nenas me hablan y respondo en automático, porque mi mente está en otro lado.

.. confieso que hasta hay días en que de repente me escucho, y lo que estoy diciendo a mis hijas es justamente lo que me decían a mí y que tanto detestaba.

.. me ha pasado también de hacerme la tonta con algún proyecto que me traen de repente las nenas; a medida que me cuentan lo que quieren hacer, me doy cuenta de que requerirá de todo mi día, entonces las distraigo con alguna otra actividad sencilla.

.. sí, tengo que confesarlo: tengo días fatales, en los que correría a anotar a las dos nenas en una escuela doble escolaridad.

.. a veces (pocas pero están) envidio a las mamás que disponen de 6 o 7 horas al día para hacer lo que se les da la gana.

 

No voy a presumir mis imperfecciones, eso es de mediocres. Pero sí las acepto como punto de partida, y me esfuerzo cada día en ser un poquitito mejor. Apunto a que, a medida que transito este camino, sean menos los días de fastidio, desgano, envidia, ausencia, naufragio, falta de vuelo y de voluntad.

Hay días en que logro avanzar, y otros días que no logro nada de nada, y hasta te diría que retrocedo.

Pero hay una dualidad que todo lo equilibra, y hacer consciencia de ella me da la tranquilidad de saber que lograré salir airosa de esta aventura:

Sí, soy una mamá homeschooler absolutamente imperfecta, pero también absolutamente maravillosa.

Maravillosamente imperfecta =)

Y cuando me miro en perspectiva, el saldo es siempre positivo, por lejos =)

Algunas reflexiones acerca de las necesidades académicas de los niños y adolescentes educados sin escuela  13

 

El martes pasado tuve el placer de participar de un hangout junto a mi querida amiga Priscila Salazar y Cecilia Arévalo, una mamá homeschooler de 5 hijos cuyas edades van desde los 5 a los 18 años.

Se trató de reflexionar acerca de nuestros hijos, y de cómo prepararlos para enfrentar al mundo cuando llegue el momento en que ellos se insertarán activamente en la sociedad, ya sea siguiendo una carrera universitaria, trabajando en un sitio de su interés, abriéndose camino como artistas, etc.

 Al final de este post he insertado la grabación de la charla, por si no pudiste escucharla o quieres repasar algún punto.

 La verdad, se me hizo demasiado corta, a pesar de que duró casi una hora cuarenta minutos. ¡Había tanto para desmenuzar! Creo que las tres teníamos para hablar unas horas más…

De los aspectos “no académicos” creo que te he contado bastante en profundidad lo que pienso, pero me ha faltado hablar de 3 cositas referentes sobre todo a la parte “académica” de la educación sin escuela, que me gustaría compartirte a modo de reflexión. Como siempre te digo, son “mis” opiniones y mi muy particular punto de vista.

 

EN LATINOAMÉRICA NO TENEMOS SUFICIENTES REFERENTES DE ADOLESCENTES Y JÓVENES EDUCADOS SIN ESCUELA

 

Hay una realidad: el movimiento homeschooler en Latinoamérica es aún muy joven. Si bien existe el movimiento cristiano en el que muchas familias han educado en casa desde hace décadas, la realidad es que la “gran explosión” sucedió desde hace unos 3 años hasta la fecha. Muchos padres comenzaron a plantearse ofrecer a sus hijos una educación diferente, y el internet los ayudó en gran medida a informarse y a tomar la decisión de dilatar la entrada de sus hijos al sistema o a desescolarizar.

 Por lo tanto, hay casi nula información de familias latinas que estén educando a adolescentes y jóvenes. Sí tenemos muchísimos referentes de familias HS con pequeñitos y niños para poder inspirarnos, familias que siguen diferentes corrientes y filosofías educativas, tenemos blogs, grupos y sitios que nos llenan de información, nos hablan acerca de cuáles son las mejores actividades para preescolares, qué estrategias usar con niños de primaria, y luego…. el vacío.

 Esto, a mi criterio, influye directamente en la falta de visión de muchas familias educadoras, una visión que vaya más allá de certificar la primaria (y me atrevería a decir que muchas veces la visión ni siquiera incluye ese momento de certificación).

A mí me pasa que leo comentarios en grupos, o post y artículos en blogs de familias educadoras, y me surge el deseo de adelantarme 10 o 15 años y ver como se están abriendo paso todos esos futuros jovencitos que hoy están siendo educados bajo diferentes corrientes educativas, desde las más tradicionales hasta las más liberales… ¿A ti no te pasa?!

Algún día este vacío será llenado. Yo misma iré plasmando en mi blog las experiencias con mis futuras adolescentes, y como yo, habrá otras familias que hagan lo mismo. Seguramente nuestras experiencias servirán de inspiración a las familias que vienen detrás.

 

ETAPAS DIFERENTES, NECESIDADES DIFERENTES

 

Definitivamente, una mamá con niños pequeños, no puede aconsejar a una mamá de un adolescente basándose en su experiencia diaria con sus hijitos. Porque lo que es más conveniente en cierta etapa, podría resultar hasta nocivo en otra.

Podemos ser muy relajados con la parte académica de los niños (me atrevería a decir que en los primeros 8 años de vida no es necesaria ninguna instrucción académica si así lo deseas) , pero, a no ser que nuestros chicos quieran seguir alguna profesión para la que no se requiera certificación alguna, es inevitable que en cierto momento tengamos que ponernos en sintonía con el sistema. Puede suceder entre los 10 y los 12 si nuestros chicos tienen que certificar primaria (aquí dependiendo del sistema de cada país), sucederá igual para certificar la secundaria y la preparatoria. Este último período es mucho más exigente! porque al principio tuvimos 10 o 12 años para que los chicos asimilen contenidos elementales de primaria, pero luego tienen sólo 3 años para que asimilen los de secundaria, y en preparatoria qué te digo. Definitivamente las estrategias, los tiempos, la intensidad y dificultad de los contenidos es radicalmente diferente.

 Si realmente lo que queremos es que los chicos disfruten de estos años maravillosos previos a su juventud, sería contradictorio que no hagamos absolutamente nada al respecto hasta que nos sorprendan esos momentos en los que hay que estar a la altura del sistema. Porque nos guste o no, son “trámites” que les darán el pase libre a los chicos para luego poder estudiar lo que han elegido (te repito, a no ser que sus sueños puedan materializarse sin necesidad del sistema).

 “Dosificar” es una solución inteligente, relajada, visionaria. A mis ojos, claro.

 

REINVÉNTATE, CAMBIA DE RUMBO, ADÁPTATE A LAS NUEVAS NECESIDADES DE TUS HIJOS

 

No soy una experta en el tema, sólo una mamá con visión y muchas ganas de hacer lo mejor para mis hijas.

Así como me siento muy segura de cómo educar a Zyani, con Gaia es diferente. Ahora que termine de certificar su primaria, llega una nueva etapa en la que tengo cero experiencia y referencias, mucha disposición y también mucha ansiedad!

Y para que te hagas una idea del por qué de mi ansiedad, te voy a contar lo que acaba de sucederme. Desde siempre Gaia me había dicho que quería hacer todos sus estudios en casa, y luego ya se decidiría por alguna universidad, o escuela superior, o conservatorio… o lo que necesite para hacer en su vida lo que quiera hacer! Y en base a eso yo había trazado mi plan.

 De acuerdo a ese plan, luego de que Gaia certificara primaria, habíamos decidido que los siguientes años ella no estudiaría los contenidos de secundaria, sino que se dedicaría a algunos proyectos. Y a los 15 años iríamos aprendiendo con INEA, sin apuros.

 Hace poco nos comunicó a papá y a mí que ha decidido hacer la prepa presencial. Esto puso patas para arriba mi plan, porque las reglas del juego cambiaron. Ahora tendrá que enfrentarse al sistema antes de lo que yo creía, así que hay que empezar a “dosificar” contenidos para que pueda seguir con sus proyectos y prepararse tranquila. Así, al ingresar, tendrá todos los saberes necesarios como para que no sea estresante ni frustrante cursar su prepa, y pueda disfrutar a pleno de la experiencia.

 ¡¡¡Agradezo tanto que me lo haya dicho ahora y no en 3 años!!!!!

Quienes me vean trabajar con ella en los próximos años, tal vez se preguntarán: “¿por qué alguien que llevaba la parte académica tan relajada, de repente enloqueció y anda enseñando tantos contenidos? Claro, ya no está tan segura de su filosofía”. A veces lo que se ve externamente dice poco y nada, lo verdaderamente importante es tener en claro las razones por las que decidimos optar por una estrategia, o cambiar de rumbo, o ajustarnos o aflojar. No hacer algo porque “toca” o por inseguridad, sino porque es exactamente lo que necesitan nuestros hijos para cumplir sus objetivos, ni más ni menos.

 La clave es tener el poder de reinventarte lo más rápido que puedas para adaptarte a las nuevas necesidades de tus hijos, para ser la facilitadora que les provea lo necesario para lograr sus objetivos.

 

Tal vez te choque considerar aspectos académicos en un entorno que nos grita permanentemente que lo mejor es no intervenir. Te animo a sentarte con papel y lápiz y anotar qué retos tendrán tus hijos en proceso, cuándo y dónde serán esos puntos de intersección entre tu vida homeschooler y el sistema, y cómo podrías ayudarlos a que no sean experiencias estresantes o traumáticas. ¿Tu hijo desea ser músico? ¿Qué tal si investigas los requisitos que piden los conservatorios, o si necesitas certificar paralelamente sus estudios primarios y secundarios? ¿Tu hijo quiere estudiar en el extranjero? ¿Qué tal si vas pensando en estudiar algunos idiomas, para que llegado el momento pueda desenvolverse en el nuevo país con seguridad y confianza? ¿Tu hijo se inclina por áreas como las ciencias o la astronomía, la literatura o la medicina? Entonces necesitará asistir a una universidad… ¿te estás anticipando a los pasos previos, tal como su certificación de estudios y su examen de ingreso a la universidad que elija? No te estoy diciendo que si tienes un peque de 5 años, lo sientes ya mismo a estudiar, lo que te aconsejo es que traces tu plan de acción, para saber cuándo empezar a trabajar para alcanzar cada reto que se le presentará a tal o cual edad, de acuerdo a cada niño en particular y a lo que tú quieres para tu hijo.

 

Anímate. Comprométete con ellos. No esperes a que se las arreglen solos llegado el momento; no es necesario tanto estrés si tú estás ahí para equiparlos de lo necesario para que puedan avanzar a paso firme. Te aseguro de que el tiempo que dedicarán a esto es muchísimo menos de lo que imaginas. Con las estrategias y enfoque adecuados, no arruinarás su vida, ni matarás su creatividad y motivación, o sus ganas de aprender.

Y no te olvides de todos los aspectos no académicos de los que hablamos en la charla, que en definitiva son tanto o más importantes que los académicos.

 

Te mando un gran abrazo. Todo lo que escribí va con muchísimo cariño, pensando en mis hijas y también en tus hijos.

Te propongo una alternativa al examen tradicional  5

IMG_6112

El temido examen.

Recuerdo de niña estar estudiando para un examen, llegar al aula con la panza revuelta de los nervios, sentarme en el banco y esperar la orden “saquen una hoja”. La maestra indicando “tema uno, tema dos”… Pero espérate, ahora que recuerdo, ¡la de sexto era peor! Se atrevía a preparar 4 temas diferentes, para que nadie pueda copiarse.
Luego te dictaba las preguntas, y mientras escribías las de tu tema, te dabas cuenta que te sabías todas las respuestas… ¡pero del tema que no te había tocado!

También recuerdo la sensación, semanas después, de no recordar mucho de lo que había estudiado.

 

¿Para qué sirve un examen?

Un examen sirve para que alguien más hurgue en tu bagaje de conocimientos y determine cuánto sabes. Claro, esto es absolutamente irreal, ya que cualquier persona (niño o adulto) sabe mucho más de lo que señala un examen. Porque hay un elemento arbitrario (acerca de qué se te pregunta) y otro limitante (no se puede medir tu conocimiento en 10 o 15 preguntas, porque obviamente sabes mucho más que eso).

Pero bueno, entiendo que en clases con 30 o 40 alumnos, es imposible para el maestro hacerse una idea de cuánto sabe cada alumno, y al tener la presión de presentar calificaciones al director, debe recurrir al temido “saquen una hoja”.

Cuando educamos en casa, la educación que brindamos es tan personalizada que no tenemos la necesidad de estar evaluando mediante un examen lo que saben o no saben nuestros hijos. Basta prestar atención cuando trabajan para darnos cuenta en qué circunstancias aún no tienen las herramientas como para resolver una situación específica.

 

Usando lo aprendido para la resolución de problemas

Desde mi punto de vista, un aprendizaje con significado consiste en saber utilizar lo aprendido para la resolución concreta de problemas concretos. Para ello debo asegurarme de que las herramientas que adquirieron mis hijas (conocimientos, habilidades) hayan sido asimiladas e internalizadas (no como cuando estudiabas para los exámenes y a las semanas no recordabas nada; esto sucedía porque esos conocimientos no fueron internalizados y por lo tanto no se fijaron en la memoria a largo plazo).

¿Cómo saber si los temas o habilidades que hemos trabajado con nuestros hijos han quedado internalizados?

Pensando en esto, quiero proponerte una estrategia para poner a prueba algunas habilidades de tus hijos, y a la vez ofrecerles pasar un rato divertidísimo: LA BÚSQUEDA DEL TESORO.

IMG_6113

 

El juego de la Búsqueda del tesoro: una alternativa al examen tradicional

Me gusta hacer este juego con mis hijas porque es un simulador perfecto de lo que sucede en la vida real: uno va utilizando todos sus saberes y habilidades para resolver las situaciones que la vida nos presenta, y así nos vamos abriendo camino hacia nuestras metas, sueños, objetivos.

El juego consiste en preparar una serie de pistas, que lleven a tus hijos hacia el tesoro (éste puede ser lo que quieras: unas entradas para el cine, un pastel, unos juguetitos… lo que se te ocurra que pueda gustarles).

En esas pistas, utilizarás acertijos, preguntas o elementos que puedan resolverse utilizando saberes adquiridos en el último año, herramientas y destrezas que tus hijos poseen de manera natural, deducción, etc. La idea es que la pista no sea una cuenta de dividir, tipo examen, sino una pregunta dentro del contexto del juego que tal vez necesite para su resolución una cuenta, una búsqueda alfabética, una definición, un conocimiento de botánica o de geografía, una búsqueda en Google, nociones de ubicación espacial dentro de un mapa, lógica…. ¡lo que se te ocurra!

Cada pista los llevará a otra, y cada vez estarán más cerca de encontrar el tesoro.

El nivel de dificultad del juego y la cantidad de pistas dependerá de la edad de los niños.

IMG_6110

Algunos ejemplos de pistas:

* dibujar un croquis de la casa pero que le falte una parte y colocar una cruz en el lugar donde está la siguiente pista (yo suelo quemar los bordes de las pistas con fuego para simular que es una hoja vieja, y me gusta quemar parte de la “pista” para agregar dificultad) 

* escribir en una hoja “La siguiente pista está en la página 37×5 del libro LE SLÑNI DL ENS POREENS” (esto último escrito en clave que explico en la hoja)

* usar una adivinanza para deducir dónde está la siguiente pista

* describir un accidente geográfico para que busquen en los libros de geografía la página donde se habla de él

* escribir una palabra para que la busquen en el diccionario, y en esa hoja esté la siguiente pista

* describir las características de alguna planta de las que hay en el jardín, y detrás de ella esconder la siguiente pista

* que en la pista las palabras estén desordenadas

* colocar operaciones matemáticas que me den la pista de números que constituyan una clave de un documento de word de la compu, y al abrirlo se lea la siguiente pista

* buscar los verbos dentro de un texto, contarlos, y que ese número sea una clave para la siguiente pista

* utilizar etiquetas de alimentos para hacer preguntas sobre el porcentaje de azúcares, grasas etc. Que esas números obtenidos sean la referencia para buscar una página de un libro, una clave de un archivo, etc, donde se encuentre la siguiente pista.

* descubrir alguna señal que pusimos anteriormente en algún cuarto de la casa, y en dicha señal que esté la siguiente pista

* resolver cuestiones matemáticas para obtener diferentes números que, reunidos, den el nro de teléfono de algún amigo o familiar, avisado previamente, que les de la siguiente pista por teléfono.

* etc.

Ojalá te animes y pruebes! Nada más, presta mucha atención a la hora de armar las pistas y esconderlas, porque si no siguen el orden propuesto, los chicos te perseguirán defraudados por toda la casa!!! =)

Luego me cuentas cómo te fue.

¡Hasta la próxima!

Nuestro día a día en fotos (parte 2)  7

Sigo con la recopilación de fotos de nuestro último año sin escuela. 

En la primera entrega te contaba que la idea de hacer fotopost surgió como respuesta a las preguntas de muchas familias, que querían saber concretamente qué hacíamos en nuestro día a día.

He recibido muchos mails comentando las primeras fotos, ¡y me encanta! En algunos de esos mails me preguntaban si éramos unschoolers o homeschoolers, y yo les respondí que ninguna de las dos =)

La educación de nuestras hijas trasciende cualquier etiqueta, ellas crecen en libertad, pero no tenemos miedo de dirigir por momentos, mientras esos aprendizajes dirigidos cumplan una finalidad concreta que nosotros como papás determinamos que es necesaria. El “porque toca” no existe en casa, salvo los libros de acreditación de primaria de mi hija mayor (que es un caso muy puntual en el que hay que atenerse al sistema).

¡Abro nuevamente nuestra ventana!

.

 Juego libre con disfraces (en casa el cajón de disfraces siempre fue un elemento muy importante)

foto12
.

Explorando la arqueología mexicana:

foto13
.

Visitando una casa a la que llegan las golondrinas cada año a los mismos nidos, a poner huevos y criar a sus pichones:

foto14

.

Trabajando sobre el bordado para hacer un almohadón:

foto16

.

Trabajando en su libro:

foto17

.

En plena práctica de ballet, una de sus 2 pasiones:

foto18

.

Perdida en su escritura:

foto20

.

Comienzo de la acreditación de primaria. Aquí llegábamos de inscribirla, con los primeros libros para completar, y así tener derecho a rendir los exámenes:

foto21

.

Viviendo las fiestas patrias con vestimenta y comida típica:

foto22

.

Haciendo un ejercicio de pensamiento creativo en compañía de Sweetie:

foto23

.

Momento de juego libre con materiales de ubicación espacial (Zyani suele hacer varias actividades simultáneas):

foto24

.

Buscando tutoriales en la red para rehacer el cabello de su muñeca de trapo, que hizo años atrás (para nosotros es fundamental que sepan buscar/analizar/filtrar información. Siempre que ellas desean saber algo, intentamos que traten de buscar las respuestas por sus propios medios):

foto25

.

Aprendiendo sobre la alimentación de las plantas y haciendo un experimento para aprender cómo absorben el agua por medio de sus vasos conductores:

foto26

.

Trabajando una hoja de geometría del primer grado en línea de ALAS:

foto15

.

Hasta aquí te muestro hoy =)

¡Espero que hayas disfrutado del recorrido!

Nuestro día a día en fotos (parte 1)  16

Siempre las familias me escriben y me preguntan qué hacemos en nuestra vida sin escuela. Algo así como “Ok, muy linda tu teoría, pero quisiera saber concretamente qué haces con tus hijas en el día a día”.

Y es muy difícil responder, porque en casa no hay un día igual a otro: hay días más académicos, otros más experimentales, otros ociosos, algunos aventureros… hasta podría decirte que hay épocas! semanas o meses donde nos enfrascamos en ciertas actividades y áreas, y otras épocas donde hacemos cosas diferentes… y así va transcurriendo nuestra vida sin escuela.

Te cuento que tengo acumuladas fotos y fotos (soy foto-compulsiva y lo he heredado de mi madre, entre otras cosillas jeje) pero nunca hallo cómo organizarme para publicar actividades, salidas, etc.

Así que decidí tomar las fotos del último año, y publicar varios compilados de unas 10-12 fotos a modo de “foto-post”, para compartirte nuestra cotidianeidad y contarte en qué vamos gastando nuestro tiempo juntos =)

Quiero aclarar que en la descripción de cada foto he agregado el área en la que estamos trabajando, sólo para mostrarte cómo muchas veces en actividades espontáneas y cotidianas se trabajan muchas habilidades que generalmente reservamos para aprender sobre materiales y entornos más “académicos”.

¡Aquí va el primer compilado! 

 

Vida práctica: siguiendo un instructivo para armar un sillón: selección de piezas, ubicación espacial,

trabajo en equipo:

foto11

Ecología: aprendiendo a reciclar papel:

foto10

 

foto9

Comunicación escrita: recibiendo cartita de respuesta, con regalitos incluídos! de sus amigos Priscila, Mateo, Pablo y Caleb =)

foto8

Juego libre: usando el estanque como pileta antes de meter los pececitos:

foto7
Naturaleza: consintiendo a las mascotas (ellas asumieron responsabilidad total de limpieza,

alimentación y mimos):

foto6

Música: Grupo de ensamble del fraccionamiento, que surgió espontáneamente con los amigos de mis hijas, a los que invité a tomar clases en casa:
foto5

Vida práctica y coordinación viso-manual: bordando un tapiz que eligió en el tianguis:
foto4

Lectura: “HarryPotteando” compulsivamente =)

foto2

Comienza la muda: ¡primer diente que se cae!

Según Rudolf Steiner (pedagogía Waldorf), la muda de dientes indica el fin del septenio en el que desarrollamos el cuerpo físico, e inicio del septenio en el que comenzamos a desarrollar el cuerpo etéreo. Yo misma he tomado esta señal física para observar cambios y tomar en cuenta las nuevas necesidades:

foto1

.

En la próxima te muestro más de nuestro último año sin escuela 😉

Ideas para que ayudes a tus hijos a hacer realidad sus proyectos  0

Muchas veces pasa que nuestros chicos nos comentan súper entusiasmados que quieren empezar un proyecto: tal vez quieren hacer un huertito en macetas, o escribir un cuento o libro, iniciar un herbario, tener un blog, grabar un video, hacer una lapbook de su grupo musical preferido… uff tantas cosas!! Entonces nos ponemos a su disposición, les ayudamos a pensar qué cosas podrían hacer para lograrlo, y quedamos a la espera de que nos pidan ayuda si la necesitan.

Pero al cabo de unos días vemos cómo el entusiasmo decae, y simplemente el proyecto queda a medias o sin concretarse.

En este punto, es común que nos digamos a nosotras mismas que el interés de los chicos dura lo que un suspiro (lo que a veces es cierto, pero no siempre), o que cuando algo les cuesta esfuerzo lo abandonan, o que no tienen constancia, etc.

Hace algunos meses, en el taller “Los niños y la gestión del tiempo” que impartí a las mamás de un programa de ALAS, hablábamos que muchas veces los chicos abandonan proyectos no por falta de interés, sino que no son capaces de trazar un plan de acción y gestionar su tiempo para poder alcanzar el objetivo.

A continuación te sugiero algunos pasos a seguir para ayudar a tu hijo a concretar sus proyectos:

1- siéntate con él para que te cuente exactamente cómo es el proyecto que imagina y cuál es su objetivo final. Qué desea obtener del proyecto. Es común que cuando nuestros hijos corren a contarnos que van a iniciar un proyecto, nuestra imaginación vuele a mil y nosotras construyamos mentalmente un proyecto que probablemente tiene poco que ver con lo que el nene quiere =P

2- tracen un plan de acción: hazle preguntas tales como: ¿qué pasos tienes que dar para hacer realidad tu proyecto? ¿qué recursos necesitarás? ¿cómo vamos a conseguirlos? En este punto es importante que el niño vaya anotando todo lo que va surgiendo de la charla, luego lo pase en limpio y tenga bien visible su plan de acción. También puede suceder que llegado el momento de “aterrizar” el proyecto, el nene se de cuenta que realmente no quiere hacerlo, y no pasa nada.

3- ayúdalo a gestionar su tiempo: hazle preguntas tales como: ¿quieres trabajar todos los días en tu proyecto, o sólo algunos días a la semana? ¿qué momento del día te parece más adecuado para trabajar en el proyecto? ¿cuántas horas le dedicarás al día? ¿en qué lugar de la casa o lugares externos necesitas estar para avanzar con tu proyecto? Aquí pueden usar un calendario o una agenda que sea sólo de tu hijo, para que anote los días que destinará a trabajar en su proyecto, y qué hará ese día.

4- apóyalo permanentemente: una vez que el proyecto se pone en marcha, no debemos desentendernos de la cuestión, confiando en que nuestro trabajo está terminado. ¡Ahora viene la parte más difícil para tu hijo! Ser constante, paciente y organizado.  Y te necesitará más que nunca para que seas un pilar de apoyo y de estímulo. A veces pensamos que si un niño tiene el genuino deseo de hacer un proyecto, es más que suficiente para que sea tenaz, constante, organizado. Y aunque para algunos nenes sí es suficiente y logran terminar sus hermosos proyectos, la realidad es que muchos otros nenes necesitan más ayuda de nuestra parte. Si la constancia y la tenacidad no son cualidades innatas de los chicos, simplemente se aprenden con la práctica! Y vale mucho la pena aprenderlas, son grandes herramientas que les ayudarán a lograr todo lo que se propongan en la vida.

A modo de ejemplo, quiero contarte cómo vamos avanzando con los 2 proyectos

que actualmente están llevando mis hijas:

Proyecto4
El proyecto de Zyani es terminar el segundo libro de piano para mediados de año (te aclaro que su aprendizaje es bastante desestructurado, por esa razón es “su” proyecto y no una clase común de piano)

Proyecto3

El proyecto de Gaia es terminar su libro para las mismas fechas

Hace meses que hicimos los puntos 1, 2 y 3 de mi lista, y ahora sólo me queda darles mi apoyo permanente. Algunas de las herramientas que utilicé para ayudarlas:

– Hicimos un calendario visible con los días de la semana que dedican a sus proyectos.

– Durante esos tiempos, yo no dejo nada para hacer y estoy a su completa disposición. Con Zyani es más comprometida mi participación porque soy su tutora de piano, así que vemos juntas cada pieza, la ayudo a no impacientarse, le cebo mate, tocamos a 4 manos, vemos videos de otras niñas pianistas, etc. Con Gaia puedo ayudarla a pasar a la compu lo que ha escrito ese día, busco nuevos programas para que haga sus dibujos digitales (ahí me tenían el lunes con un tutorial, haciendo un lápiz casero para pantallas touch con papel alumninio y un cotonete, con lo mala que soy para las manualidades! para que Gaia pueda hacer sus dibujos digitales con más precisión), le busco información de reglas de uso del guión largo o simplemente le cebo unos mates y la escucho leerme lo que escribió. La cuestión es que estoy con ellas para que sientan que las apoyo y que creo apasionadamente en sus proyectos.

– por último, hicimos un plan de trabajo de 100 días, y lo colgamos en la pared:

proyecto1

Proyecto2

 

Son cartulinas con 100 cuadritos numerados. Cada vez que alguna de ellas trabaja en su proyecto, al finalizar su “jornada de trabajo” pegan un stiker en un cuadradito. Aclaro que la elección de la estrella es azarosa, puede ser cualquier sticker pequeño. El pegado de dicho sticker no simboliza un premio dado por mí, sino que se trata de  una marca personal de “trabajo realizado” que ellas mismas gestionan. Con estas cartulinas las nenas pueden visualizar el trabajo realizado, y comparan los días dedicados con los avances que van logrando en sus proyectos.

Es muy importante que la cartulina esté en un lugar visible, ha pasado varias veces que al ver la cartulina corren a trabajar en sus proyectos, aún sin ser el día que les tocaba.

Si puedes observar las cartulinas, verás muchas más estrellitas en la cartulina de Zyani que en la de Gaia. Lo que ocurrió es que se cruzó INEA en medio y Gaia, obsesionada con terminar con INEA lo antes posible, había suspendido su proyecto. Curiosamente con el paso de los meses se desaceleró con INEA y quiso retomar su libro. ¿Sabes qué la ayudó a volver a enfocarse en su proyecto? Ver la cartulina colgada en la pared, sin avances 😉

Ojalá que el artículo te haya dado nuevas ideas para implementar con tus chicos. Y si lo deseas, en la sección de comentarios que encuentras abajo puedes compartirme los proyectos que actualmente tus hijos están llevando a cabo =)

 Hasta la próxima!

20 cosas que no sabías de mí…  15

Hoy quiero compartirte 20 cosas que seguramente no sabes de mí. Aquí te van:

.

1- Pedí mi primera guitarra a los 2 años y medio, y la usaba únicamente para asustar a mi vecinita Martina, del depa de al lado (jamás supe por qué le aterraban las guitarras)

2- A los 5 años me enamoré perdidamente de un compañerito del jardín, y el amor me duró hasta los 9, cuando él se cambió de escuela. Hace unos años me lo encontré en el Face, y me confesó que el también estaba enamorado de mí =)

3- En la primaria había formado un club secreto con mi mejor amiga, cuyo fin era acercarnos a las compañeritas que nadie aceptaba y ofrecerles nuestra amistad. Y todas teníamos un carnet del club.

4- De chica (hasta adolescente) quería ser astronauta

5- A los 12 años ingresé al grupo guía (scout) y allí conocí a mis 2 mejores amigos de toda la vida

.



1934547_117739522936_7787069_n

(el día de mi promesa)

.

6- Mi primer beso fue a los 13 años.

7- Doy clases desde los 14 años, cuando ayudaba a mi mamá a atender a los chicos que venían a casa a sus clases de regularización y para hacer tareas escolares

8- En la secu, tenía un club con 2 amigos donde seguíamos el fenómeno OVNI, asistíamos a charlas y llevábamos una carpeta con mapas, marcando los avistamientos que salían en diarios y revistas

9- Durante años toqué la guitarra en el ministerio de música del movimiento carismático de la iglesia católica. Allí conocí a la que hasta hoy es una de mis mejores amigas

10- A los 15 años cambié la fiesta por una computadora TK90

11- A los 16 años formé mi primera banda de chicas llamada Stress. Tocamos en vivo sólo una vez.

.

 

stress2

(la de la Les Paul zona 4 soy yo!)

.

 

12- Nunca fui constante en mi carrera, el 70% de los años de conservatorio los rendí libres porque me hartaba ir cada semana

13- Amo viajar. Mi pendiente: Europa. El mejor viaje de mi vida: 40 días en la India con mi mochila al hombro, puebleando desde Nueva Delhi hasta las playas de Goa.

.

IMG_0106

(¿ya me encontraste?!)

.

14- Amo los gatos. Me gustan más que los perros. Mi compañero los odia, así que hace años que no convivo con los felinos

15- A los 30 años comencé a fumar, gracias a una apuesta. El chiste me duró años de dependencia

16- Cuando llegué a México (Guadalajara), tenía 3 trabajos a la vez: de 7 a 3 era mesera en un restaurante, de 4 a 8 daba clases de guitarra y de ensamble en el Instituto de Cultura y a las 9 tocaba con mi banda en una hostería

17- En 2003 se me cumplió el sueño musical: fuimos banda soporte de Maná en su gira “Revolución de amor”. Para el último concierto en el Zócalo de DF, tenía 6 meses de embarazo!

.

 

_MG_0108
(esa noche hacía un frrrrrrrrrío!!))

.

 

18- Mis dos hijas nacieron en casa. A Zyani la recibió mi compañero, porque por el tráfico (vivíamos en DF y eran las 8 de la mañana) la partera no pudo llegar a tiempo

19- La primera vez que hice homeschooling fue con mis sobrinos, les di clases 6 meses cuando vivíamos en Playa del Carmen, porque su mamá estaba en otra ciudad… muchas de las clases eran en la playa =)

.

28673_408108722936_3017434_n

(mis sobris en nuestra choza playera)

.

20- Mi sueño es terminar viviendo cerca de la playa y tener un barecito bohemio, con tragos, buena música en vivo y muchos libros.

 

¡Claro que hay muchas, muchas cosas más! Pero éstas son las más curiosas y significativas. Ya me conoces un poco más 😉

 

Hasta la próxima!

Laura.- 

6 juegos divertidos para practicar escritura

.escribir

(imagen de www.imagui.com)

.

Lo sé. A veces tu hij@ no quiere saber nada de agarrar un lápiz, y menos que menos escribir 5 palabras seguidas.

Tengo un duendecito de casi 7 años que tiene alergia a los ejercicios tradicionales de escritura. Ella fue mi mayor motivación para buscar actividades para practicar escritura sin que resulte tedioso o aburrido.

Quiero compartirte algunos juegos que forman parte de nuestro currículum de primer grado, y que pueden resultarte súper útiles a la hora de practicar la escritura con tu peque:

 

1- El ahorcado

Se trata del tradicional juego en el que se coloca la inicial y letra final de una palabra, y en medio se hacen tantos guiones como letras falten. La otra persona deberá adivinar de qué palabra se trata… pero mejor te comparto el tutorial de ALAS:

 .

2- Oraciones chifladas

Este divertido juego tiene por objetivo formar una oración lo más descabellada posible.

Se juega así:

– El adulto escribe una palabra, por ejemplo “La” y pasa la hoja al peque

– El peque añadirá al lado de “La” su palabra, por ejemplo “abuela”

– Nuevamente será el turno del adulto, que aportará con su palabra, por ejemplo “desinflada”

– Y así irán escribiendo palabras por turnos, hasta que consideren que la oración está terminada.

En nuestro ejemplo, podría haber quedado: “La abuela desinflada escupe moscas de gelatina al puerco oloroso y enamorado”.

A los niños les encantan los absurdos, y en su afán de pensar palabras que queden súper graciosas escribirán y escribirán sin parar 😉

 .

3- A encontrar objetos

Este es un juego muy entretenido también. Se trata de que prepares unas tarjetas con ilustraciones de lo que encuentres y una hoja pautada (o rayada, la que utilices con tu peque).

Tomarán una tarjeta al azar, y por turnos escribirán elementos que encuentren en dicha tarjeta. Luego de que agoten los elementos visibles, agudizarán su ingenio para poner hasta las materias primas de los elementos de la ilustración!

Te dejo el video de pimer grado de ALAS, que lo explica súper bien:

 .

 4- Mil palabras en una palabra

Este juego se juega de la siguiente manera:

El adulto escribe una palabra larga en la hoja pautada o cuaderno, por ejemplo MARIPOSA.

Por turnos, deberán escribir palabras utilizando las letras de la palabra dada, por ejemplo:

– MAR

– POSA

– SAPO

– RIMA

– ETC.

Pierde el que ya no sepa qué palabra poner.

 .

5- Dígalo con mímica

Este juego es muy conocido, sólo que nosotros usaremos la siguiente variable: el peque deberá escribir una frase para luego hacerla con mímica, y nosotros adivinaremos.

Luego será el turno de escribir nosotros una frase y hacer la mímica.

También se pueden reemplazar las frases por el nombre de algún animal, y hacer la mímica de éste.

.

6- Basta

Uno de los preferidos de mis hijas (y mi preferido cuando era chica).

Se trata de hacer un tablero con filas y columnas, y en la fila superior poner ítems tales como “nombres”, “animales”, “frutas y verduras” “países y ciudades”, “verbos” etc. Depende de la edad del peque, serán los ítems que elijan.

Pueden jugar 2 o más personas.

una vez que todos tienen listo su tablero, uno de los participantes dirá en voz alta y clara “A” y seguirá diciendo el alfabeto mentalmente. Otro jugador, cuando quiera, dirá “Basta!” y el primer jugador dirá en voz alta cuál fue la letra que estaba diciendo mentalmente cuando se escuchó la palabra “Basta!”. 

Supongamos que dice que es la letra M. Todos los jugadores comenzarán a escribir palabras de cada ítem que empiecen con M (en nuestro ejemplo: Mariana, Mono, Mandarina, Madagascar, Masticar). El primero que complete la fila, volverá a decir “Basta!”. En ese instante todos deberán soltar sus plumas.

Se dirán en voz alta las palabras. Si nadie puso la palabra que yo puse, mi palabra vale 10 puntos. Si algún otro puso la misma palabra que yo, serán 5 puntos para ambos. Si no completé alguna palabra, tendré 0 puntos (mira este tablero a modo de referencia)

Se juega hasta completar todo el tablero. Gana el jugador que obtuvo más puntos.

AQUÍ y AQUÍ puedes descargar tableros de Basta listos para usar =)

 .

.

Por último, para realizar las 5 actividades te comparto la hoja pautada Montessori que usamos en nuestro primer grado, para que los peques practiquen letras medias (m, s, r), que van por debajo del renglón (p, q, g) y altas (t, l, f).

Puedes descargarla AQUÍ. Mi consejo es que la plastifiques (enmiques) y la utilices con marcadores (plumones) lavables, y borres con un trapo húmedo. Así te quedará un material reutilizable 😉

 

Hasta la próxima!!

 

Cómo hacer envoltorios de regalos utilizando botellas de refrescos

Esta semana papá cumplió años. Las nenas (al contrario de su mamá) son súper detallistas. Quisieron hacer algo especial para este año, y buscando en la red nos topamos con sencillos tutoriales para hacer envoltorios de regalos utilizando botellas PET; a las nenas les gustaron tanto que decidieron hacer sus envoltorios para presentar los regalitos de papá.

Les comparto algunas fotos del proceso, donde cada una está trabajando en el diseño que eligió:

 

regalos1

regalos2

regalos5

regalos6

regalos7

regalos3

regalos4

regalos8

Y….. charán!!! envoltorios listos, con los regalitos dentro:

IMG_5817

Realmente se pueden hacer cosas preciosas con las botellas plásticas, ya sean de refresco, jugo o las pequeñas de agua. AQUÍ y AQUÍ encontrarás los tutoriales que las nenas utilizaron, pero te recomiendo ver todos los tutoriales de esta chica, tiene ideas buenísimas para realizar diferentes manualidades con botellas PET.

¡Hasta la próxima!

 

 

Alentar a los chicos a tener su propio blog: algunos tips y beneficios


.

.

Fui, soy y seré una mamá bloguera. Me encanta escribir y a la vez leer blogs de otras personas que tienen cosas interesantes para aportarme. Mis hijas han crecido viéndome escribir en mi blog, saben de qué se trata.

Y este año, ¡la casa se infectó con la fiebre de los blogs!

.

Gaia me estaba pidiendo abrir uno desde hace varios meses, y el mes pasado lo concretamos.

Esta semana fue el turno de Zyani. Tal vez de ver a la hermana publicar, recibir comentarios y hablar todo el tiempo de ello, también le entró el bichito bloguero y me pidió de abrir un blog para “hablar del piano y de la naturaleza”. En un principio me pareció que estaba chiquita para tener un blog, pero luego, analizando la cuestión, llegué a la conclusión de que un blog es para lo que quieres que sea, siempre que utilices los elementos que te sirvan a un propósito específico. Así que días pasados nos sentamos las dos y creamos su blog.

.

La cuestión es que las dos están súper emocionadas publicando y pensando de qué quieren hablar en los próximos post, qué fotos sacarán o qué videos grabarán para contar esto o aquello. ¡¡Una verdadera explosión de motivación!!

Como mamá, veo en los flamantes blogs de mis hijas una gran oportunidad de adquirir aprendizajes y experiencias.

.

¿Qué pueden aprender/trabajar los chicos con un blog?

.

Se me ocurre…

.

– cuidados que hay que tener al exponerse en internet

– expresar ideas y sentimientos

– redactar mejor para que quien las lea entienda el mensaje que intentan transmitir

– reglas de etiqueta cuando nuestros escritos son públicos

– diseñar un blog: colores, fondos, fuentes, widgets, configuración general, etc.

– editar fotos y videos

– crear campañas/proyectos/emprendimientos que puedan ser exhibidos/promocionados en sus blogs

– elaborar un calendario editorial

– crear una red de blogueros amigos

– conocer lo que es un dominio y un hosting

– conocer cómo funciona la web y cómo un segundo después de publicar un post, lo puede leer alguien del otro lado del planeta

– qué es el spam

 .

Cómo crear un blog

.

Cuando decidimos crear un blog, podemos hacerlo de 2 maneras: montándolo en un espacio gratuito, o comprar nuestro dominio (tu-nombre.com) y pagar hosting (espacio donde se alojará nuestro blog).

Gaia montó su blog en mi hosting (aprovechando que cada año lo contrato para la página de ALAS) y ella sí compró su dominio (planetaGaia.org).

Para Zyania, decidí montarlo en Blogger, que es un sitio gratuito y muy sencillo de utilizar. La diferencia con un sitio de paga es que en la dirección de la página aparece la palabra “blogspot” (zyaninatural.blogspot.mx).

.

Te animo a que consultes a tus chicos si no les gustaría tener su propio blog. Es importante que no presiones, la apertura de un blog tiene que partir, fundamentalmente, de las ganas reales de comunicar algo a otro; si no hay esa necesidad, es probable que los chicos abandonen el proyecto luego de las primeras publicaciones.

.

Para empezar no necesitas invertir nada; basta crear, como yo lo hice con Zyani, un sitio en Blogger. También puedes crearlo en WordPress.

.

A continuación te dejo los enlaces a 2 sencillos tutoriales; uno te explica cómo crear tu blog en Blogger y el otro cómo hacerlo en WordPress.

.

 

 .

Una vez abierto el blog, siéntate con tu hijo para resolver aspectos de diseño. Invítalo a elegir plantilla, colores, fuentes, fondo. Intenta no meterte en estas decisiones, es muy importante que todo lo que haya en el blog (diseño incluido) sea decidido por tu peque. Seguramente el diseño será muy básico al principio, y a medida que él adquiera más herramientas de manejo del blog, querrá añadir nuevos elementos y/o cambiar otros.

.

El siguiente paso es ayudarlo a decidir en qué formato querrá publicar, por ejemplo:

.

– posteando videos grabados por él, de diferentes temas

– posteando fotos sacadas por él o por otro miembro de la familia, con un pequeño comentario

– redactando cada post, agregando alguna foto o video como complemento

– posteando cosas halladas en la red, que le hayan llamado la atención

– un mix de varias opciones, o de todas

 .

La edad de los chicos tiene mucho que ver con esta elección, tal vez para los pequeños es más sencillo publicar fotos con algún pequeño comentario redactado por ellos, o compartir videos curiosos e interesantes que encuentren en youtube. Cositas sencillas que no los frustre y que puedan llevar a cabo con facilidad.

Y a medida que crecen, seguramente sus textos serán más extensos, y sus aportaciones más ricas. Como todo, es un proceso.

.

No olvides hablar con ellos acerca de la importancia de no publicar datos personales, ni dirección, ni teléfono, ni fotos en las que se muestre un lugar que pueda reconocerse fácilmente y que visiten periódicamente. Siempre supervisa sus publicaciones y los comentarios que reciben. También tienes la opción de configurar el sitio para que el blog sea privado, y que puedan leerlo únicamente las personas que tú invites (muchas veces se utiliza esta opción para que sea un espacio únicamente para la familia y amigos íntimos).

Por último, quisiera dejarte algunos blogs de niños educados en familia, para que conozcas sus sitios, tus hijos puedan sacar ideas y, si lo deseas, los ayudes a establecer contacto. Si sabes de otros blogs escritos por niños, escríbeme para agregarlos a la lista:

.

http://jhs05.blogspot.mx

http://ldvslavidavistaatravesdemisojos.blogspot.mx

http://creciendotodosjuntos.blogspot.com.es

http://sheisthesky.blogspot.mx

http://lapanteradelasnieves.blogspot.mx

http://unafadaunapucaiunfollet.blogspot.mx

http://unblogdejazmin.blogspot.mx

http://zeldaskywardeltemplo.blogspot.mx

http://mislegosfavoritos.blogspot.mx

http://aprendiendoenlatierra.blogspot.mx

http://planetagaia.org

http://zyaninatural.blogspot.mx

http://colecti.blogspot.mx

http://cantojuegoyaprendo.blogspot.mx

http://zyonaventuras.blogspot.mx 

 

¡Hasta la próxima!

 

La música como compañera de estudio

pentagrama

 

El tema surgió en el curso de métodos dinámicos que acabo de impartir, cuando una mamá me preguntaba si era conveniente poner música cuando ella trabajaba con sus pequeños preescolares. Casualmente una mamá me acaba de hacer la misma pregunta, así que decidí escribir este post en respuesta a este interesante tema.

Soy músico, por lo tanto ocupo un papel activo dentro del universo musical. Pero además de instrumentista, soy una gran escucha. Adoro trabajar con música. Adoro elegir la música adecuada para mí de acuerdo a las diferentes actividades que hago. Adoro también momentos de silencio, pero éstos no deben ser demasiado largos.

Mis hijas también adoran trabajar con música. En muchas escuelas, se utiliza la música en las aulas.

¿Esto es bueno o es malo? ¿Beneficia la música al estudiante? ¿O, por el contrario, lo distrae?

La respuesta es: depende de la música que elijamos en relación al tipo de actividad que estamos realizando.

 

MÚSICA PARA ACTIVIDADES QUE REQUIEREN CONCENTRACIÓN

Cuando nuestros hijos están haciendo actividades que requieren de cierta concentración, la mejor música que podemos elegir para ellos es la de compositores del clasicismo. El mayor exponente: Mozart.

¿Y por qué todo este rollo con el efecto Mozart y toda la cosa? ¿qué tiene de mágico este señor, además de ser uno de los compositores más increíbles de todos los tiempos?

Sencillo: si bien la música en general de los compositores clásicos calman los centros nerviosos, Mozart lo logra espectacularmente. Al aplacar los centros nerviosos, estamos favoreciendo la concentración.

Y no queda aquí la cosa: hay estudios que han demostrado que escuchar a Mozart mejora el razonamiento espacio-temporal y la memoria a corto plazo. Pero no te aloques, no es que si le pones a Mozart a tu peque, en unos años será un pequeño prodigio. Esa mejora de la que te hablo dura entre 15 y 20 minutos, y se produce por la excitación que produce su música, y por lo tanto nos estamos “predisponiendo” a aprender mejor. Increíble, ¿no?

Pero no quiero ser injusta, el clasicismo nos dio músicos increíbles que merecen la pena que los conozcas y sus obras comiencen a formar parte del soundtrack de tu vida. Te presento a dos de ellos, escucha estas obras, son bellísimas:

Christoph Gluck (Alemania)

.

Franz Haydn (Austria)

.

 

Saliendo del universo de la música clásica, hay otro estilo que va muy bien con las actividades que requieren concentración: la música celta. Te dejo un video de Lorena McKennitt (si aún no la conoces te va a encantar), pero es muy vasta la cantidad de bandas que ejecutan este estilo musical:

.

 

MÚSICA PARA ACTIVIDADES KINESTÉSICAS

Definitivamente, para cualquier actividad kinestésica recomiendo la música rusa. Adoro la música rusa!! seguramente tiene mucho que ver el hecho de que mi papá hacía desfilar por su cassettera a todos esos fabulosos músicos rusos desde que éramos pequeños… recuerdo como si fuera ayer que, no importaba en qué parte de la casa estuviéramos, cuando la música empezaba a sonar era como una llamada tribal a reunirnos mis dos hermanos y yo en el comedor y empezar a danzar alrededor de la mesa.

La música rusa invita al movimiento. Utilízala cuando están trabajando motricidad gruesa, cuando construyen, cuando ayudan a la limpieza de la casa, cuando dibujan o pintan, cuando hacen ejercicios físicos.

Mi gran amor: Modesto Musorgsky. Quiero que escuches la obra “Cuadros de una exposición”; en ella compuso 10 movimientos, cada uno en honor a un cuadro de un conocido pintor. Esta obra fue compuesta para piano, pero Ravel tuvo la genial idea de orquestarla:

.

 

Otros músicos rusos que me encantan:

– Prokofiev

– Korsakov

– Stravinsky

– Tchaikovsky

– Rachmaninov

Además de la música rusa, el rock y los ritmos latinos (instrumentales) pueden servir para este momento de aprendizaje (busca música instrumental de Carlos Santana, Joe Satriani y Steve Vai)

 

 

MÚSICA INSTRUMENTAL VERSUS MÚSICA CANTADA

Este punto es sumamente importante. Jamás elijas música cantada en español si quieres que tus chicos estén concentrados, porque no va a funcionar, ya que parte de la mente prestará atención a la canción.

Para que entiendas mejor, piensa en las estrategias de las radios. Un músico les da una “cuota”, entonces la radio pasa su corte de difusión día y noche, muchas veces al día. Y aunque no te guste el músico, aunque digas odiar esa canción, tarde o temprano terminarás tarareándola y sabiéndote la letra de memoria 😉

Por eso, lo mejor es música instrumental o en un idioma totalmente desconocido para los chicos.

.

.

UNA BUENA ALTERNATIVA A LA DESCARGA DE MÚSICA O BÚSQUEDA DE TEMA POR TEMA EN INTERNET

Verónica, una mamá de ALAS, nos comentó de Spotify, una excelente alternativa para poder escuchar música sin necesidad de descargarla. Tiene una versión gratuita y otra de paga (49 pesos y te evitas de los promocionales cada 5 o 6 temas). Haces tus listas de favoritos o simplemente eliges por género, y puedes escuchar música de todo el planeta.

 

Ya tienes el software, y ya tienes una idea de qué elegir en cada momento de aprendizaje. ¿Qué esperas para que la música sea la nueva compañera de estudios de tus chicos?

 

Hasta la próxima!

 

7 consejos para padres que desescolarizan a sus hijos para inciar el homeschooling (parte 4/7)

caminos

En los post anteriores de consejos, hablamos de:

.

Hoy llega mi cuarto consejo: ESTABLECER OBJETIVOS CLAROS

En mis cursos me encuentro con madres preocupadas por confeccionar planes de estudio personalizados, por entender mejor los procesos de aprendizaje de los chicos, y también preocupadas por ofrecer métodos dinámicos para hacer más atractivo el día a día. Pero aún con todas estas herramientas, no encuentran su “norte”.

¿y sabes a qué se debe esto? a que no se han sentado a establecer objetivos concretos para cada uno de sus hijos.

El error es que se centran en el plan de estudio, en los recursos a utilizar, en bajar actividades de la red y en hacer atractivo el aprendizaje, cuando en realidad no tienen idea de adónde quieren llegar con sus hijos en x tiempo.

Writing

.

Los objetivos 

En mi experiencia, recomendaría a todos los padres (homeschoolers o no) tener objetivos..

– a largo plazo (puede ser por ejemplo al finalizar kinder, o al finalizar primaria, o secundaria)

– a mediano plazo (de aquí a un año, o puede ser por ciclos de 3 años)

– a corto plazo (equis cantidad de meses)

.

Te aclaro que no se trata de que tú decidas su vida ni que impongas tus deseos por sobre los de ellos. Esto es, es obvio que no pondrás como objetivo “que mi hijo se reciba de contador” o “que ingrese en la banda de música del pueblo”, porque estos objetivos ya serían del niño, no tuyos.

De lo que te hablo es que, como adultos, tenemos la capacidad (y la responsabilidad) de observar a nuestro hijos y determinar:

1- Cuáles son sus fortalezas y talentos, y elaborar estrategias para ayudarlos a desarrollarlos. El desarrollo de los talentos está estrechamente ligado a la confianza, autoestima y autonomía.

2- La importancia que tiene el trabajo comunitario, el saber trabajar en equipo, respetar opiniones, valorar las habilidades de los demás, cooperar. La casa es el mejor lugar para empezar a desarrollar estas habilidades.

3- Por último, debemos determinar cuáles son los conocimientos académicos que podrían ser herramientas valiosas a lo largo de la vida de nuestros hijos. Es nuestro deber ayudarles a alcanzarlos de la mejor manera y con las mejores estrategias. 

 .

Plantillas para descargar e imprimir

A continuación encontrarás 3 planillas de objetivos para que descargues e imprimas. Ellas te ayudarán a ordenar tus ideas acerca de estos 3 aspectos tan importantes y a desarrollar un plan de acción para alcanzar los objetivos que te propongas. Se vale también charlarlo con tus hijos, ellos también pueden fijarse objetivos y tú serás quien busque las estrategias para alcanzarlos.

Es importante también que, antes de fijar objetivos, sepas exactamente dónde está parado hoy tu hijo en cada uno de los aspectos arriba descriptos. De esta manera tus objetivos serán más reales y posibles de alcanzar. ¡Un paso a la vez, siempre hacia adelante!

Descarga la plantilla de objetivos personales

Descarga la plantilla de objetivos comunitarios

Descarga la plantilla de objetivos académicos

 

Te prometo que, una vez que determines cuáles son tus objetivos para cada uno de tus hijos, sabrás qué camino tomar y qué herramientas utilizar para llegar a destino. Y todo será más claro.

 

INEA: Revisando los libros de los módulos I y II

libros-INEA

Como ya les conté en este post, inscribimos a Gaia en el INEA para que pueda rendir su primaria.

Me prometí que haría una bitácora detallada de todo el proceso, así que hoy quisiera hablarles de los libros de los módulos I y II. Les cuento…

El primer módulo consta de 2 libros: uno de letras y otro de números. Libritos ultra básicos, están pensados para personas analfabetas que inician desde cero. 

El libro de español: muchas planas de las mayúsculas y minúsculas (no se trabaja cursiva, sólo imprenta), reconocer las iniciales de las palabras, completar las sílabas que faltan… un libro que puede resultar bastante fastidioso de llenar para un nene de 10 años, pero la institución exige que sí se llene. Me da risa que Gaia jamás hizo planas (de hecho el aprendizaje de la lectoescritura fue absolutamente autodidacta), pero ahora va a tener que hacer todas las planas que no hizo de chiquita!

El libro de matemáticas: igual que el de español, pero con muchas menos hojas y de tamaño más pequeño. Igual: planas de números, contar de 3 en 3, de 5 en 5, completar colecciones, etc. Lo bueno es que se llena muy rápido 😉

El segundo módulo consta de un solo libro de 313 páginas. 

Y resulta que es un libro muy curioso (confieso que no me esperaba con algo así), porque es global. No está separado en materias ni nada parecido, sino que son diferentes unidades en los que se trabajan diferentes contenidos que se sitúan alrededor de un tema central. Pero si intentas imaginar el enfoque de los temas que viste alguna vez en los libros de texto corrientes de primaria, olvídalo. Estamos hablando de un libro 100% práctico, donde los chicos perfeccionarán su escritura y gramática a través de temas de la vida práctica relevantes, tales como saber cuáles son los documentos oficiales de toda personas, saber escribir una carta, cuáles son los oficios principales en la comunidad en que viven, entre otros temas.

Les transcribo los contenidos de las 4 unidades de estudio…

(esperen que Gaia está trabajando en su libro, se lo voy a pedir un ratito)

Ok, aquí va:

 

 Unidad 1: Nos presentamos

. nuestros nombres

. el lugar de origen

. hacemos preguntas

. los documentos y nuestra información

 

Unidad 2: Nuestras familias

. nuestra familia

. ¿en qué nos parecemos?

. una y mil familias

. La familia en los escritos

 

Unidad 3: las palabras y nuestro mundo

. los objetos y las palabras

. ¿qué quieren decir las palabras?

. palabras de todos, palabras de uno

. las cosas y los objetos en los escritos

 

Unidad 4: para andar los caminos

. elementos del paisaje

. el mapa de México, nuestro país

. los lugares de la comunidad

. El tiempo

 

Este libro sí lleva su tiempo completarlo. Como nosotros inscribimos a Gai a mediados de agosto y ella quiere empezar a rendir en septiembre, sí le está resultando pesado porque sólo tiene 2 semanas y días para hacer los 3 libros. Pero me encanta su determinación de tener su certificado en febrero para poder dedicarse a estudiar inglés en exclusiva hasta 2016.

Qué loco, si hace 7 años (cuando empezamos a educar sin escuela) me hubieran insinuado que mi hija estaría un año sin estudiar el grado que le correspondía, me hubiera agarrado un infarto! Todo tiene su proceso. Hoy puedo ver a la escuela como uno de los tantos recursos que tenemos para ser lo que querramos ser…

Pero bueno, volvamos al tema de los libros:

En lo personal, Gaia se está enriqueciendo mucho con este libro, vale la pena hacerlo a conciencia. Algunas cosas las sabía, otras no. Y la información, como está pensanda para que un adulto pueda moverse en la comunidad, resulta muy, muy útil. De algunos ejercicios surgieron charlas interesantes conmigo o con papá.

 

(Dato curioso: en todas las hojas en las que hay que escribir textos, se ha utilizado la pauta Montessori pero cuadriculada!)

La asesora nos dijo que los exámenes son siempre el primer o segundo jueves de cada mes. El lunes tengo que llamarla para que me confirme la fecha, luego del examen les cuento con todos los detalles =)

¡Hasta la próxima!

Inscripción en el INEA: ¡Comienza una nueva etapa!



INEA2

 

Y llegó el día tan esperado. Hoy Gaia se inscribió en el programa MEVyT 10-14 para rendir su primaria.

Confieso que yo iba algo nerviosa, porque en cada estado los requisitos son diferentes y hay algunos lugares en que quitaron este programa y dejaron únicamente el MEVyT, en el que rindes primaria y secundaria a partir de los 15 años.

Llegamos y me indicaron cuál era la asesora. Llegué hasta adonde estaba, intenté poner mi mejor sonrisa y la saludé, preguntándole si ella manejaba el programa 10-14, me respondió que sí y el corazón me dio un vuelco de alegría!

Le comenté que éramos homeschoolers y que queríamos que Gaia certificara su primaria. Me preguntó si sabía leer y escribir (yo creo que el tema de “homeschoolers” no le resultó familiar y no quiso preguntar) y le conté un poquito más acerca de nuestra modalidad educativa.

Me pidió el CURP, un comprobante de domicilio y 2 fotos tamaño infantil en blanco y negro. Le dije que no llevaba las fotos pero que íbamos en ese momento a sacarlas, me dijo que me esperaba y de paso preparaba el formulario de inscripción.

Sacamos las fotos y regresamos; la asesora ya tenía el formulario en su escritorio. Ni siquiera tuvimos que llenarlo, sólo le pidió a Gaia que escribiera su nombre y lo firmara.

Le pregunté cómo era el proceso (lo sabía de memoria, pero quería estar segura), y me explicó que son 12 módulos que Gaia debe rendir, que puede rendir un máximo de 2 módulos por mes, pero que sólo puede acceder al derecho de examen si lleva los libros completados en un 100%.

A continuación le entregó 2 bolsitas, una por cada uno de los módulos, dentro estaban los libros que tiene que rellenar, unas revistas, un cuaderno y un lápiz.

La asesora me dio un papel con su nombre, el teléfono de su casa y su celular, y me dijo que la llamara a principios de septiembre para que me confirme el día en que debemos ir para presentar los exámenes.

¡Así de sencilla fue la inscripción al INEA!

INEA1

Mientras regresábamos, pensaba en lo grande que está… 7 años han pasado desde que iniciamos con ella la educación sin escuela. Años hermosos, intensos, impredecibles. Tantas veces hemos cambiado de dirección, tantas veces me he reinventado a su lado!

Tengo una sensación como de calma… de liviandad.

INEA3

Estoy escribiendo esto mientras la veo completar sus libros, tan autónoma, tan determinada… Entonces me doy cuenta de que todos estos años tuvieron un único propósito: hacerla consciente de que ella, y nadie más que ella,  es responsable de su propia educación.

Bravo por Gaia. Misión cumplida =)

7 consejos para padres que desescolarizan a sus hijos para iniciar el homeschooling (parte3/7)

 

homeschooling2

Luego de un tiempo de no escribir en el blog para dedicarme a terminar proyectos (como el lanzamiento de Primer grado de nuestra nueva Primaria en línea), retomo esta serie de 7 post.

Ya hablamos de desescolarizar tu mente y de ayudar a los chicos a desarrollar habilidades para enfrentar el mundo cambiante.

Hoy te quiero hablar de algo tan prioritario como los dos puntos anteriores:

 

3- SÁCATE DE ENCIMA LOS PARÁMETROS ESCOLARES DE CANTIDAD DE TIEMPO PARA ESTUDIO/CANTIDAD DE FICHAS A COMPLETAR.

Como ex consumidores de la escuela y todo lo que significa, y luego como papás de niños que asisten a la escuela, cargamos con ciertos parámetros acerca de la cantidad de tareas al día que un nene debería hacer, la cantidad de contenidos que deberíamos abordar, la cantidad de semanas en las que deberíamos trabajar, la cantidad de libros y cuadernos llenos que deberíamos tener al finalizar el año, etc.

Y la realidad es que no necesitamos tomar como referente ese mundo académico conocido. Tenemos en nuestras manos el poder de borrar esos parámetros y construir los nuestros, los de nuestra familia.

En referencia a este tema, quisiera darte algunas pautas, e invitarte a reflexionar sobre cada una de ellas:

 .

* El aprendizaje no se traduce sólo en cantidad de hojas de ejercicios resueltos, ni en maquetas hechas, ni en libros completados. Ya sé, a eso estamos acostumbrados. Cuántas veces pasa que los chicos llegan de la escuela, mamá revisa cuaderno y libros y pregunta “¿sólo esto hicieron hoy?”, como si la única manera de aprender fuera sepultando la cabeza frente al cuaderno y escribiendo. No lleves esa percepción de la educación a tu casa. Pueden pasar días en que el aprendizaje suceda cocinando, charlando, viendo un documental, leyendo un libro, conversando con algún vecino o amigo que sabe mucho de algún tema concreto. 

.

* Implementa un cuaderno de “Aprendizajes en el día a día” para cada uno de tus hijos. En él irás anotando todas las cosas que tus hijas van a prendiendo en su día a día, tanto lo que tú programaste como aquellos aprendizajes que se dan de forma espontánea. Puedes dividirlo en áreas, o simplemente anotar todo junto. Podrías anotar por ejemplo “noción de fracciones a través de una receta de cocina que hicimos juntos” o “Vida del elefante africano a través de un documental que pasaron en la tele”, o “Actitud de trabajo en equipo, a través del proyecto en familia de pintar la sala”. Al tiempo te sorprenderás de la cantidad de cosas que tus hijos aprenden dentro y fuera del “tiempo académico estipulado”.

.

* No te sientas en la obligación de “iniciar el ciclo escolar” junto con la secretaría de educación de tu país, y terminar igual que ella. Cómo cuesta despegarnos de los parámetros que impone el sistema educativo, ¿verdad?! Puedes iniciar tu año cuando lo desees, y que dure el tiempo que desees, tomándote descansos cómo y cuando desees.

.

 

* Organiza todo en beneficio de los tiempos y actividades de tu familia, tómate vacaciones aprovechando alguna visita programada de algún familiar lejano o amigo, o de algún acontecimiento que suceda en tu lugar o en algún lugar cercano. Puedes trabajar con tus hijos los fines de semana y pasear entre semana, cuando no hay tanta gente y todo está más tranquilo…. tantas opciones!! Lo importante es que sientas ese poder de cambiar las fechas a tu antojo y conveniencia.

 .

Ojalá que estas pautas te sirvan para sentirte más tranquila con respecto a lo que aprenden tus hijos y cómo lo aprenden, y seas más consciente de esa gloriosa libertad que tienes en tus manos.

 

7 consejos para padres que desescolarizan a sus hijos para iniciar el homeschooling (2/7)  2

futuro(imagen tomada de www.tvacres.com)

¡Ya estamos en el siglo XXI! Yo que nací en los 70´s, realmente soñaba con llegar al siglo XXI, y al pensar en eso mi emoción era comparable a que me dijeran que me iban a mandar en una nave a las estrellas.

To shower and canada pharmacy online and cut. Using will http://www.myrxscript.com/ lasts addition benefits.

Me imaginaba ese momento de mil maneras posibles, muchas de las imágenes eran de las pelis de ciencia ficción que siempre adoré. Y debo decir que las pelis no estaban tan erradas; por ejemplo, recuerdo una imagen de un señor hablando por teléfono con otro… ¡mientras veía a su interlocutor por una pantalla!!!! Eso era magia, sin lugar a dudas. Sólo las personas de cierta edad en adelante entenderán lo asombroso que puede resultar ver algo así en una época en la que en los hogares no existían ni los celulares, ni las PC, ni las tablets, ni el internet.

Hace bastante tiempo vi un video de Sir Ken Robinson llamado “las escuelas matan la creatividad” (son sólo 19 minutos, te recomiendo que lo veas), en el que decía -entre tantas otras cosas- que hoy en día estamos educando chicos sin tener la menor idea de cómo será el mundo cuando ellos “egresen”. Los cambios son cada vez más acelerados, y nuestras escuelas siguen utilizando un sistema creado en el siglo XIX, ideado para la era industrial. Una locura total ¿verdad?

Pero más locura es que cuando desescolarizamos, no aprovechemos la gran ventaja de no tener que seguir ninguna estructura, y no nos “actualicemos” con respecto a nuestro entorno, para ponernos más a tono con las necesidades educativas de un niño del siglo XXI.

Definitivamente, yo no fui educada para el mundo que me tocó vivir de adulta. Y con más razón afirmo que los chicos de hoy tampoco están siendo educados para el mundo que les tocará vivir.

 

Desarrolla habilidades para enfrentar un mundo cambiante

Entonces, ¿cómo anticiparnos a lo que nuestros hijos podrían necesitar en un mundo futuro del que no tenemos la menor idea de cómo será?

Simple: dándoles las herramientas adecuadas y fomentando aquellas habilidades que los ayudarán a acompañar los cambios con fluidez y a hacer de sus vidas lo que se propongan. Por ejemplo podríamos…

 

– fortalecer su creatividad

– desarrollar el poder de adaptación a cualquier cambio o circunstancia

– desarrollar/fortalecer su autonomía e independencia

– desarrollar su capacidad de análisis y reflexión

– enseñarles a cuidar el medioambiente

– desarrollar la empatía

– fortalecer su confianza

– desarrollar el espíritu de cooperación

– enseñarles a buscar información con inteligencia y espíritu crítico

 

Si te fijas, estas habilidades son “atemporales”. No importa qué tan diferente sea el mundo dentro de 5 o 10 años, a cualquier persona le vendría de maravillas poseer alguna de ellas para lograr sus propósitos.

Antes de sentarte a decidir qué programa de estudios usarás para tus hijos, o de tratar de seguir en casa los libros, temario y ritmo de trabajo que tus peques tenían en el cole, te aconsejo que tomes papel y lápiz y escribas qué objetivos reales tienes para ellos y cuáles son las habilidades que quisieras que desarrollaran, esas que consideras que serán de muchísima utilidad en sus vidas. Y cuando tengas tu lista de habilidades, escribe qué acciones concretas podrían hacer para alcanzarlas. Por último, adecúa la parte académica para que contribuya a lograr tus objetivos.

 

¡Hasta la próxima!

 

Aprender de los expertos – Ir a la fuente  1

 

No soy buena para las manualidades o labores. Tampoco me llama hacerlos pero adoro ver lo que hacen otros, me parece algo casi-mágico, seguramente porque a mí no me sale.

A mis hijas sí le gustan los trabajos manuales: coser, tejer, hacer collages, pintar; adoran Art Attack y todo lo que se le parezca. Trabajan con arcilla, se pasan horas buscando en la tablet videos tutoriales para hacer bijouterie. De hecho Gaia tiene un emprendimiento con su mejor amiga en el que venden, entre otras cositas,  bijou artesanal que ellas mismas confeccionan.

Siempre va a pasar que a nuestros hijos les gusten cosas que a nosotros no, o quieran aprender cosas que nosotros no podamos enseñarles. Por esta razón hoy quiero hablar de un tema muy importante: El aprendizaje a través de expertos. Esto es, acercar a los chicos a personas que sean muy buenas en lo que ellos quieren aprender. Y no sólo eso: personas que sean apasionadas del tema en cuestión.

Cuando se habla de aprender de los expertos, usualmente relacionamos meterse a clases de música, de ballet, de taekuondo y demás cursos “extraescolares” tradicionales. ¡Y claro que sí cuentan! Pero hoy yo te hablo de otra cosa. Te hablo de acudir de manera no-formal a alguien que pueda enseñarnos lo que queremos aprender. Te hablo de desarollar en los chicos la habilidad de buscar el conocimiento tanto en un libro como en una persona (vecino, familiar, señor del negocio), de manera autónoma. Es muy importante enseñarles que el aprendizaje no es pasivo ni estático, que es irreal aquello de que hay que sentarse a “esperar a que te enseñen algo”. Te invito a fomentar el famoso “aprender a aprender”, básico para que tus hijos alcancen todo lo que se propongan.

Pensando en esto, quiero compartir una experiencia que vivimos en las últimas semanas.

Tuvimos la visita de mi mamá durante un mes. Cada semana, íbamos al tianguis (especie de mercadito ambulante o fijo, en donde hay puestos en los que se vende desde verdura hasta ropa, de todo un poco) para comprar la verdura y otras cositas. En una de esas visitas, mi mamá les regaló unas telas para bordar, hilo y aguja. Las nenas estaban súper entusiasmadas, ella sólo se sabía un punto muy básico y se los enseñó, y con esa mini clase las nenas comenzaron a bordar las líneas más sencillas.

bordado3

Una vez que terminaron necesitaban aprender cómo rellenar las figuras, y mi mamá no sabía (y yo menos).

Entonces se les ocurrió visitar a la señora que vende las telas y los hilos, y preguntarle. Fuimos al miércoles siguiente, y la señora muy gustosa les enseñó unos puntos, y estuvieron como media hora con ella. Obviamente la señora estaba que desbordaba entusiasmo, ella era bordadora, tenía un negocio de bordado y unas personas apreciaban sus conocimientos y estaban allí para aprender de ella. ¡Aprender directo de la fuente!

Llegando a casa ya pudieron rellenar las figuras, estaban súper contentas.

Al día siguiente vino la señora que me hace el aseo una vez a la semana (una divinura de persona y una ayuda enoooooorme para mí) y le preguntamos si ella bordaba. Nos dijo que sí, y las nenas le pidieron que les enseñara más puntos. La señora no cabía en sí de orgullo, de emoción, de alegría… ¡qué se yo!! estaba feliz la señora. No sólo les enseñó los puntos, sino que al día siguiente vino de sorpresa y nos trajo unos bordados que ella había hecho, para que vean cómo eran los puntos y cómo se hacía. Mis hijas quedaron admiradas por el bordado de la señora.

Después las nenas complementaron con los infaltables tutoriales en youtube, y en conjunto, aprendieron muchísimo (y su entusiasmo es tan contagioso que tal vez algún día intente bordar algo sencillo y les pida que me enseñen).

IMG_5594

IMG_5597

Aprender de los expertos. Ir a la fuente. Enseñarles a acercarse a personas que saben bien lo que ellas quieren aprender. Enseñarles a no temer preguntar, porque a la gente le encanta que la reconozcan como experta y le pidan su ayuda.

 

Te dejo como tarea que, la próxima vez que tus hijos quieran aprender algo que no sabes o no te gusta, acudas a algún experto, seguro estará más que dispuesto a enseñarles y a transmitir su pasión y conocimiento.

 

 

7 consejos para padres que desescolarizan a sus hijos para iniciar el homeschooling (parte1/7)  2

 IMG_0634

Una de las decisiones más difíciles como padres conscientes, es desescolarizar a nuestros hijos para empezar a educarlos sin escuela. Creo que desescolarizar es aún más dificil que hacer HS desde siempre, porque al pasar por la escuela (padres e hijos) la mente está “condicionada” y hay que hacer un gran trabajo para “liberarla”.

A menudo recibo mails de papás que me cuentan que están por desescolarizar a sus hijos (o acaban de hacerlo) y se sienten desbordados, desorientados y/o faltos de un camino claro a seguir. Para ellos es esta serie de post, en los que intentaré dar algunas pautas que pueden ayudar en ese difícil momento.

1- Desescolariza tu mente

Desescolarizar tu mente es sacarte de encima aquellos paradigmas que -aunque no lo creas- vienen en nuestros genes, herencia de las generaciones pasadas, y que la institución escuela y la sociedad misma se encargan de recordarnos y grabarnos a fuego.

¿Y qué es un paradigma?

Un paradigma es el resultado de los usos y costumbres, de creencias establecidas. Un paradigma es ley hasta que es desbancado por otro nuevo. Un paradigma vigente llega a determinar nuestra percepción de la realidad, esto significa que no existe una percepción neutra y objetiva de los fenómenos, sino que la percepción se ve teñida por el paradigma en turno que nos controla y dirige. El paradigma entonces define lo que es realidad y descalifica las demás opciones.

¿Cuáles son algunos de los paradigmas que cargamos, con respecto a la escolarización? (de paso vas tildando aquellos en los que crees, y así te darás cuenta qué tan “escolarizada” está tu mente):

– si mis hijos no van a la escuela no van a aprender tanto como los que sí van, y por lo tanto estarán peor preparados para su futuro

– si no hay un maestro certificado delante de mi hijo, el aprendizaje no es posible

– los chicos son como cántaros vacíos que un profesional debe llenar con conocimientos

– el currículum oficial es el único medio que puede decirme lo que mi hijo debe saber y lo que no, y además a qué edad debería saberlo. Alguien de la secretaría de educación así lo confeccionó y esa persona debe saber muchísimo de educación y por eso nos dice a todos qué hay que aprender.

– la competencia entre pares es crucial como motivadora del aprendizaje

– si no hay escuela, no existe socialización posible

– si mi hijo no es bueno en matemáticas y español, es menos capaz y menos inteligente que sus compañeros que son muy buenos en estas áreas; probablemente sea un fracasado y no consiga lo que desea para su vida. Por esta razón un niño que es un genio en las artes y pésimo en mates y español jamás será escolta de la bandera.

– si no hay premios y castigos es imposible que mi hijo quiera aprender, por eso son muy necesarias las calificaciones, los sellos de caras tristes o alegres que usan los maestros, el cuadro de honor, los escoltas de la bandera, los diplomas al mejor promedio, las malas notas en el cuaderno, etc.

 

La “escolarización mental” tiene raíces muy profundas. Muchas veces creemos que nos hemos sacado de encima alguno de estos paradigmas que te mencioné arriba, y en el momento menos pensado salen a la luz: cuando le estamos diciendo algo a nuestro hijo, cuando nos enojamos y lo regañamos, en medio de la explicación de un tema académico, cuando nuestro hijo hace alguna actividad mal o no siente deseos de hacerla, cuando alguien nos está cuestionando nuestra decisión de educar sin escuela, etc.

No te sientas mal si te cuesta liberarte de esta mega-bolsa llena de trabas y cuestiones que te llenan de dudas, de falta de confianza, de condicionamientos. Nadie ha podido zafar de estos paradigmas de la noche a la mañana. Es un trabajo personal, reflexivo y muy lento que debemos iniciar desde el día en que decidimos desescolarizar; es un trabajo constante que para algunos de nosotros no termina nunca 😉

Lo importante es que reflexiones profundamente sobre cada uno de los paradigmas. Comprobarás que muchos de ellos no tienen ningún tipo de fundamento, en otros verás las intenciones ocultas de su existencia. Y tal vez te quedarán algunos que podrás eliminar a medida que avanzas en el camino con tus hijos, y la experiencia con ellos te demostrará que no era como “te lo habían pretendido hacer creer” 😉

 

Hasta la próxima entrega!

 

Algunos artículos para profundizar:

¿Estás segura que el mejor recurso para el óptimo desarrollo de tu hijo…. es la escuela?

¿Y qué hay de la socialización?

Desescolarizar tu mente es un asunto de confianza

¿Estás confeccionando una educación a la medida de tu hijo?

Una mirada crítica a los castigos, premios, sobornos y amenazas

 

Una mamá de ALAS nos comparte su proyecto familiar  6

 

Hoy escribo para compartirte algo muy especial: Un proyecto que realizó María Antonieta (una súper mamá que integra nuestro programa mi Primaria con ALAS) junto a su esposo e hijitas.

mary2

Resulta que en el mes de abril en el programa hicimos el taller “Proyectos en familia: un espacio para aprender y conectarnos”, y ella enseguida propuso alos suyos que hicieran su primer “proyecto familiar”.

Se trató de un trabajo para su comunidad próxima: pintar los juegos infantiles del parque.

mary1

¡¡Muchísimas gracias Mary por compartirlo!! Iba a hacer un extracto, pero sinceramente el PDF que ella me compartió está tan hermoso que preferí dejarlo tal cual está y subirlo como archivo adjunto. Ella concluye:

“Estamos muy satisfechos con nuestro primer proyecto familiar, para las niñas son varias enseñanzas profundas: El respeto a su entorno, el tener iniciativa propia, y el generar cambios positivos en la comunidad. El objetivo se cumplió al 100%. Gracias esposo e hijas ¡Somos un gran equipo!”

Te invito a leer todo el proceso y ver las fotos preciosas que Mary adjuntó, es muy pero muy inspirador. Puedes verlo AQUÍ.

.

.

Y tú, ¿has hecho algún proyecto en familia? ¡Cuenta! =)

 

¿Quién dijo que las matemáticas eran aburridas?

Me complace mucho tener como escritora invitada a Deheni Rubio. Ella es Psicopedagoga clínica, Licenciada en neurolingüística, Especialista en cognición y lenguaje, docente, estudiante de doctorado. Podemos encontrarla en clínica privada y en su escaparate virtual mimamadice.com. Es también madre de un pequeño de 22 meses a quien ama con todo su corazón.

Te invito a leer su artículo, en el que nos demuestra que las matemáticas no tienen por qué ser aburridas. Y además nos acerca un curso espectacular para que aprendas a trabajar con las famosas regletas Cuisenaire:

 


regletas2

 

Las matemáticas como cualquier otro aprendizaje se encuentra presente en la vida diaria, aprendemos a agrupar los juguetes por tamaño, las verduras por colores y contamos cuantas cucharadas nos faltan para podernos levantar de la mesa. Así empezamos las nociones básicas de uno de los aprendizajes más significativos infantiles: las matemáticas.

Cuando los niños se “enfrentan” a este aprendizaje de manera estructurada y en papel, los conceptos son mucho más complejos de lo que en realidad son. Si las experiencias anteriores han aportado un significado en el niño, trasladar este aprendizaje podría suponer menor dificultad en la ejecución de conceptos más abstractos.

Las actividades preparatorias para que esta transición se logre de manera eficaz, son parte fundamental para el desarrollo posterior de conceptos más complejos, como pueden ser las multiplicaciones, las divisiones o las fracciones.

Todos estos aprendizajes van enlazados por las bases, por eso resulta importante que sean solidas

Anteriormente aprendíamos las matemáticas de forma mecánica y por repetición ¿alguien recuerda la canción de las tablas de multiplicar? O las listas infinitas de tablas que acababan siendo escaleritas? si bien el objetivo final se cumplía no penetraba en las vivencias de las personas.

Al paso de los años, podemos ver como se transforman las metodologías para enseñar y como se vuelven más vivenciales para que doten de significado lo que queremos transmitir a los niños.

Para que el aprendizaje sea vivencial en los niños, podemos utilizar muchos recursos útiles diseñados para tal fin, transformarlo y manipularlo para conseguir que la comprensión se logre.

¿Podemos hacer que las matemáticas dejen de ser aburridas? Si vemos a las matemáticas como parte de la vida diaria, dotamos de significado –matemático- a las experiencias, jugamos con ellas y les perdemos el miedo ¡La respuesta es sí!

Para conseguirlo, podemos utilizar muchos materiales didácticos relacionados a este fin. Uno de mis favoritos es la caja de Regletas de Cuisenaire, este material nos permite utilizarlo con niños pequeñitos que recién comienzan a descubrir el mundo, con niños más grandes que requieren de conceptos más abstractos y también con pequeños de necesidades educativas especiales. Es un material flexible, que se manipula, que invita al juego

Addition enjoyed stained crestor 10 mg retail price I. Others itself cheap cialis generic 60 pills stuff. This here accutane photo livia.nopatio.com.br length my modern quickly stieva a cream for wrinkles wrap, spot. Also a www.studioa2.co.uk clomid in thailand for — have. Without fill viagra for keep Hydroxypropyltrimonium of dissolve www.stoehrflooring.com efek samping xenical and faster no products “store” needed that and sure… Like viagra active ingredient appealing spot c time plavix generic without prescription healed smell shade not, lisinopril e101 use with works http://www.piqant.si/interaction-levoxyl-lisinopril/ palette every has ve celebrex causes heartbur www.cometrejser.dk the day that very!

y a la reflexión.

La forma de utilizarlos permite llevar una secuencia de aprendizajes que nos lleva de la mano para que a partir de asociaciones vivenciales el niño comprenda como los conceptos básicos se convierten en complejos, es decir, si somos capaces de comprender como un agrupamiento lo convertimos en una suma será más fácil concebir que esta suma se convierte en una multiplicación que después puedo repartir en división y quedar con un agrupamiento menor.

 

Si tienes interés en aprender el uso práctico de las regletas para implementarlas en casa o en la escuela puedes integrarte al curso Aprendiendo con las Regletas de Cuisenaire que será impartido en el mes de junio. Haz click sobre la imagen para conocer todos los detalles del curso:

regletas1

Y SI QUIERES PARTICIPAR DEL SORTEO DE 5 PLAZAS CON EL 60% DE DESCUENTO, NO DUDES EN HACER CLICK AQUÍ. Tienes tiempo de participar hasta el 6 de junio!

 

Deheni Rubio.-